• La burocracia de Beijing había actuado demasiado tarde a pesar de que el gobierno municipal de Wuhan sabia sobre la propagación del virus desde el principio.

Por Au Loong-Yu

¿Qué había hecho Xi Jinping a principios de enero?

A principios de abril de 2020, la información sobre el primer caso confirmado de un paciente con Covid-19 fue el 1 de diciembre de 2019. [1] A partir de mediados de diciembre, “existe evidencia de que se ha producido una transmisión de persona a persona entre contactos cercanos desde mediados de diciembre de 2019 “. [2] Los hospitales locales enviaron sus muestras a Vision Medical en Guangzhou para realizar pruebas y el 27 de diciembre la secuenciación del genoma, “los resultados mostraron una alarmante similitud con el mortal coronavirus Sars”, según informó Caixin.com. [3] Vision Medical informó inmediatamente sus hallazgos a la Comisión Provincial de Salud de Hubei. Sin embargo, entre el 1 y el 3 de enero de 2020, la Comisión Nacional de Salud y su par local en Hubei y les dijeron que debían destruir sus muestras, dejar de hacer más pruebas a partir de entonces y no informar sus hallazgos al público.

Mientras tanto, el 30 de diciembre, los denunciantes de irregularidades publicaron en línea dos documentos de la Comisión de Salud de Wuhan que mencionan una neumonía de causa desconocida, lo que obligó a la Comisión de Salud de Wuhan a anunciar, por primera vez, que hubo 27 casos de “neumonía viral” pero le bajaron el tono al decir que no hubo transmisión de persona a persona. Ambas afirmaciones eran mentira.

A nivel nacional estaba sucediendo algo aún más grande. El 10 de enero comenzaría la carrera de viajes del Festival de Primavera. Si esto sucedía, definitivamente propagaría el virus por todo el país a la velocidad del rayo. El reloj estaba corriendo.

En lugar de la Comisión Nacional de Salud, fue el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) el que emitió una alerta interna de grado dos para una emergencia el 6 de enero, y los principales líderes del Partido fueron notificados del virus recién descubierto. Al día siguiente, el Comité Permanente del Buró Político se reunió y discutió sobre el nuevo coronavirus como un evento paralelo. Un mes después, ante el creciente descontento con las autoridades, Xi Jinping reveló su informe interno para mostrar que había estado liderando al Partido para luchar contra el virus todo el tiempo. La primera entrada del informe relacionada con el virus fue sobre su comentario en la 7ª reunión del Politburó, donde se informó que “hizo solicitudes para el trabajo de prevención y control del brote de coronavirus”. No dijo qué tipo de “solicitudes” eran. Si la “solicitud” fuera algo sustancial y útil, no habría olvidado mencionar lo que realmente significaba. El hecho de que no lo hizo probablemente fue porque no era nada sustancial. Su acción, o más correctamente hablando, inacción, también parecía apuntar a este escenario, porque no hubo información de nada hecho por él en el período comprendido entre el 7 y el 20 en el informe publicado, el momento en que el virus se propagó como el fuego.

No hizo nada en estas dos semanas cruciales, sino que simplemente observó cómo la carrera de viajes y el banquete de Wuhan (ver más abajo) se desarrollaron según lo programado. Finalmente emitió una instrucción pública el día 20 indicando que “debemos dar gran importancia a la epidemia y hacer todo lo posible para prevenirla”. [4] La “instrucción” del 20 fue un poco más sustancial pero ya era demasiado tarde. En ese momento, decenas de millones de pasajeros ya estaban regresando a su ciudad o aldea natal. ¿No debería Xi haber dicho esto el día 7 si era plenamente consciente en ese momento de que el virus podía transmitirse de humano a humano y que cientos ya estaban infectados? Al hacer público su discurso interno poco después de que se pronunció, Xi quería demostrar que había estado actuando en la pandemia desde el principio. De hecho, el discurso sugirió lo contrario.

Un informe de Ming Pao sobre la séptima reunión del Politburó sugirió que Xi y/u otros líderes importantes podrían haber dicho algo aún más catastrófico. Según el informe, “el líder” decidió que, si bien se debe prevenir el brote, “no debe causar pánico y afectar la atmósfera del festival del próximo Año Nuevo Lunar”. [5] Obsérvese aquí que el primer mensaje sobre la prevención de un brote fue equilibrado por un segundo mensaje que prácticamente decía “¡no te atrevas a causar pánico y afectar la atmósfera del festival del próximo Año Nuevo Lunar!” Todos debieron entender de inmediato qué mensaje debe venir primero. Por lo tanto, continuaron promoviendo el festival mientras reprimían las noticias sobre la vecina epidemia.

Para asegurarse de que todo parecía normal, las autoridades del municipio de Wuhan y la provincia de Hubei decidieron continuar con sus dos reuniones programadas del Congreso del Pueblo y la Conferencia Consultiva Política del Pueblo, durante el período del 6 al 17 de enero. A estos les siguió una gran fiesta el 18 de enero, que involucró a 40,000 familias. Gracias a estos eventos públicos, el virus se propagó aún más rápido. Tres días después, Xi Jinping dio su “instrucción” el día 20. Solo cuando el líder principal habló, sus subordinados comenzaron a actuar y encerraron a Wuhan el 23. Sin embargo, 5 millones de residentes de Wuhan ya habían huido, uniéndose a los cientos de millones de pasajeros en la carrera de viajes.

 

Las reglas ocultas anulan la ley

Según algunos expertos, si solo se hubieran prohibido los viajes y reducido los contactos, “una semana, dos semanas o tres semanas antes en China, los casos podrían haberse reducido en un 66%, 86% y 95%, respectivamente, y reducido significativamente el número de áreas afectadas. [6] ”

¿Por qué las autoridades de Wuhan actuaron como lo hicieron? Esto nos lleva a una discusión sobre ciertas características de la burocracia del PCCh. Una de ellas es que lo que dicen las leyes no es tan importante como lo pueden pensar los superiores. Cualquier chino continental común, si puede hablar libremente, le dirá que simultáneamente había dos reglas en juego, una es la ley, la otra es el “qianguize” o “reglas ocultas”. [7] Este último siempre es más importante. Adivinar lo que piensan tus superiores también se considera un elemento importante de la regla oculta. Somos testigos de cómo esta lógica burocrática china se desarrolló plenamente en esta pandemia.

De acuerdo con el Artículo 38 de la ley de Prevención y Control de Enfermedades Infecciosas, “el anuncio de información sobre enfermedades infecciosas debe ser correcto y sin demora”. El artículo 65 estipula que los departamentos gubernamentales que no cumplan con lo anterior serán responsables de sanciones administrativas o procesos penales. Ahora, con la revolución de la información, es mucho más fácil implementar la ley para salvaguardar el bienestar de las personas. El brote de SARS en 2003 llevó a los CDC de China a desarrollar un sistema automatizado de alerta y respuesta de enfermedades infecciosas basado en la web y se implementó en toda China en abril de 2008. [8] También llamado Sistema de Información de China para el Control y Prevención de Enfermedades (CISDCP). Anteriormente, “los CDC locales presentaban un informe una vez al mes al CDC nacional. Con el CISDCP, los hospitales y clínicas ahora informan inmediata y directamente a través de Internet “. [9]

Sin embargo, el 29 de diciembre, cuando los hospitales de Wuhan informaron los casos de neumonía de causa desconocida a la Comisión de Salud del distrito y municipal, esta última, en lugar de decirles que hicieran un informe directo a través del CISDCP, le dijo a la primera “que esperara instrucciones de nuestros superiores”. El 5 de enero, la Comisión de Salud de Wuhan revisó el manual para informar, que prácticamente les robó a los hospitales su poder para hacer informes directos y entregarlos a las Comisiones Provinciales de Salud. Además de este cambio, la Comisión también exigió a los hospitales que informaran sobre la cadena de Comisiones de Salud distritales, municipales y provinciales para verificaciones dobles, una por una. [10] De un solo golpe, los funcionarios de salud anularon tanto la ley como el CISDCP.

Desde que la pandemia se extendió por todo el mundo, el PCCh ha diseñado una gran propaganda de autopromoción burlándose de cómo Trump y otros países occidentales habían manejado mal la crisis. La administración de Trump actuó mal. Sin embargo, hay una diferencia entre Estados Unidos y China, por decir lo menos. Si bien Anthony Facui del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) podría criticar abiertamente a Trump, cualquier experto chino que haga esto no solo correría el riesgo de ser despedido sino también de ser encarcelado o simplemente “ser desaparecido”. Los líderes del partido no solo se mantuvieron por encima de las leyes, también se pusieron por encima de la ciencia y los científicos. Es porque creen saberlo todo mejor que nadie, o que son omniscientes. Por muy brillante que sea un científico en China, son los burócratas quienes tienen la última palabra, incluido el envío del científico a la cárcel por decir la verdad. No es de extrañar que cuando el Politburó fundó el grupo de trabajo especial de nueve miembros el 25 de enero para hacer frente a la epidemia, no pensó que fuera necesario incluir a ningún especialista en pandemias.

Xi recordó en su fiesta en voz baja el 7 de enero que incluso cuando necesitaba hacer algo con el coronavirus no debería afectar la atmósfera del Festival. ¿Por qué estaba tan preocupado por el Festival? Se les recuerda a los lectores que traer alegría a la gente durante el Festival de Primavera es un proyecto estatal. Esto se muestra en la Gala del Festival de Primavera de Televisión Central, que ha durado cuatro décadas y se celebró en la víspera de Año Nuevo. Al ver un espectáculo tan grandioso, los chinos volverían a estar agradecidos con el Partido. Cualquiera que esté un poco familiarizado con la historia del Imperio chino sabría que el Emperador necesitaba que se le dijera una y otra vez sobre cómo sus súbditos vivían felices y se lo agradecía, hasta el punto de que incluso el Río Amarillo se libró de su sedimento habitual y se volvió cristalino y el mar se calmó. Odiaban las malas noticias. Sus subordinados lo sabían muy bien, y después de presenciar el trágico destino de aquellos que fallaron, los funcionarios de nivel inferior necesariamente se convirtieron en “hombres si”, y nunca dudaron en glorificarlo a cualquier costo social.

¿Versión moderna del Frankenstein de Mary Shelley?

Debemos tener en cuenta que la pandemia de 2019 tuvo su precuela en la epidemia de SARS de 2003. El personaje principal en ambos dramas fue el mismo PCCh, que actuó de la misma manera en 2019 que en 2003. Solo el virus ha sido diferente; la versión 2019 ha sido más contagiosa y mortal.

En este momento, el gobierno chino está elaborando una nueva legislación de bioseguridad y elevándola a un problema de seguridad nacional. El proyecto de ley, nuevamente, incluye artículos sobre castigar a quienes se atreven a mentir sobre la epidemia. Quizás hoy en día los comentaristas en Occidente ya no estén tan entusiasmados con la auto reforma del Partido mediante la creación de nuevas leyes como lo hicieron en el pasado. Muchos se sintieron engañados. ¿O tal vez también hubo una dosis de autoengaño? El conocido economista húngaro, Janos Kornai, escribió un artículo en el Financial Times en julio pasado con el título Los economistas comparten la culpa del “monstruoso” giro de China. Confesó que había aconsejado a los principales funcionarios del PCCh en 1985 que introdujeran una reforma en China “por la descarga eléctrica de la comercialización y la propiedad privada”, pero finalmente su esfuerzo se convirtió en “la versión moderna de Frankenstein de Mary Shelley” [11].

Creo que Clinton también nos debe una disculpa por haber dicho esto en su discurso de 2000:

“Al unirse a la OMC, China no solo está de acuerdo en importar más de nuestros productos; acuerda importar uno de los valores más preciados de la democracia: la libertad económica. [12] ”

Para entonces, la UE compartía la misma política de “cambio a través del comercio”. [13] Pero la historia ha demostrado que el reconocimiento del PCCh de “libertad económica” no había resultado en ningún cambio democrático. La competencia en el mercado es el “imperativo categórico” del capital, pero la democracia no lo es.

Si Kornai hubiera hablado suficiente alguna vez con trabajadores, podría tener una opinión diferente. Después de la adhesión de China a la OMC, una ONG de Hong Kong había publicado un libro Voces desde abajo: la adhesión de China a la OMC y los trabajadores chinos, que era una colección de entrevistas con trabajadores. Han pasado años desde entonces, pero el recuerdo de estas entrevistas permanece fresco conmigo. Uno de ellos dijo: “las empresas se convertirán en empresas privadas, los líderes también se convertirán en capitalistas”; otro se burló de aquellos extranjeros que confiaban demasiado en las letras de las leyes y los acuerdos de la OMC, sin darse cuenta de la importancia de “guanxi” o “conexión privada” [14].

Irónicamente, cuando los sindicatos occidentales debieron saberlo, algunos de ellos todavía creían que con el sindicato oficial ACFTU promoviendo leyes laborales, esto implicaba que el sindicato oficial se estaba volviendo cada vez más pro-laboral, por lo tanto, comenzaron a pedir una gran estrategia de “política de compromiso” al ACFTU. O cuando Beijing comenzó a tener leyes sobre asociaciones civiles (ONG), ciertos líderes de ONG internacionales vieron esto como un gran paso adelante hacia el avance de la sociedad civil en China.

 

Una burocracia mitad moderna y mitad premoderna

El quid de la cuestión es que, sin embargo, las “reglas ocultas” en general y el “guanxi” en particular siempre aparecen delante de la ley. Hace poco menos de tres años, cuando escribí en el XIX Congreso del Partido, hablé sobre el elemento premoderno del PCCh. [15] Este elemento político premoderno exige dentro de sus propias filas una especie de lealtad y obediencia similar a la esclavitud personal premoderna. El lado positivo de este nivel de lealtad es que hace que el líder superior se sienta más seguro de su poder, el lado negativo es que también es altamente divisivo porque necesariamente crea un mecanismo de feroz competencia por la confianza de los líderes principales entre la burocracia subordinada, creando así múltiples camarillas y combates internos. Esto a menudo degenera en una carrera loca hacia el fondo, poniendo en movimiento lo que yo llamo supervivencia de los más inescrupulosos. En segundo lugar, la hipercentralización del poder obliga a los burócratas de nivel inferior, cuando implementan las políticas del máximo líder, a exagerar para salvar sus aspectos y cosechar sus propios beneficios, sin tener en cuenta las consecuencias. Hemos visto esto primero en el caso de Hong Kong y nuevamente en la pandemia actual.

Este regreso de la tradición política de la China imperial tentó a Fei-Ling Wang a argumentar en su libro The China Order: Centralia, World Empire, and the Nature of Chinese Power que la China actual “es una organización Qin-Han reencarnada” que apunta a la expansión global y por lo tanto necesariamente entra en conflicto con los Estados Unidos. [16] “Qin” se refiere a la primera dinastía unificada fundada por Qin Shihuang en 221 AC. “Han” se refiere a la dinastía Han que sucedió a la Qin. Creo que la ventaja de este mandato es la captura de la cultura política premoderna del régimen de Beijing, pero también hay un inconveniente. No olvidemos que también estaba locamente comprometido con la movilización de la gente para la industrialización y modernización de China. Sus características modernas están al lado de sus características premodernas. La campaña de industrialización del partido ha tenido una consecuencia no deseada. El partido cambió China a un país que tiene un pueblo altamente educado, una sociedad urbanizada, una gran clase trabajadora y una clase media, que algunos científicos políticos clasifican de clases democráticas. [17] Nadie lo sabe mejor que el PCCh. También es una de las principales razones de la constante paranoia del partido por los más mínimos signos de disidentes y disturbios.

El hecho de que los principales líderes estén obsesionados con la autopromoción no fue solo por la cultura premoderna. Las burocracias se enriquecen a través de la forma moderna, la forma del capitalismo, no a través de la antigua forma imperial de apropiación directa del excedente agrícola. Se enriquecen mucho más rápido que sus contrapartes en el mundo porque pueden combinar tanto el poder del estado coercitivo como el poder del capital en sus manos, devorando así una parte cada vez mayor del excedente social a expensas de las personas – irónicamente, con la ayuda de los países occidentales. Son conscientes de que han sido demasiado codiciosos, un enemigo demasiado notable del pueblo, por lo tanto, por un lado, han gastado una gran cantidad de dinero público para espiar a la gente y lavarles el cerebro sobre cuán grandes son sus líderes. No es solo por vanidad personal que Xi requiere que sus subordinados lo glorifiquen sin parar. Es un esfuerzo colectivo tanto para justificar su codicia como para paralizar las mentes de las personas para que dejen de pensar por sí mismas. Irónicamente, la tendencia del PCCh a exagerar demasiado las cosas también puede llevarlo por el camino de la profecía autocumplida.

La pandemia actual ya mostraba signos de inquietud. Después de la muerte de Li Wenliang, millones de internautas lloraron a los médicos y cientos de miles de ellos le enviaron saludos. Un residente de Wuhan incluso se atrevió a decir esto:

“Espero que la gente entienda que … lo que necesitan es un gobierno que proteja el interés final de todos y cada uno de los ciudadanos. ¡Este último interés no se trata solo de la propiedad, sino también de las vidas! Si tengo la suerte de vivir, ¡ya no me preocuparán las tonterías sobre el gran resurgimiento de nuestra nación! ¡Ni siquiera me importará … si Taiwán es independiente o unificado (con China continental)! ¡En esta crisis, desearía poder comer arroz y ropa para vestir! … ¡Soy sobre todo un individuo, una persona viva! Lo siento, ¡no puedo permitirme amar a un gobierno y un país que simplemente me permite pudrirme en un momento de crisis! [18] ”


Notas:

[1] Coronavirus: China’s first confirmed Covid-19 case traced back to November 17:
https://www.scmp.com/news/china/society/article/3074991/coronavirus-chinas-first-confirmed-covid-19-case-traced-back

[2] Early Transmission Dynamics in Wuhan, China, of Novel Coronavirus–Infected Pneumonia:
https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2001316

[3] How early signs of the coronavirus were spotted, spread and throttled in China:
https://www.straitstimes.com/asia/east-asia/how-early-signs-of-the-coronavirus-were-spotted-spread-and-throttled-in-china

[4] Highlights: China’s Xi recounts early role in coronavirus battle:
https://www.reuters.com/article/us-china-health-xi-highlights/highlights-chinas-xi-recounts-early-role-in-coronavirus-battle-idUSKBN20B1MC

[5] ikong zaoshang bao, zhongyang weibao jieri qifen shi liangji (CDC Reported in the Morning, the Central Prioritised Festival Atmosphere Resulted in the Missing of Opportunity), Mingpao, 17th February, 2020.

[6] Effect of non-pharmaceutical interventions for containing the COVID-19 outbreak in China:
https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.03.03.20029843v3.full.pdf

[7] The term was first coined by the writer Wu Si in his book “Qianguize—Zhongguo lishi zhong de zhenshi youxi” (Hidden Rules –The Real Game in Chinese History), Yunnan People’s Press, 2001.

[8] Hand, foot and mouth disease in China: evaluating an automated system for the detection of outbreaks:
https://www.who.int/bulletin/volumes/92/9/13-130666.pdf?ua=1

[9] Internet-based China information system for disease control and prevention:
https://www.researchgate.net/publication/268103880_Internet-based_China_information_system_for_disease_control_and_prevention

[10] Yiqing chu zhibao xitong shixiao, wu yujing shiji (The Direct Report System Failed in the Early Stage of the Epidemic, Missing the Chance for Early Alarm), Mingpao, 16th March, 2020.

[11https://www.ft.com/content/f10ccb26-a16f-11e9-a282-2df48f366f7d

[12] Full Text of Clinton’s Speech on China Trade Bill:
https://www.iatp.org/sites/default/files/Full_Text_of_Clintons_Speech_on_China_Trade_Bi.htm

[13] Report on Trade and Economic Relations with China, Committee on International Trade, EU Parliament:
https://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?type=REPORT&reference=A6-2009-0021&language=GA

[14Voices from Below – China’s Accession to WTO and Chinese Workers, Edited by May Wong, AMRC, Hong Kong, 2008, p. 73-76.

[15] The 19th Congress of the Chinese Communist Party – Modernisation by a pre-modern bureaucracy? ESSF (article 42297), article 42297:
http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article42297

[16The China Order: Centralia, World Empire, and the Nature of Chinese Power, Chinese edition, Gusa Publishing, New Taipei City, 2018, p. 16.

[17Capitalist Development and Democracy, Dietrich Rueschemeyer, Evelyne Huber Stephens, Evelyne Huber, John D. Stephens, University of Chicago Press, 1992.

[18] Wuhan fengcheng, mianlin rendao zainan (Wuhan Lockdown, Facing Humanity Crisis), Radio France Internationale, Chinese edition, 25th January, 2020. Translated by the author.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre