India: ¿Qué hubo detrás de las masivas protestas contra el nuevo sistema de reclutamiento militar?

La nueva política de enrolamiento en las Fuerzas Armadas del país desató una ola de masivas protestas que fueron reprimidas. Este rechazo se inscribe en la preocupación por el recorte de puestos y el período de permanencia en los mismos. Para miles de jóvenes, las fuerzas represivas son la única posibilidad de una fuente de ingresos en un contexto de alza récord en las cifras de desempleo.

0
16

A mediados del mes de junio, el gobierno del reaccionario primer ministro Narendra Modi anunció el nuevo esquema de ingreso a las Fuerzas Armadas, llamado Agnipath o «camino de fuego». Masivas protestas en distintos puntos del país se produjeron tras el anuncio y fueron duramente reprimidas. Hubo al menos un manifestante muerto y cientos de personas detenidas. El rechazo partió de amplios sectores, sobre todo de la juventud, que miran con preocupación, en un escenario de fuerte aumento de la desocupación, la pérdida de una fuente de ingresos.

Las movilizaciones tuvieron lugar en decenas de distritos en los estados de Bihar, Madhya Pradesh y Rajasthan. Allí, los manifestantes incendiaron vagones de tren y vehículos, bloquearon las rutas y, respondieron la represión arrojando piedras a la policía, también atacaron edificios gubernamentales. Este fue todo un síntoma del fuerte malestar social. De allí que la medida llegara a desatar las críticas de la oposición y de los propios miembros del partido gobernante, Partido Bharatiya Janata.

Es que, este nuevo sistema pretende reducir a 17, hasta los 21, la edad de hombres y mujeres para ser reclutados. Como después de ese período solo continuarán en sus cargos un 25% de los ingresantes, la enorme mayoría terminará perdiendo las pensiones que reciben producto de su enrolamiento en las fuerzas represivas. Ese fue sin dudas el catalizador de las protestas.

Avnish Kumar, un joven de 19 años del distrito Ballia, en Uttar Pradesh comentaba que: «La duración del trabajo es de solo cuatro años y solo el 25% de las personas obtendrán trabajo después de eso. No hay pensión».

El ministro de Defensa indio, Rajnath Singh defendió el programa argumentando que su objetivo es el de  “fortalecer la seguridad del país”. Además, señaló que con 1,4 millones de personal activo, el Ejército de India es el segundo más grande del mundo después de China y el tercero que más gasta.

El trasfondo de este masivo rechazo se desató en el contexto de aumento creciente de la pobreza y desigualdad producto de las políticas de ajuste neoliberal que aplica el gobierno de Modi. Los meses más duros de la pandemia por Covid-19, a parte de una catástrofe sanitaria, marcaron una suba histórica del desempleo, según datos del Banco Mundial en 2020 se ubicó en un 8%, aunque descendió en 2021, para abril de este año 2022 hay estimaciones que hablaron de un 7,8%.

Como es sabido, integrar las fuerzas del aparato represivo no es trabajar, sin embargo, para las masas trabajadoras y la juventud los gobiernos capitalistas no ofrecen la posibilidad de proyectar un futuro digno. De allí que, ante la falta de perspectivas de un capitalismo en crisis, la población haya salido a rechazar la medida de recorte. Es que el anuncio llegó sin ofrecer alternativas de empleo genuino que compensen la pérdida de esos ingresos para las y los jóvenes y sus familias.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí