• El presupuesto aprobado de la UCR para el 2021 tendrá un brutal recorte.
  • PUSC presenta una moción para recortarle 52 mil millones al FEES.

Sthefanny Zúñiga

El pasado 14 de octubre el Semanario Universidad dio a conocer la profunda afectación que habrá en el presupuesto de la Universidad de Costa Rica para el año 2021 a raíz tanto de los recortes al presupuesto FEES como a la pérdida de ingresos a causa de la pandemia.

La afectación es de 33 mil millones en fondos corrientes los cuales se componen de la siguiente forma “una disminución del 7,5% (¢22 mil millones) en los ingresos por el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) y una reducción del 45,7% (¢11 mil millones) en los ingresos propios, en comparación con el presupuesto del año anterior.” (1)

En pocas palabras los ingresos vía FEES se reducirían en un 7% con respecto a si mismos, de la misma manera los ingresos propios se reducirían en un 45.7% siendo estos los más afectados debido a los cierres, al poco superávit libre y a los bajos intereses por inversiones (1).

Esto traerá una reducción presupuestaria en casi todas las unidades académicas de la universidad con un recorte del 14% en los ingresos corrientes (1) (exceptuando becas y pago de seguros), según detalla el Semanario los recortes se darían de la siguiente manera:

Recortes presupuestarios en el presupuesto 2021
-20% Tiempos extraordinarios
-68% Viáticos y transportes al exterior
-50% Cobertura a nuevas becas al exterior
-20% Combustibles
-50% Proyectos institucionales
-50% Apoyo a Vicerrectorías
Semanario Universidad

 

Con lo cuál se estarían perjudicando todas las áreas académicas, de acción social (en está área, por ejemplo, es muy necesario el presupuesto para combustible, esto para hacer los desplazamientos a las comunidades) e investigación. También resalta el fuerte recorte a los equipos para investigación, por ejemplo la partida de renovación del equipo  “Tecnológico (Prect), que previo a este presupuesto recibía un 4% del FEES y este año le fue otorgado un 0,48%”, o sea, “si una refrigeradora para almacenamiento en grados bajo cero se dañara por fluctuación energética no se podría reponer y eso podría ocasionar la “pérdida de materiales de investigación importantes”.” (1) Estamos hablando de una afectación mucho mayor en materiales que son importantes para el desarrollo de las actividades.

Ante este panorama la fe de las autoridades universitarias se centra en el 5% que el gobierno quedó de darle a las universidades el otro año como parte del FEES. Esta esperanza se ve opacada por el accionar anterior del gobierno, por ejemplo, aún se está a la espera que devuelvan los 10 mil millones que le recortaron al FEES en el 2018.

Por lo cual, es muy posible que el otro año tengamos una crisis de ingresos en las universidades, ya que el panorama apunta a ser parecido en las otras instituciones, lo cual nos afecta a todas y todos. Por ejemplo para el otro año ya el rector anunció se apegara a la ley fiscal para no pagar distintas remuneraciones salariales como el escalafón ni el ajuste salarial por costo de la vida. Todas estas medidas se reflejan en la pérdida del direccionamiento 80/20 del presupuesto, ya que cada vez se invierte menos en salarios, lo que evidencia que las universidades siguen la línea política de ajuste del gobierno, recargando la crisis y los recortes en la clase trabajadora.

Por si fuera poco, la FEUNA dio a conocer que en la Asamblea Legislativa María Inés Solís del PUSC presentó una moción para recortarle 52 mil millones al FEES (2) esto implicaría una reducción del 10.6% sobre los 490.114 mil millones presupuestados para el otro año.

Esto último implicaría recortes mucho más serios a lo interno de las universidades perjudicando mucho más las distintas partidas como salarios, cupos, regionalización, acción social, investigación e incluso becas estudiantiles.

Desde ¡Ya Basta! repudiamos el nuevo ataque del PUSC contra la educación superior pública y le hacemos un llamado a la comunidad estudiantil para organizarnos en defensa del presupuesto FEES y de un modelo de educación para el pueblo trabajador.

Del mismo modo debemos organizarnos contra el ajuste ya en curso dentro de la universidad, donde se han cerrado carreras,  recortes en la acción social y hasta el deterioro de los salarios (que afectan mayormente a las personas interinas).

¡Que la crisis causada por los grandes evasores y elusores no sea un pretexto para desmantelar la educación superior pública!

¡Impuestos a las grandes fortunas y riquezas para financiar la educación pública!

¡Por universidades públicas al servicio de la clase trabajadora y los sectores populares!


Notas:

1 Semanario Universidad. https://semanariouniversidad.com/universitarias/ucr-proyecta-una-disminucion-del-45-en-sus-ingresos-propios-para-el-2021/

2 Feuna. https://www.facebook.com/1429486290614128/posts/2871057426457000/?app=fbl

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre