Argentina: Milei sigue sin hacerse cargo de que se subió el sueldo mientras ajusta los salarios

Mientras el gobierno continúa con su plan económico de ajuste brutal a los ingresos de los trabajadores, el presidente Javier Milei se aumentó el sueldo un 48% para él y sus funcionarios, y luego no se hizo cargo de lo que firmó.

0
16

En un verdadero papelón político, maximizado por la insistencia oficialista con diferenciarse de la supuesta «casta», Milei firmó el decreto que aumentaba el sueldo presidencial y el de todo su gabinete un 48%. En cuanto estalló el escándalo, debió retrotraer la decisión.

Pero cuando intentó dar explicaciones del hecho, sólo hundió más el pie en el barro: dijo que le habían «informado» del aumento, dando a entender que había sido sin su consentimiento. Pero el decreto que otorgaba el aumento lleva tanto su firma como la de su Jefe de Gabinete, entre otros funcionarios directos.

El presidente quedó así en offside, ya que la excusa de supuestamente «no saber» del aumento sólo deja posibles tres alternativas: o bien el presidente firma decretos sin leerlos, o bien deja que otras personas firmen por él decretos que él desconoce su contenido, o bien es lisa y llanamente un mentiroso. Como sea, cualquier alternativa lo tiene a él como único y principal responsable.

Lejos de salir a hacerse cargo del escándalo, Milei salió a echar culpas para todos lados, como es usual, utilizando su cuenta de X. Primero intentó responsabilizar a Cristina Kirchner del aumento, supuestamente por un decreto firmado en tiempos en que ella era la presidenta que otorgaba «aumentos automáticos» a los funcionarios del Poder Ejecutivo. La excusa es realmente de muy baja calidad, ya que Milei sigue sin explicar cómo llegó su firma al decreto que establecía los aumentos. Se trató de un muy poco disimulado intento de polarizar con el kirchnerismo para tapar el lío en el que se habían metido.

Obviamente, y cruces con CFK mediante, el operativo culpar al kirchnerismo no funcionó, por lo que Milei ensayó una nueva explicación recientemente: ¿se hizo cargo del error saliendo a respaldar a los funcionarios que responden a él? Todo lo contrario, utilizó un clásico método de la casta: hacerle pagar los platos rotos a algún otro funcionario. En este caso el caído en desgracia es el ahora ex secretario de Trabajo, Omar Yasín, que Milei reveló este lunes haber sido el culpable del «error», aunque volvió a insistir con las acusaciones a CFK.

El discurso contra la «casta» cae una y otra vez ante cada acción que toma este gobierno. El abismo entre la estrategia discursiva del gobierno y la realidad es cada vez mayor: mientras se la pasa hablando de la casta y se suben el sueldo (antes también lo había hecho Martín Menem para la cámara de Diputados), ajustan de manera salvaje al pueblo trabajador, que ven como sus ingresos se están licuando de manera voraz. Para peor, todo fue en la misma semana en la que se confirmó que el gobierno planea restituir el impuesto a las ganancias para los trabajadores.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí