La Reserva Federal ratificó su objetivo de bajar la inflación aunque «traerá dolor a los hogares»

El titular de la Fed pareció indicar que la Reserva Federal está dispuesta a llegar a una recesión con tal de bajar la inflación.

0
9

Luego de que la inflación de julio en EE.UU. dé más abajo de lo esperado, empresarios, inversores y gobiernos de todo el mundo esperaban con ansias el viernes pasado el discurso del Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. Las expectativas iban todas en el mismo sentido: finalmente, la «Fed» anunciaría la desaceleración de la política de subida de tasas, ahuyentando así los fantasmas de recesión.

Pero sucedió todo lo contrario. Powell no sólo ratificó el plan antiinflacionario de subida de tasas, sino que indicó que las mismas «tendrán consecuencias dolorosas para los hogares y para las empresas». Lejos de intentar minimizar los temores a una recesión, los acrecentó. Y pareció indicar que la Reserva Federal está dispuesta a llegar a tal punto con tal de bajar la inflación.

El optimismo arreciaba en Wall Street y en el mundo empresario el mes pasado, cuando el 0% de inflación de julio parecía mostrar que la estrategia de «aterrizaje suave» de la inflación estaba dando sus frutos. Y por lo tanto que las tasas de interés dejarían de subir. El viernes pasado la Fed se encargó de desmentirlo.

La autoridad monetaria de EE.UU. se mantiene firme en su objetivo de llevar la inflación a un 2% anual. Eso significa bajarla a casi un cuarto del número actual.

Powell también indicó que las tasas deben seguir incrementándose «por cierto tiempo». La expresión fue interpretada como una confirmación de que la Fed planea continuar el mismo camino por lo menos hasta mediados de 2023.

¿Quién paga el «plan antiinflacionario»?

Los anuncios del titular de la Fed fueron mal recibidos por «los mercados». La mayoría de los índices bursátiles cerraron en rojo la jornada del viernes, redondeando más de una semana en negativo. Este lunes, el índice que mide al dólar contra las otras seis monedas más importantes del mundo tocó brevemente un máximo histórico. Empezó a bajar sólo cuando el Banco Central Europeo -la otra región del mundo que más sufre la inflación global- también anunció una dura política de subida de tasas. El Euro terminó con un leve fortalecimiento del 0,3% respecto al dólar.

Pero lo que más impactó fueron las palabras de Powell acerca de que se avecinan «tiempos dolorosos» para «los hogares y las empresas». Y agregó: “esos son los costos desafortunados de bajar la inflación. Pero el hecho de no restaurar la estabilidad de precios significaría un dolor mayor”.

Powell, que llegó a su puesto durante la presidencia de Donald Trump, se ha mostrado partidario de una estricta política monetaria antiinflacionaria que puede arrastrar a la economía estadounidense a una nueva recesión.

Lo cierto es que a pesar de la reacción negativa de la clase empresaria, los costos de una «recesión inducida» por la política de altas tasas lo pagará principalmente la clase trabajadora. En un país con una legislación laboral marcadamente pro-patronal, cuando en Estados Unidos la economía se ralentiza o se achica proliferan los despidos masivos, como sucedió en el histórico salto en el nivel de desempleo cuando estalló la crisis del Coronavirus.

Aunque las empresas lamenten que no obtendrán todas las ganancias que esperaban, los capitalistas cuentan con las mil y una herramientas para descargar la crisis sobre los trabajadores. El capital financiero simplemente se «traslada» allí donde se les garantice un rendimiento. El capital industrial y comercial a través de despidos, rebajas salariales y ataques a los derechos laborales. Los que sufrirán con esta política serán mucho más los «hogares» que las empresas.

Pero este proceso tiene una contracara que ya empezó a salir a la luz: una oleada de huelgas obreras como hacía décadas no se veía en Europa, pero también en EE.UU., con el impulso de las nuevas generaciones hacia la sindicalización.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí