• El ex presidente que le dijo a su “querido rey” (de España) que los líderes de 1810 debieron sentir “angustia” por independizarse, cree tener la potestad de pedirle disculpas a un neofascista en “nombre de todo el pueblo argentino”.

Redacción

Luego del revuelo que se armó por la polémica frase racista y colonialista de Alberto Fernández, apareció el ex presidente Macri para arrogarse la potestad de hablar en nombre del país.

Macri habría tenido una conversación por whatsapp con el Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en la que «pide disculpas» por la frase de Fernández «en nombre de todo el pueblo argentino». Fernández ayer dijo que «los brasileños vienen de la selva, y los argentinos de barcos provenientes de Europa».

La frase generó una polémica descomunal. Y no es para menos: en unas pocas palabras fue discriminatorio con brasileños, mexicanos y con los Argentinos que no son descendientes de familias europeas. Además, Fernández se declaró «europeísta».

Con la agudeza intelectual que lo caracteriza, Macri twiteó esta tarde una imagen que sólo muestra los «emojis» de las banderas de los tres países a los que hizo referencia Alberto: México, Brasil y Argentina. Es lo máximo que puede elaborar un ex presidente que no se ha destacado por su brillantez.

Pero las disculpas de Macri en nombre de los argentinos son una burla. Primero, porque sin tener ningún cargo que lo avale, se arrogó el derecho de hablar «en nombre del pueblo argentino». Segundo, porque el propio Macri declaró alguna vez que «en Latinoamérica somos todos descendientes de europeos». Para peor, lo hizo el en Foro Económico de Davos, rodeado de los principales dirigentes de los países imperialistas a los que Macri estaba feliz de lamerle las botas.

Por no mencionar a la ya tristemente célebre frase acerca de la «angustia» que habrán sentido quienes protagonizaron la Revolución de Mayo al independizarse de España. Lo dijo, encima, frente al decadente rey español, a quien lo trató de «querido».

 

Anoche, Bolsonaro aprovechó la barbaridad que dijo Fernández para reivindicar sarcásticamente la «Selva» Brasileña, publicando una foto suya junto a indígenas del Amazonas. Los dichos de Alberto fueron tan terribles que dejó como «progresista» a un fascista como Bolsonaro.

Personajes como Macri y Bolsonaro reivindicando nuestra identidad latinoamericana es un chiste de mal gusto. Macri antes y Bolsonaro ahora fueron dos de los mayores enclaves del imperialismo yanqui en nuestro continente.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre