En horas de la tarde de este viernes, el presidente vetó la ley de pesca de arrastre aprobada hace unos días en la Asamblea Legislativa. Lo anterior es producto de la enorme presión social y política para que lo hiciera, cuya máxima expresión es la huelga de hambre de las jóvenes Melissa y Ana María frente a Casa Presidencial. Esto nos parece importante remarcarlo, porque no es un “regalo” de Carlos Alvarado, el cual en dos años de gestión dejó en claro que gobierna en función de los de arriba y no tiene escrúpulos para ceder a sus presiones.

Desde el Nuevo Partido Socialista (NPS) celebramos la obtención de este veto, pero llamamos a no desmovilizarse porque el proyecto de ley aún no está del todo enterrado, pues está abierta la posibilidad de que logre el resello en la Asamblea Legislativa si se coloca a votación y obtiene 38 votos a favor. Es un escenario difícil porque en la votación anterior solamente lo apoyaron 28 diputados y diputadas, pero no se puede bajar la guardia y confiar en el parlamento, sobre todo cuando hay enormes intereses económicos detrás de la pesca de arrastre, los cuales van a seguir presionando para que se apruebe la ley.

En este sentido, llamamos a los compañeros y compañeras del Bloque Verde y demás agrupaciones ecologistas para mantener la convocatoria a marchar el próximo domingo, ahora orientando la presión contra los diputados y diputadas para que no voten el resello.

¿Por qué oponerse a la pesca de arrastre?

1) Es una actividad no-selectiva que tiene un alto impacto en las especies de acompañamiento no aprovechables comercialmente, pues las redes arrasan con todo a su paso. Según la Federación Ecologista, por cada 1kg de camarón se sacrifican 7,5kg de fauna acompañante. (i)

2) La Escuela de Biología de la UCR y el Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR-UCR) plantean que, del total de esa fauna de acompañamiento no aprovechable, el 73% si es aprovechable por la pesca artesanal, como sustento para las familias, así como para comerciar. (ii)

3) Por lo anterior, la pesca de arrastre afecta negativamente otras actividades como el ecoturismo al afectar el paisaje marino y la diversidad de especies, así como la ya mencionada pesca artesanal.

4) La mayoría de recursos marinos y pesqueros en Costa Rica están sobreexplotados (2), y el camarón en particular sobrepasa el 90% de sobre explotación, evidenciado en la disminución de organismos juveniles y adultos. (iii)

5) Hay una sobreexplotación de la fuerza de trabajo en los barcos camaroneros, donde los salarios no alcanzan el mínimo legal. (iii)

6) Según un estudio de la Escuela de Economía de la UNA, la pesca de arrastre solamente genera 590 empleos directos y de baja calidad (iv). La pesca artesanal, por su parte, generó en 2011, 6.353 empleos según un estudio de la FAO (v), y a esto hay que sumarle las aproximadamente 16.000 personas que dependen de esta actividad.

7) No existen estudios científicos que demuestren la sostenibilidad de la pesca de arrastre, por lo cual se debe imponer el principio precautorio y la no-regresión en materia ambiental.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre