¿Es China la maquiladora del mundo?

El colectivo Chuang continua el debate sobre las caracteristicas y evolución del movimiento obrero en China.

0
11

Traducción de Sin Permiso. Reproducimos este artículo que hace un seguimiento de la situación de la clase obrera china, pese a no acordar con muchas de sus afirmaciones. En particular, consideramos que la clase obrera industrial migrante sigue teniendo un peso clave y fundamental en la economía del gigante asiático, hecho que no se puede reducir a las estadísticas y porcentajes de empleo relativo. 

El colectivo Chuang continua el debate sobre las caracteristicas y evolución del movimiento obrero en China.

Como en cualquier otro país, ciertamente hay fábricas en China con condiciones laborales de maquiladora. Pero el conductor de reparto de motocicletas y el trabajador de oficina quemado son más representativos del trabajador chino hoy en día que un migrante en una línea de montaje que hace zapatos o productos electrónicos para la exportación. El trabajo de maquiladora es aborrecido con razón por las condiciones de trabajo deplorables, los bajos salarios y las largas horas, pero estas características no son exclusivas del trabajo de fábrica, ni tampoco las maquilas son el principal sitio de resistencia de los trabajadores en China. En términos de empleo y producción, la manufactura jugó un papel más importante en la economía de China hace una o dos décadas. Ese es el período del que provienen la mayoría de nuestras imágenes de «talleres de sobre-explotación» chinos, ya que era la época en la que gran parte del trabajo de manufactura más intensivo de mano de obra del mundo se concentraba en el país. Hoy en día, sin embargo, la manufactura china se ha vuelto más automatizada, y muchas de las ocupaciones más intensivas en mano de obra se están deslocalizando a países más pobres (por ejemplo: fábricas textiles a Camboya Bangladesh, o montaje de electrónica de gama baja a Vietnam), lo que significa que la industria sigue siendo una fuente importante de producción económica para China (como para todos los países post-industriales), incluso a pesar de que el país se «desindustrializa» en el sentido de una parte menor de la fuerza de trabajo está empleada en la industria manufacturera. Este es un patrón general del desarrollo capitalista, reproducido una y otra vez en diferentes momentos y lugares.

Pero si esto ha sucedido en otros países antes, ¿por qué tendemos a asociar las imágenes de las maquiladoras con China? La primera y más obvia razón es simplemente porque muchos de los productos manufacturados de gama baja del mundo fueron, durante unos veinte años, «hechos en China». Esto está empezando a cambiar (eche un vistazo a las etiquetas de su ropa, probablemente hechas en otro lugar) y es probable que comencemos a asociar estas imágenes cada vez más con el sur y el sudeste de Asia en un futuro próximo, al igual que hubo un tiempo cuando se asociaban las mismas imágenes con etiquetas que decían «hecho en México» o «hecho en Taiwán». Por otro lado, hay una segunda razón importante por la que esta imagen es tan importante: la idea de que los trabajadores chinos son «iSlaves» (i-esclavos) que mueren por hacer tu iPhone es también el resultado de años de propaganda del complejo industrial de ONGs, diseñado principalmente para culpabilizar a los consumidores en los EEUU o Alemania y para avergonzar a Apple y a sus proveedores y obligarles a desarrollar unas cadenas de montaje industrial «éticas». El movimiento contra la explotación sin límites en los países ricos surgió como un sustituto inapropiado de la organización de los trabajadores en el punto de producción, ya que la deslocalización había socavado efectivamente el poder de los sindicatos existentes. El impacto final de este movimiento en las condiciones de trabajo ha sido insignificante. En cambio, ha servido principalmente como una forma de reclutar estudiantes universitarios idealistas a la política institucional a través del activismo sin fines de lucro.

No hay ambigüedad sobre las brutales prácticas laborales que todavía prevalecen en el sector de ensamblaje de electrónica, que todavía emplea a millones de trabajadores en China. La cadena de producción de iPhone se convirtió en un tema de atención, en parte, porque hubo una serie de suicidios de trabajadores en la planta de producción de Shenzhen donde se producían los teléfonos. Pero la realidad es que el trabajo mata, en todos los países y en muchas industrias. La industria de la construcción es mucho más mortal que la manufactura, y simplemente leyendo las noticias chinas se pueden encontrar informes de muertes de trabajadores de entrega de paquetes o alimentos al menos una vez al mes en los últimos años.1] La imagen de la maquiladora china entró en la imaginación de la gente de los países ricos porque era un objetivo conveniente para las campañas de política de consumo. Estas campañas son comunes en los países ricos porque juegan con la culpa de «primer mundo» de la gente, invocan fantasías orientalistas de una población asiática con el cerebro lavado o indefensa, y también son relativamente inofensivas, e incluso ayudan a renovar la marca de las corporaciones monopolistas de los países ricos para adoptar otras «éticas» en comparación. Pero no hay una diferencia sustancial en el grado de esclavitud de los trabajadores chinos que hacen iPhones, de los trabajadores de almacenes europeos en Amazon y de los trabajadores inmigrantes en las plantas de envasado de carne estadounidenses.

Muchos de los que creen que China está llena de maquiladoras también tienden a creer en otras representaciones anticuadas e inexactas de China y su dinámica de lucha de clases. Algunos creen, por ejemplo, que los trabajadores de las maquiladoras, o los trabajadores de las fábricas en general, son la fracción de clase dirigente del proletariado en China (o incluso ese «proletariado» = trabajadores de las fábricas), y que el desarrollo de un «movimiento obrero», arraigado en ese sector, es la clave para cualquier cambio progresista o revolucionario. Este punto de vista es común entre una amplia gama de personas dentro y fuera de China, desde entusiastas activistas de izquierda hasta académicos que estudian las relaciones laborales, u ONG como China Labor Bulletin. Durante décadas, esperaban que las huelgas de fábricas en el delta del Río Perla se convirtieran en una ola de sindicalización, permitieran la negociación colectiva con los empleadores o incluso produjeran partidos laboristas de izquierda independientes. Pero nada de eso sucedió y el «movimiento obrero» en China murió antes de nacer. En realidad, no hay un solo «sector dirigente» de la clase obrera en su conjunto o de toda China. Esta idea en si misma es chovinista, rechaza las luchas de ciertos sectores proletarios a favor de luchas «ejemplares» que se ajustan a un esquema ideológico predeterminado que tiene poca relación con la realidad. Esta perspectiva sobre lo que debe ser el movimiento obrero siempre ha oscurecido el espectro completo de la cadencia real y cambiante de la lucha de clases en China. Puede ser difícil obtener datos fiables y completos sobre las protestas sociales, pero hemos hecho todo lo posible para difundir lo que sabemos de ellas en nuestros artículos «No Way Forward, No Way Back» y «Picking Quarrels«, en los números 1 y 2 de la revista Chuang (2016 y 2019).

Un análisis más cuidadoso de los datos reales muestra que no solo la estructura del empleo en China se está alejando del trabajo de fábrica intensivo en mano de obra hacia una gama más nebulosa de servicios y producción de alta tecnología, sino también que las protestas y las luchas sociales se están alejando de los patrones de la década de 2000 y principios de 2010, que habían sido definidos por las protestas rurales contra la apropiación estatal de tierras y las luchas obreras en las ciudades. Las acciones laborales en las fabricas manufactureras han disminuido significativamente en proporción de todas las acciones laborales, según los datos de Wickedonna y otros registros de luchas laborales, como China Labor Bulletin. Al mismo tiempo, otras formas de malestar social, como las protestas por la vivienda de parte de estratos sociales más ricos, están creciendo, y a menudo han superado en número a los conflictos laborales en los últimos años. Mientras tanto, las formas adoptadas por la lucha de clases se han diversificado. La introducción de contratos de trabajo flexibles y varias formas de trabajo «gig» han empeorado la precariedad y han intensificado las horas de trabajo en una amplia gama de sectores, planteando nuevos problemas a la vanguardia de las luchas.

Como afirmamos en nuestro resumen de estas dinámicas en «Picking Quarrels«:

«En lugar de fusionarse bajo una identidad afirmativa de «trabajador», se están formando subjetividades de un tipo diferente en relación con la estructura actual de la economía china. Una perspectiva comunista, si es posible, debe construirse colectivamente, en lugar de importarse de círculos activistas o académicos aislados. Además, debe difundirse en segmentos profundamente fracturados del proletariado a pesar de sus intereses conflictivos, y hoy en día parece incapaz de depender de un solo sujeto hegemónico que supuestamente representa los intereses de la clase en su conjunto, como ocurrió con el trabajador industrial de masas (brevemente y con resultados cuestionables) para el viejo movimiento obrero. Si este horizonte comunista se abre, es casi seguro que tomará una forma ajena en principio a nuestras expectativas, adaptando las identidades preexistentes de maneras impredecibles e incluso desagradables».

Estas tendencias en los conflictos también son un reflejo de los cambios en la estructura del empleo en China, que en un futuro próximo se parecerá cada vez más a las de los países «más desarrollados» y «postindustriales», muchos de los cuales siguen siendo los principales productores de bienes industriales del mundo, a pesar de que ya no son los principales empleadores de los trabajadores industriales del mundo. Los trabajos de mierda de la industria de servicios ya dominan la economía, y el empleo se está volviendo cada vez más precario y mal pagado, en medio del aumento de los costes. La estructura de empleo de China se está volviendo más dependiente del sector de servicios y se está alejando de la agricultura, la minería, la fabricación y la construcción. Al igual que en los países más ricos, el mercado laboral en las principales ciudades chinas también se está bifurcando, con una mayoría de los residentes empleados en servicios y servicios logísticos de menor remuneración y menos cualificación, y una minoría empleada en empleos mejor remunerados y con mayor cualificación.

Esto no significa que todo lo relacionado con nuestra imagen de «maquiladora» sea erroneo. Las ideas sobre las maquiladoras chinas tienen sus raíces en los desarrollos económicos reales de las décadas de 1990 y 2000. Los empleos en el sector manufacturero crecieron drásticamente después de que China se uniera a la Organización Mundial del Comercio en 2001. Los fabricantes extranjeros se esparcieron en las regiones costeras, sacando a la gente del sector agrícola e integrándolos en la industria manufacturera, junto con industrias como la construcción. Muchas de las primeras grandes huelgas y protestas laborales en el sector manufacturero fueron de hecho contra las condiciones de trabajo de las maquiladoras, como la comida insalubre de las cantinas, los bajos salarios y la gestión militarizada. Las peores condiciones eran los de los sectores más intensivos en mano de obra, como los textiles. Sin embargo, una vez más: nada de esto era exclusivo de China. Talleres de producción similares habían operado antes (y a menudo continúan operando) en centros de producción de prendas de vestir, incluso en los países ricos. Sin embargo, en el transcurso de la década del 2000, la eliminación gradual del «Acuerdo Multifibra» (MFA), que había exigido cuotas que limitaban la cantidad de exportaciones de prendas de vestir a los países ricos, en última instancia hizo que la producción de prendas de vestir se concentrara aún más, con China imponiéndose a la mayoría de los otros competidores. Esta confluencia de factores aseguró que las zonas industriales chinas se convirtieran en la imagen de la mano de obra de las maquiladoras para gran parte del mundo.

Pero después de una década de migración masiva a las zonas de producción costera, los costes laborales comenzaron a aumentar. Cuando sucedió, los empleadores se enfrentaron a dos opciones: la actualización tecnológica para aumentar la productividad, o la reubicación a lugares con mano de obra más barata. Ambas tendencias comenzaron a acelerarse en China a lo largo de la década de 2010. La expansión de los empleos de manufactura alcanzó su punto máximo en los primeros años de la década y desde entonces ha disminuido (tanto en términos del número total de trabajadores en el sector como proporción del empleo total). Y fue acompañado de una disminución menor de la participación de la industria manufacturera en la producción económica total: de 2010 a 2019, la contribución del sector al PIB se redujo del 31,61 % al 27,17 %. Al mismo tiempo, muchas de las industrias más intensivas en mano de obra, con condiciones típicas de maquilas, se trasladaron fuera de China o al interior profundo de China, donde la mano de obra y la tierra eran más baratas, las regulaciones ambientales más laxas y los gobiernos locales estaban dispuestos a subvencionar al capital industrial. Otras industrias tomaron una vía diferente, haciendo costosas mejoras tecnológicas y perdiendo trabajadores a medida que entraban en más líneas de producción de alta gama. Para obtener una ilustración más completa del desarrollo industrial de China a finales del siglo XX y principios del XXI, consulte nuestros resúmenes de datos: «La geografía cambiante de la industria china» y «Medición de la rentabilidad de la industria china«.

Estas estadísticas muy generales subestiman lo dramáticamente que han cambiado las estructuras para los trabajadores en China, y hasta qué punto el empleo se ha alejado de los tralleres industriales hacia los trabajos de servicios precarios. Según las últimas encuestas de trabajadores migrantes, los empleos en la industria manufacturera, si bien disminuyen en número cada año, también tienen el salario más alto en comparación con otros sectores, así como el mayor crecimiento de los salarios. Por el contrario, el sector de servicios, que ahora emplea a la mayor cantidad de personas, también tiene los salarios más bajos y las tasas más lentas de crecimiento salarial. Los salarios de los trabajadores migrantes crecieron más rápido en la industria manufacturera, a una tasa del 3,5% , mientras que los empleos en el sector servicios en ventas o servicios de alimentos crecieron en un 1,7% y un 2,1%, respectivamente.

Y en términos de tiempo de trabajo, por supuesto, los estereotipos sobre los trabajadores de maquiladoras evocan imágenes de horas agotadoras realizando tareas monótonas en las líneas de montaje. Aunque los trabajadores de la industria manufacturera seguramente trabajan largas horas, los que trabajan en trabajos de servicio son, con mucho, los que más tiempo consumen, en un país donde las horas de trabajo están alcanzando niveles sin precedentes. Y mientras que era común hace diez o veinte años que los trabajadores migrantes en la construcción y la industria murieran por agotamiento o exceso de trabajo, hoy en día es más común escuchar que tales incidentes ocurren en las industrias tecnológicas. La prolongación de la jornada laboral es una de las principales causas detrás de las palabras de moda de Internet como «ying flating» (tangping 躺平), o el sistema «996«, en el que los empleadores esperan que los empleados trabajen de 9 a.m. a 9 p.m. seis días a la semana.

Los propios datos de la Oficina Nacional de Estadística de China muestran un claro aumento del tiempo de trabajo a lo largo de los años, según las encuestas sobre el promedio de horas de trabajo semanales para todas las personas empleadas. Las horas aumentaron de manera constante en la década de 2000, en los años posteriores a la adhesión de China a la OMC, alcanzando un máximo inicial en 2005. Se hundieron durante la crisis financiera mundial y sus consecuencias inmediatas de 2008-2009, y luego comenzaron a subir de nuevo, primero gradualmente y luego más abruptamente en los últimos años. La oficina comenzó a publicar cifras mensualmente a finales de 2019, lo que demostró que las horas de trabajo semanales alcanzaron su cifra más alta registrada en octubre de 2021, cuando la economía de China se había disparado durante un breve auge. Otros datos cuentan una historia similar y muestran que el aumento lento y constante de las horas de trabajo ha tenido durante algún tiempo. La Encuesta de Uso del Tiempo de China de 2017 publicó un informe de seguimiento sobre el primer estudio de uso del tiempo del país, realizado por la Oficina Nacional de Estadística en 2008. Estos hallazgos mostraron que la proporción de trabajadores que hacen horas extras aumentó del 12 por ciento al 42 por ciento de la población activa. La encuesta también mostró que China tiene horas de trabajo más largas que cualquier otro país con datos comparables, con la excepción de Colombia, y horas de trabajo más largas que cualquier país de la OCDE, con la excepción de Turquía.

En resumen, China no se caracteriza por las maquiladoras, ni sus luchas proletarias; de hecho, su composición de clases y sus luchas son cada vez más similares a las de otros países «más desarrollados». Para entender esto, tenemos que superar muchos de los estereotipos que retratan a China como fundamentalmente diferente, para que juntos podamos darnos cuenta de nuestro destino común y apoyarnos mejor unos a otros en nuestra lucha común.


Notas:

[1] No hay estadísticas oficiales detalladas sobre las muertes de los trabajadores en la logística o la industria. Sin embargo, los informes de noticias chinos cubren regularmente accidentes relacionados con el trabajo, lesiones horribles y muertes. Proyectos como el Mapa de Accidentes en el Trabajo de China Labor Bulletin tiene registrados cientos de accidentes graves en el lugar de trabajo al año, que involucran muertes de trabajadores o múltiples trabajadores heridos. En 2019, antes de la pandemia y en condiciones más «normales» para los repartidores, CLB registró 15 muertes de repartidores.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí