8M: una jornada masiva e internacionalista en defensa del aborto legal y en solidaridad con Palestina

La Corriente Internacional Socialismo o Barbarie en un nuevo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

0
18

Nuevamente, el 8 de marzo se transformó en una jornada de movilización internacional feminista. En cientos de ciudades alrededor del mundo, el movimiento de mujeres inundó las calles para reclamar por sus derechos. Al repasar los principales medios internacionales, sobresalen dos ejes: primero, la lucha por el aborto legal, sea para su legalización o, en otros casos, contra los ataques de la ultraderecha por ilegalizarlo en los países donde ya está normado; segundo, la solidaridad con el pueblo palestino ante el genocidio cometido por el sionismo en la Franja de Gaza. A esos ejes, por supuesto, se sumaron otros de carácter local.

La corriente internacional Socialismo o Barbarie (SoB) fue parte de las movilizaciones en varios países. Las banderas de ¡Ya Basta! y Las Rojas ondearon en algunas de las principales movilizaciones a nivel internacional. A continuación, presentamos un breve informe y videos sobre la participación de nuestra corriente en América Latina y Europa.

París, Francia

En esta capital europea, la marcha congregó a decenas de miles de mujeres. En cuanto a los sectores que participaron, hubo presencia de sindicatos, partidos políticos y asociaciones feministas. Nuestras compañeras y compañeros de SoB y Las Rojas, participaron como parte de la columna del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), del cual hacemos parte.

La actividad hizo eje en temas internacionales, como fue la solidaridad con el pueblo palestino, en particular con las mujeres que figuran entre las principales víctimas del genocidio que lleva a cabo el sionismo. También, se impulsó la solidaridad con las mujeres ucranianas, las cuales también son víctimas de la guerra.

Asimismo, fue notable la solidaridad con la Marea Verde ante los ataques ultrareaccionarios del gobierno de Milei en la Argentina. Recordemos que, recientemente, declaró sus intenciones por derogar la ley del aborto legal, una conquista reciente del movimiento de mujeres en ese país; además, durante los días previos a la movilización del 8M, no paró de realizar provocaciones anti-feministas, como la prohibición del uso del lenguaje inclusivo o renombrar espacios institucionales dedicados a la memoria de mujeres luchadoras. Un hecho llamativo, fue el uso masivo de los pañuelos verdes en la movilización, una demostración del impacto internacional que tuvo esa lucha histórica, así como la transformación del pañuelo en un símbolo generacional de la lucha feminista.

Por otra parte, la jornada en Francia estuvo marcada por la declaratoria del aborto como un derecho con rango constitucional, una maniobra del gobierno de Macron para instrumentalizar la lucha feminista y revitalizar su perfil “progresista”, bastante erosionado tras la implementación de fuertes medidas de ajuste contra la clase trabajadora y los sectores populares.

Ante eso, uno de los ejes de la marcha fue denunciar la hipocresía del gobierno, pues su apoyo al aborto es un gesto vacío de contenido. Por ejemplo, hace poco el gobierno anunció un ajuste presupuestario, por lo cual recortó los recursos destinados para atender situaciones relacionadas con la diversidad sexual. También, el presidente apoyó en diciembre pasado al actor Gerald Depardieu, luego de ser acusado de violencia sexual por más de una decena de actrices, así como mantuvo en el cargo al ministro del Interior, Gérald Darmanin, acusado de violación desde 2017 y exonerado este año por la ‘justicia” burguesa.

 

 

Igualmente, en uno de sus últimos discursos públicos, Macron habló de un rearmamento demográfico, es decir, un llamado a las mujeres para que tengan hijos para proteger a la nación ideológicamente (con doctrina nacionalista en la escuela incluido). Una política que no deja dudas sobre el carácter súper reaccionario del gobierno.

Por todo lo anterior, la movilización del 8M en París tuvo un perfil independiente del gobierno, a la vez que levantó ejes de solidaridad internacional con las mujeres en Argentina y Palestina.

Saõ Paulo, Brasil

La movilización también fue multitudinaria en la capital paulista, reuniendo entre 12 y 15 mil personas.  Durante el acto destacaron las banderas de Palestina en varias de las columnas, una demostración de la solidaridad internacional con la resistencia de este pueblo ante décadas de opresión colonial y el genocidio que está en curso en Gaza. También, estuvo presente el eje de rechazo a las privatizaciones de los servicios de trenes, metro y agua que impulsa el actual gobernador de ultraderecha, Tarcísio de Freitas.

 

 

Desde la juventud anticapitalista del ¡Ya Basta!, se conformó una dinámica columna, desde la cual se denunció la violencia contra las mujeres en Brasil, la cual se incrementó a partir del ascenso de la extrema derecha bolsonarista y su discurso de odio contra los derechos de las mujeres (entre otros sectores que ataca con vehemencia).

Igualmente, se posicionó por el cese del fuego inmediato en Palestina, la solidaridad con la Marea Verde en Argentina y, claro está, colocó la necesidad de impulsar una campaña por el aborto legal en Brasil, una reivindicación que corre por la izquierda al gobierno de Lula, pues desde la campaña electoral se opuso a legalizar el aborto. Por último, llamó a tomar las calles para garantizar la prisión de Bolsonaro y todos los responsables de la intentona golpista del 08 de enero de 2023.

San José, Costa Rica

La marcha contó con una participación masiva, estimada en unas 15 mil personas. La la juventud anticapitalista del ¡Ya Basta! y Las Rojas tuvo como eje central la lucha por el aborto legal, así como la solidaridad con la Marea Verde en Argentina ante los ataques de Milei.

 

 

Aunado a eso, se llamó a retomar las calles para luchar contra el gobierno de Rodrigo Chaves, caracterizado por sus políticas de ajuste neoliberal, las cuales combinas con rasgos autoritarios y machistas.

 

La columna del ¡Ya Basta! y Las Rojas reunió a unas setenta personas y, como ya es costumbre, contó con una potente batucada que acompañó la agitación anticapitalista y feminista.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí