Gobierno impulsa una contrarreforma educativa con alarmante recorte al MEP

Una contrarreforma al modelo de educación pública, que va desde el recorte al presupuesto, pasando por la fusión de centros educativos y hasta una reforma curricular.

0
51

El martes 23 de agosto de 2022, la ministra de educación Anna Katharina Müller sostuvo en comparecencia ante la Comisión Especial de Educación de la Asamblea Legislativa algunas propuestas que a nuestro entender son una contrarreforma al modelo de educación pública, que va desde el recorte al presupuesto, pasando por la fusión de centros educativos y hasta una reforma curricular. Esto se da en el marco del ataque brutal que pretendían realizar al FEES y que logró detenerse con la masiva marcha universitaria del martes 16 de agosto.

Se supone que el país debería destinar un 8% del PIB para la educación en general, sin embargo el año 2017 alcanzó un 7,1% en el que ha sido hasta ahora el porcentaje más alto. Para el presupuesto 2023, el gobierno ajustador busca reducir de un 6,4% a un 6% del PIB para educación. Y aunque no se ha publicado el monto exacto de cuando significa una reducción de 0,4% según palabras de la ministra recortista el Ministerio de Educación Pública tiene un déficit aproximado de ₡200 mil millones (1). Es decir, las necesidades reales no justifican el recorte, todo lo contrario, debería invertirse más.

¿Cómo justifica entonces el recorte?: “Sí hay que entender que dado que un porcentaje demasiado alto del presupuesto se está yendo en pagar los intereses de la deuda, pues tenemos muchas limitaciones presupuestarias, y aquí hay que descubrir a uno para poder cubrir a otro, y ver cómo nosotros todos nos comprometemos con tratar de entender esa situación y tratar de hacer un prorrateo de ese dinero lo mejor posible” (Ibíd, subrayado nuestro).

En otras palabras, el gobierno prioriza el pago de la deuda externa a los buitres del Fondo Monetario Internacional por encima de las necesidades de la clase trabajadora y los sectores populares, como si los ladrones de cuello blanco se fueran a morir de hambre, mientras se le quita la cobija a la niñez de las familias más vulnerables, ¡no se nos mueran de frío los expoliadores del FMI! La casi única excusa para recortar nuestros derechos es siempre la misma, pero sí hay otra salida: quitarle la plata al FMI.

En otro aspecto, ante el denominado “rezago educativo” la ministra propone la fusión de 800 centros educativos para crear “megacentros”, los que abaratarían los costos y mejorarían la calidad de la educación. “Nosotros tenemos un 25% de los centros educativos unidocentes, con menos de 20 o 10 estudiantes. Y esto tiene dos grandes problemas: uno, la calidad educativa que reciben los estudiantes, y dos, el costo por unidad del estudiante. Tenemos una propuesta que permite fusionar centros educativos pequeños con centros educativos más grandes, sean los que existen ya o que tenemos que construir”. (2)

Es así como el gobierno atenta contra las escuelas unidocentes, un modelo que ha garantizado el acceso al derecho a la educación a miles de niños y niñas de zonas rurales y donde las distancias para llegar a la escuela o colegio son grandes. Fusionar escuelas puede hacer que las distancias desincentiven a la niñez a ir a educarse. También atenta contra cientos de puestos de trabajo de quienes laboran en estas escuelas, lo que podría empeorar la ya maltrecha situación del desempleo.

Nótese además, los criterios corporativos y tecnocráticos del gobierno para aplicar el ajuste: la formación en las escuelas unidocentes es de un costo alto por estudiante y tienen baja calidad de la enseñanza, se cierran unos cuantos centros educativos y nos ahorramos el “gasto” que es formar estudiantes. De esta manera, se prioriza el discurso de la educación como un gasto, no como un derecho, con tal de subrayar su “ineficacia”, no las posibilidades que ha significado para que miles de estudiantes de zonas rurales accedan a este derecho.

Esta no es la primera vez que se haría un ajuste sensible al MEP, ya el año pasado el gobierno de Carlos Alvarado le recortó, aproximadamente, ₡300 mil millones a esta institución, lo cuál trajo problemas para los servicios de becas de transporte, principalmente en zonas rurales dónde el estudiantado debe trasladarse grandes distancias y con caminos en mal estado; del mismo modo estuvo en peligro el servicio de comedores estudiantiles. Por lo cuál un nuevo ataque sólo dejará a más jóvenes sin posibilidad de seguir estudiando.

Además buscan reformar la malla curricular bajo criterios capitalistas y conservadores. Por esto se plantean “formar a un costarricense tolerante, pacífico, educado, bilingüe, emprendedor y que conozca de la realidad internacional”; asimismo, los “estudiantes de secundaria salen sin estar listos para ser padres de familia y trabajar en un empleo digno” (Ibíd).

Es decir, hay que formar mano de obra para el mercado y las empresas, no que sea bilingüe sino que hable inglés, en claro beneficio de las grandes empresas transnacionales aprovechando los recursos públicos. También se promueve el fracasado modelo del emprendedurismo, como si toda la población tuviera las posibilidades y recursos para iniciar su propia empresa y promoviendo una ideología individualista que responsabiliza a las personas del fracaso de su emprendimiento y no del mercado y de las condiciones impuestas por las leyes capitalistas que siempre tienden a crear monopolios y acumular las ganancias en pocas manos.

¡Que el estudiantado sale sin preparación para ser madres o padres!, vaya aberración para una ministra conservadora que también ha cuestionado la existencia de los programas de educación para la sexualidad, como si no fuera cada vez más común para las nuevas generaciones el deseo de no tener hijos ni juntarse en una familia tradicional, con el objetivo de poner sus propias metas y sueños por encima del mandato de las iglesias y el Estado a reproducirnos. Quieren imponer la idea conservadora de que el único camino correcto en la vida es formar una familia y tener hijos, lo cual no está mal, lo que si está mal es formar a toda la niñez bajo ese mismo principio.

Recalcar, sobre este tema, que la propuesta de la ministra pareciera ir en dirección de reforzar los roles de género ¿Cómo se les enseña a las niñas a ser madres? ¿Cómo se les enseña a los niños a ser padres?, ciertamente resulta preocupante que estos cambios apunten a reforzar la brecha de género y la recarga de labores de cuido en las mujeres.


Referencias

  1. Alessandro Solís. (24/08/22). AmeliaRueda.com. Gobierno prevé bajar al 6% del PIB el presupuesto de Educación, confirma ministra del MEP. En: https://www.ameliarueda.com/nota/gobierno-bajar-6-pib-presupuesto-educacion-ministra-mep-noticias-costa-rica
  2. José Andrés Céspedes. (23/08/22). La Nación. Crear ‘megacentros’ educativos: la solución de la ministra de Educación al apagón. En: https://www.nacion.com/el-pais/educacion/crear-megacentros-educativos-la-solucion-de-la/6OI5FTGRM5CLVJCPEQ6PZI7S7E/story/?utm_medium=echobox&utm_source=Facebook#Echobox=1661309641

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí