Gaza: Israel prepara una masacre en Rafah y continúa su estrategia de genocidio

Netanyahu y sus secuaces preparan una incursión militar terrestre sobre la zona de Rafah, donde se concentran más de 1 millón de refugiados palestinos. Mientras continúan los ataques sobre hospitales e infraestructura civil, el imperialismo continúa apoyando la masacre. Crece el repudio internacional.

0
8

Tras varios meses de ataque permanente del Estado racista de Israel sobre los territorios palestinos, los palestinos asesinados ya son 32.000, la enorme mayoría civiles y entre ellos miles de niños.

Este lunes comenzó una nueva operación israelí sobre el hospital gazatí de Al Shifa. Se trata del mayor centro hospitalario de la Franja de Gaza y uno de los pocos que continúa funcionando, en condiciones de absoluto colapso.

En la operación Israel asesinó a 90 palestinos y detuvo a otros 160, bajo la acusación de terrorismo. La misma acusación esgrime el Estado de Israel en cada una de sus masacres diarias. Por ejemplo en el bombardeo que mayó a 27 personas este miércoles en el campo de refugiados de Nuseirat, en el centro de Gaza.

Genocidio

No satisfecho con desplazar a casi 2 millones de palestinos de sus hogares para destruir toda la infraestructura básica del país, ahora las fuerzas israelíes se dedican a masacrar a heridos y desplazados por igual. En el paso de Rafah (el único punto de entrada y salida de la Franja que no es controlado por Israel) se hacinan actualmente 1 millón y medio de refugiados palestinos.

Hace pocas horas, Benjamin Netanyahu confirmó públicamente que el ejército israelí está «listo para lanzar una operación terrestre sobre Rafah«. Según el gobierno israelí, la invasión sobre Rafah es necesaria para «destruir a Hamás», como si quedara algún tipo de resistencia militar real en la Franja.

La invasión del paso de Rafah implica subir un nuevo peldaño en el plan de exterminio israelí sobre la Franja de Gaza. La larga invasión ya destruyó la infraestructura clave del país. Estamos hablando no sólo de hospitales y otras instalaciones públicas sino incluso de miles de hogares. Barrios enteros fueron barridos del mapa y no queda ni un sólo punto de la Franja que conserve su aspecto original.

Es por eso que el repudio internacional (ya expresado en históricas y multitudinarias movilizaciones en todo el globo) crece a cada minuto. Es así a tal punto que sectores del personal político imperialista comienza a dar muestras de malestar por el nivel de la ofensiva israelí sobre Gaza.

Netanyahu busca apoyo en los republicanos

El apoyo incondicional al genocidio le está resultando demasiado costoso al gobierno yanqui. Los demócratas comenzaron a soltarle la mano a Netanyahu. La semana pasada, el senador estadounidense demócrata Schumer declaró que el gobierno de Netanyahu «ya no cumple las necesidades de Israel» en alusión a la continuidad del plan genocida tras ya cinco meses de invasión sobre Gaza. El propio Joe Biden respaldó públicamente las palabras de Schumer, alto funcionario de procedencia judía.

En estas horas, el gobierno estadounidense considera que «Israel puede lograr sus objetivos sin necesidad de una operación a gran escala» en Rafah. Pero aún así continúa proveyendo a Israel de apoyo político y diplomático, sin hablar siquiera de los millonarios paquetes de asistencia financiera – militar otorgados al gobierno israelí.

Las declaraciones de los referentes demócratas motivaron el anunciado viaje de funcionarios israelíes a Washington, donde se reunirán con el Secretario de Estado estadounidense para consensuar los términos del ataque sobre Rafah. Al mismo tiempo, el propio Netanyahu se reunirá en videoconferencia con parlamentarios republicanos para afianzar alianzas con el sector más derechista de la política estadounidense. Esto en medio del comienzo de un año electoral en el que Trump podría competir cabeza a cabeza por la presidencia.

La continuidad del genocidio contra el pueblo palestino ya causó 32.000 muertes en Gaza. Las idas y vueltas de la diplomacia capitalista sobre la invasión israelí expresan el apoyo incondicional del imperialismo a la masacre. Miles de palabras son dichas en la ONU y otros organismos sin ningún correlato político real. La única forma de imponer un alto al fuego y terminar con la matanza racista en Gaza radica en la fuerza de las movilizaciones de masas a nivel internacional.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí