Supermartes en Estados Unidos: Trump queda a un paso de las presidenciales

Trump arrasó en las primarias republicanas y Biden hizo lo propio en las demócratas. Preámbulos de una elección que será polarizada y en un contexto de tensiones internacionales.

0
11

Este 5 de marzo se realizaron las primarias republicanas y demócratas en los 15 estados que participan del llamado Supermartes en Estados Unidos. Se trata de la principal parada de las elecciones internas de cara a las elecciones presidenciales que se celebrarán durante el mes de noviembre de este año.

Sin sorpresas

Como en cada elección, se esperaba que el Supermartes mostrara la tónica definitiva de los enfrentamientos internos y expusiera a los próximos competidores presidenciales. Así fue: Trump dominó la elección en todos los Estados (salvo Vermont, poco significativo).

Alcanzó guarismos particularmente altos en Alaska (83%), Alabama (83%), Oklahoma (82%), Texas (78%), Tennessee (77%), California (79%), Arkansas (77%), Carolina del Norte (74%), Maine (72%) y Minnesota (69%). También alcanzó más del 60% de los votos en Colorado, Massachusetts y Virginia y el 57% en Utah.

Es significativa la abultada victoria de Trump en California, el estado con más electores del país y que posee una larga tradición demócrata. Otros estados expresan a lo más duro de base tradicional, como los sectores blancos reaccionarios del Sur (Alabama, Texas, Tennessee).

La contrincante de Trump, la republicana moderada Nikki Haley, quedó en los hechos fuera de combate y se espera que anuncie su renuncia a la carrera presidencial en las próximas horas. Hasta el momento, el ex presidente derechista acumula 995 delegados de los 1.215 que son necesarios para obtener la candidatura presidencial. Nikki Haley, su única oponente durante la campaña, alcanzó apenas los 89 delegados.

Pero con algunas dudas

La presencia de Haley no dejaba de ser significativa. Esta candidata, prácticamente intrascendente en términos de peso político, logra de alguna manera arrebatarle un pequeño estado (Vermont) a Trump y hacer una elección digna (cercana al 30%) en varios otros. Incluso superó ese piso en Utah (42%), Massachusetts (36%), Virginia (35%), Colorado (33%) y Minnesota (30%).

Con un perfil prolijo y moderado, Haley expresó la preocupación de un sector del establishment republicano por el posible alejamiento de Trump respecto a los sectores justamente moderados del electorado republicano e independiente.

La deriva intransigente de Trump (que usa sus minutos de discurso para hablar de deportaciones masivas y exponer relatos locoides sobre el «peligro» que corre «la democracia occidental») podría llevarlo muy al extremo en un país que no da muestras de un proceso de derechización generalizada. Esa es quizá una de las principales esperanzas especulativas de Joe Biden, quien ingresa al calendario electoral con un capital político algo incierto.

También el presidente en funciones arrasó en sus primarias, al igual que Trump. Varios analistas bautizaron al día como el Supermartes menos disputado de la historia de Estados Unidos.

Por estas horas Biden cuenta con 1.497 delegados de los 1968 necesarios y se impuso en todos los Estados que votaron. En el caso de los demócratas, ni siquiera existe un candidato alternativo. 

Pero, aún así, hubo algunas señales de descontento entre la base demócrata. En Minnesota se expresó en el voto a delegados no comprometidos, una suerte de voto en blanco contra Biden motivado por el rechazo de un sector de su base ante el apoyo al genocidio en Gaza. Aún siendo un problema menor en términos de guarismos, los números muestran que el descontento con la política exterior de Biden no es nada marginal. En Minnesota llegó al 19% de los votantes demócratas. En Massachussets al 9% y en Colorado al 8%. En rondas anteriores, el mismo fenómeno se había observado en Míchigan.

En términos más generales, Biden encara el año electoral arrastrando cierto desgaste. El problema de la inflación durante los últimos años, la guerra en Ucrania y ahora la invasión genocida sobre Gaza parecen haber limado el filo de un presidente que llegó al poder como fruto del rechazo al trumpismo.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí