Emergencia hídrica: se agotan las reservas de agua en Montevideo

El agua potable de Montevideo tiene los días contados, mientras tanto el Gobierno solo puede esperar que llueva.

0
25
El agua bebible de Montevideo tiene los días contados, mientras tanto el Gobierno solo puede esperar que llueva.

La capital uruguaya, Montevideo, está al borde de una situación extremadamente crítica debido a que está a punto de quedarse sin agua bebible para la población, en medio de la emergencia hídrica producida por la peor sequía del último siglo.

El presidente de UruguayLuis Lacalle Pou, afirmó que el agua «por ahora sigue siendo bebible» y aseguró que, en caso de que la situación cambie, se informará con el debido tiempo a la población. Sin embargo, si en menos de seis días no llueve la cantidad suficiente, las reservas se agotarán y dejará de ser apta para consumo humano.

Por otro lado, el ministro de Ambiente de UruguayRobert Bouvier, declaró que «el agua no es potable en la definición perfecta de potabilidad, pero es bebible y consumible«.

A pesar de que el Gobierno comenzó con la distribución de agua embotellada, el nivel en el embalse de Paso Severino ya llegó al 1,75% de su capacidad total, es decir que de 67.000.000 metros cúbicos, apenas cuenta con 1.173.573 metros cúbicos. Por este motivo, el nivel de salinidad del agua se disparó en todas las líneas que abastecen Montevideo y alrededores. Es decir, en este momento, la población de la capital uruguaya consume agua que contiene sodio y cloruro por encima de los límites permitidos por el Ministerio de Salud Pública.

El agua bebible de Montevideo tiene los días contados, mientras tanto el Gobierno solo puede esperar que llueva.
El agua bebible de Montevideo tiene los días contados, mientras tanto el Gobierno solo puede esperar que llueva.

Por su parte, el Instituto de Meteorología uruguayo anticipó que se registrarán lluvias para este miércoles y jueves, pero que no serán relevantes ni suficientes como para poder recuperar algo de las reservas de agua potable, ya que serán como máximo 25 milímetros, así como pronosticaron que recién habrá un episodio de lluvia importante dentro de las próximas dos semanas.

En este marco, el Gobierno compró un software de 40 millones de pesos para disponer de una aplicación para celulares destinada a organizar la entrega de agua embotellada entre los ciudadanos afectados, que les permitiría comprar agua mediante el uso de los créditos que dispone la app, pero todavía no hubo novedades sobre esto.

Por otra parte, Lacalle Pou se encuentra a la espera de la planta desalinizadora que debía llegar de Estados Unidos a mediados del mes pasado para poder recoger el agua salada del Río de la Plata y adaptarla para que sea consumible, aunque también habría que esperar a que llegue en barco en dos semanas.

Mientras tanto, a corto plazo, el Ministerio de Desarrollo Social de Uruguay dispuso que los beneficiarios de las jubilaciones y pensiones recibirán 850 pesos más para comprar dos litros de agua diarios.

Para solucionar este problema a largo plazo, a la población le queda el compromiso de Lacalle Pou sobre la construcción de un embalse provisorio en el río San José y la instalación de cañerías de 13,5 kilómetros para abastecer de agua a la planta de Aguas Corrientes a través de Belastiquí.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí