• En noviembre pasado la Corriente Internacional Socialismo o Barbarie envio delegaciones de compañeros y compañeras para apoyar en la calle la resistencia popular al golpe de Estado.

Primero fue el pueblo de El Alto. Luego se sumaron los campesinos. Comenzaron días después a movilizarse sectores obreros mineros. La población de Senkata puso el cuerpo a la lucha contra el golpe y la represión dejó varios muertos. La movilización del año pasado impuso que el golpismo tuviera que convocar a elecciones (aunque todavía está abierta la posibilidad del fraude). El año pasado decidimos ser parte en la calle de la resistencia que no permitió la consolidación del golpe a pesar de la capitulación y huida de MOrales y García Linera.

Una delegación de Socialismo o Barbarie Internacional se dirigió a las calles de El Alto y La Paz para acompañar las movilizaciones que pusieron en jaque al aparato represivo del Estado.

 

 

No fue Evo ni la buena voluntad de los golpistas: la movilización popular fue la que logró que los derechos electorales de las amplias mayorías no sean cercenados.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre