• Es necesario que, a la vez que le exigimos al Estado soluciones inmediatas para la crisis social en curso, también desarrollemos campañas de solidaridad desde abajo.

Por Víctor Artavia

 

El día de ayer, parte del equipo de Izquierda Web CR y del Nuevo Partido Socialista (NPS), nos hicimos presentes en las afueras del Hospital México para saludar el enorme esfuerzo de los trabajadores y trabajadoras de la CCSS en medio de la  pandemia, quienes están en la “primera línea” de lucha contra el COVID-19.

 

Volanteo en el Hospital Mexico sobre las condiciones laborales durante la pandemia

Conversamos con varios trabajadores y trabajadoras, los cuales nos expresaron su temor al contagio, pero que, a pesar de eso, tenían claridad sobre la importancia de poner el cuerpo en medio de la emergencia por el bien de la salud de la población.

Además, entregamos un volante con información sobre la deuda del gobierno con la CCSS y la necesidad de exigir su cancelación para proteger la seguridad social del país. Días atrás, el gobierno declaró que no tenía recursos para cancelar lo adeudado, mientras derrocha miles de millones de colones diariamente en el pago de la deuda a los banqueros nacionales y extranjeros.

 

Esto demuestra el orden de prioridades para Carlos Alvarado y su gabinete de tecnócratas neoliberales, para quienes el futuro de la CCSS es algo secundario (no es para menos, pues presionan para tercerizar varios de sus servicios). Asimismo, denota la hipocresía del gobierno que en las conferencias de prensa “alaba” el esfuerzo de los trabajadores y trabajadoras de la CCSS, pero no toma las medidas necesarias para proteger financieramente a la institución, justo en el momento en que está invirtiendo una enorme cantidad de recursos para afrontar la pandemia.

Por último, informamos sobre la colecta solidaria para la olla popular que realizaremos el próximo 03 de mayo, con el objetivo de entregar alimentos a personas sin hogar en San José. La crisis social desatada por la pandemia es muy fuerte, y afecta con mayor fuerza a los sectores más vulnerables de la sociedad.

Ante esto, es necesario que, a la vez que le exigimos al Estado soluciones inmediatas para la crisis social en curso, también desarrollemos campañas de solidaridad desde abajo. Las organizaciones sindicales, el activismo estudiantil y la militancia de izquierda, no puede limitarse a realizar denuncias por redes sociales y hacer una cuarentena pasiva. De esta forma, le cedemos toda la iniciativa del gobierno para que utilice las instituciones estatales (que son conquistas sociales de la clase trabadora y el pueblo costarricense) para mejorar su imagen por la atención a la pandemia, algo absurdo dado que es uno de los gobierno más neoliberales de la últimas décadas.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre