Aunque la Asamblea General de APSE fue diseñada para no luchar, se definió realizar una asamblea de presidentes de base para accionar

Por un presupuesto justo para educación, por salarios y pensiones dignas, no a la recarga laboral, para recuperar el derecho a huelga.

0
90

Este 10 y 11 de agosto se realizó la Asamblea General (máxima instancia) del sindicato APSE que agremia cerca de 40 mil personas trabajadoras de la educación. La actividad fue diseñada por la dirigencia del sindicato (en manos de la tendencia Honestidad) como un acto meramente protocolario, donde no se plantearan luchas y discusiones.

Los espacios para debatir cómo enfrentar los millonarios recortes a la educación, fueron limitados (mientras que las personas educadoras hacemos rifas, bingos y aportamos  para paliar esa crisis en los centros educativos). Tampoco existió espacio para análisis y acciones sobre las amenazas a salarios, pensiones y demás políticas regresivas en la agenda. Es decir, la asamblea no reflejó las necesidades de la afiliación. 

Desde Honestidad se gesta la pasividad hacia las bases apsinas. Es recurrente escuchar cómo la dirigencia y miembros de esa tendencia desincentivan la lucha, fomentan la pasividad y acciones autoritarias. Tras de esto, la dirigencia nacional lleva 4 años sin convocar a reunión de presidentes de base, establecida por el mismo Estatuto del sindicato para realizarse dos veces al año (a pesar de que la amenaza sanitaria por el COVID ya fue superada). La política desmovilizadora es funcional al gobierno neoliberal, autoritario y machista de Chaves. 

Sin embargo, ayer viernes la comisión de asuntos varios  propuso una moción para convocar a reunión de presidentes de base en los próximos dos meses. Ante lo cual, miembros de Honestidad y la misma presidenta Ana Doris González expresaron argumentos apaciguantes y maniobreros para que la gente votara en contra de la moción. 

Incluso, González enredó planteando que tenía otra moción (si esta no se votaba) para llamar a huelga (cabe decir que no se hubiera podido votar por no haberse analizado antes en la comisión).

Es muy interesante que muchos presentes sancionaron la actuación de la presidenta al entender que era una trampa para no votar por la reunión de presidentes de base. 

En contra de lo planteado por la dirigencia, la moción fue contundentemente aprobada (1150 votos de 1741 presentes) por lo que a más tardar el 11 de octubre la dirigencia nacional deberá convocar a reunión de presidentes de base para crear un plan escalonado de lucha contra las políticas regresivas que van en detrimento de las condiciones laborales.

La afiliación apsina debe estar vigilante de que se ejecute la reunión de presidentes de base en el tiempo establecido y que se genere un espacio verdaderamente democrático y combativo donde se promuevan acciones para defender los derechos del magisterio activamente. 

Hago un llamado a toda la afiliación y a la clase trabajadora del sector público a movilizarnos desde las bases, pues existen muchos motivos para salir a defender nuestros derechos: por un presupuesto justo para educación, por salarios y pensiones dignas, no a la recarga laboral, para recuperar el derecho a huelga, entre otros. 

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí