La “revisión” conservadora de las iglesias evangélicas y el MEP

Esta modificación que parece insignificante debe ser leída con la seriedad del caso, ya que, representa parte de los primeros pasos del gobierno en la intervención conservadora del MEP.

0
53
07/06/2022 Paseo Colón. La ministra de Educación Pública, Anna Kaharina Müller, se reunió con los medios de comunicación en primera conferencia de prensa, en primera instancia para compartir lanzamiento de estrategia: ante el apagón educativo, encendamos juntos la luz.

La yunta Casa Presidencial, Ministerio de Educación e iglesias evangélicas es cada vez mas descarada y los pastores no dejan de desfilar por los ministerios. El gobierno de Chaves esta completamente dispuesto a cumplir lo que prometió durante la campaña electoral para barrer con todo lo que le huela a “ideología de género”, lo que en la realidad es avanzar en contra de los derechos y conquistas de las mujeres y las personas LGBTI.

Una pieza central de esta alianza conservadora es la ministra de Educación, Anna Katharina Müller Castro, que esta matriculada con esa visión. Recientemente, confirmó que va a firmar una directriz para modificar el logo de la institución, esto tras haber recibido una “recomendación” de la Federación Alianza Evangélica Costarricense (FAEC).

El cambio consiste en eliminar los dos puntos sobre la letra M que, según la descripción oficial del logo, representa “la estilización de figuras humanas que interactúan entre sí”. Esta grafía de personas de sexo y genero indefinido unidas en la imagen le “producen mucho ruido” a la ministra, para la cual, seguramente, representa una imagen subliminal que incita a las y los estudiantes a librarse de las ataduras heteropatriarcales de la sociedad.

Müller insiste en que tal decisión fue propia de su cartera y no se debe a lo solicitado por las iglesias, independientemente de ello, lo cierto es que esta “revisión” iconográfica va en un sentido conservador. Jorge Gómez Varela, presidente de la FAEC, señaló en ese sentido que “este proceso se hace para poder revisar lo que se haya implementado en el pasado y ver si está acorde con los valores costarricenses actuales”.

Ese “cambio cultural” y ambición por revisar y reescribir no es en un sentido progresivo, sino al contrario y está sustentado principalmente en el patrocinio del nuevo gobierno más que en la realidad social (lo cual es una contradicción del propio gobierno). Chaves prometió que intervendría el MEP para colocar “gente buena. Buena significa que no sean choriceros, que no tengan ocurrencias, que no tengan ideas extrañas, que no vean al MEP como un mecanismo para adoctrinar a los niños y niñas, sino que lo vean como un mecanismo de formación de habilidades”.

Así, esta modificación que parece insignificante debe ser leída con la seriedad del caso, ya que, representa parte de los primeros pasos del gobierno en la limpieza de la “ideología de género” y en la implantación de su semilla conservadora y ajustadora en la educación. Hay que aclarar que la crítica no es por la defensa del logo por sí mismo, sino de la institución en cuanto una entidad que es primordial para el desarrollo de las personas y la sociedad y que representa una conquista histórica.

A pesar de lo anterior, no se puede dejar de señalar que bajo el comando de los gobiernos burgueses y conservadores el MEP es continuamente atacado y actualmente está en plena transformación a ser una herramienta mercantilista que únicamente tiene como objetivo la educación para el mercado, dejando de lado una formación integral que debería permitirles a las y los estudiantes potenciar el desarrollo de sus habilidades en diferentes ámbitos y fomentar la capacidad crítica de cuestionar la sociedad y el mundo que les rodea.

Justamente contra esa visión es por la que hay que luchar y para ello hay que salir a las calles contra este gobierno que no es una opción para las mujeres, la juventud y la clase trabajadora, es una administración continuadora y profundizadora de los planes de ajuste esgrimidos bajo el amparo del FMI y completamente conservadores y antiderechos.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí