El dólar casi llega a los ₵700, el gobierno solo propone mas deuda

Las medidas del gobierno son cosméticas e insuficientes, son necesarias medidas anticapitalistas para frenar la subida.

0
27

No hay pronostico que alcance. Las estimaciones del Banco Central hace rato que quedaron atrás. La devaluación del colon avanza ya no por el carril rápido, sino, por la pista de carreras. La cotización del dólar esta llegando a los ₵700 y todos los economistas coinciden en que no va a parar ahí y en que no hay certeza de por cuanto tiempo más se mantendrá esa presión.

La cotización del dólar está afectada por la combinación de un aumento en los precios de los bienes importados, las materias primas y el petróleo, el aumento en las compras de instrumentos financieros internacionales (principalmente por las operadoras de pensiones) y la reducción en la entrada de divisas producto de la caída en el turismo. Esto encare los productos importados y afecta a los deudores de préstamos en dólares que ganan en colones (en marzo eran el 22,3% de la cartera total del sistema bancario).

Desde que inició la pandemia la devaluación es de 17,62%. El 6 de marzo de 2020 (después del primer caso confirmado de Covid en el país) el precio del dólar en Monex fue de ₵569,87 y el pasado 1 de junio fue de ₵692,24, es decir, un aumento de ₵122,37. La aceleración se ha producido en los últimos meses, ya que, a principios de año la variación interanual era de 4,4%.

La alta demanda de dólares está minando las limitadas reservas del BCCR. Solo en esta semana el banco ha intervenido en el mercado mayorista con unos $111,4 millones. El lunes (30/05) vendió $7,9 millones, lo cual fue el 52% del total negociado ese día. El 31 de mayo vendió el 43% de la demanda ($9,8 millones). El miércoles 1 de junio volvió a intervenir con $9,8 millones, lo cual fue el 45% del total negociado. El jueves el Central negoció el 95% de toda la demanda con una cifra de $45 millones y el viernes vendió $40,8 millones (90% del total). Además, entre el lunes y el miércoles el BCCR vendió $51,8 millones a instituciones públicas no bancarias. A pesar de esto, el precio de la divisa se mantuvo en ₵687,99 al cierre del 03 de junio.

El gobierno dejó en claro que no planea intervenir el mercado para mantener un determinado precio, sino, que solo lo hará para evitar cambios abruptos. Además, anunció tres medidas “estabilizadoras”. La primera es reducir el horario de negociaciones de Monex, pasando de tres horas diarias a una. La segunda es gestionar un préstamo de $1.000 millones con el Fondo Latinoamericano de Reservas (Flar) para recuperar las reservas y, finalmente, la emisión de $1.000 millones en instrumentos en dólares en el mercado de valores local.

Estas medidas lo que hacen es patear la pelota hacia adelante, no resolver el asunto. En el caso del horario de transacciones es algo meramente cosmético que no tendrá grandes efectos, ya que, la demanda de divisas continuará con la misma magnitud solo que la negociación se realizará en un tiempo menor. En cuanto al préstamo Flar el trámite de aprobación es de unos cuatro meses y simplemente es eso, un préstamo, lo que significa que hay que devolver esos recursos. La ultima vez que el país acudió a ese mecanismo en 2017 el plazo de pago fue de tres años y una tasa de interés equivalente a la tasa Libor a 3 meses mas 400 puntos base. La ultima medida es la emisión de más títulos de deuda, los cuales competirán con los del Ministerio de Hacienda, con lo cual, se presionará hacia arriba la tasa de interés de esos instrumentos, además, estarían listos para colocar hasta el último trimestre del año.

A la par de la devaluación está el aumento en la inflación, que a abril tuvo una variación interanual de 7,15%. Ambos fenómenos se comen los salarios continuamente y, mientras tanto, los ingresos de las personas trabajadoras no alcanzan. El ajuste salarial del sector privado para este año (2,09%) en términos reales muestra una reducción con respecto a hace 10 años, por su parte, en el sector público, debido a la arbitraria regla fiscal, no se estableció ningún incremento y continuará de esta forma por al menos una década para dedicar esos recursos al pago de la deuda.

El manejo del tipo de cambio no es puramente técnico y económico, tiene un componente político para determinar a quienes se favorece o perjudica. En ese sentido, definitivamente, los sectores trabajadores y populares son de los más afectados en cuanto sus limitados ingresos pierden valor aceleradamente. Por eso es necesario que se tomen medias anticapitalistas para frenar sus efectos: aumento del salario mínimo a los ₵500 mil, control del comercio exterior y del mercado de divisas, aumento de impuestos a las grandes empresas y fortunas y el no pago de la deuda externa.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí