• La marcha del 25N es independiente del gobierno y se perfila con ejes de lucha contra la violencia patriarcal y contras las medidas neoliberales que precarizan, empobrecen y condenan al desempleo, en mayor medida a las mujeres trabajadoras y de sectores populares. 

Heidy Valencia Espinoza, Coordinadora de la Regional 07 de APSE

El Consejo Nacional de APSE decidió invitar a marchar el 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia a las Mujeres, a la convocatoria realizada por organizaciones feministas, de mujeres, de izquierda y de familiares sobreviviendo al femicidio. 

La marcha del 25N, impulsada por la Coordinadora Feminista contra Femicidios e Impunidad es independiente del gobierno y este año se perfila con ejes de lucha contra la violencia patriarcal y contras las medidas neoliberales que precarizan, empobrecen y condenan al desempleo, en mayor medida a las mujeres trabajadoras y de sectores populares. 

Dado que el movimiento de mujeres viene peleando con fuerza por el ¡Ni una menos! y esta lucha también involucra a organizaciones sindicales, es necesario que desde las bases presionemos por incorporar la perspectiva de género y reivindicaciones feministas en la agenda sindical, por eso, este Consejo Nacional propusimos la siguiente moción presentada por mi persona:

“En el sentido de que el sindicato realice un llamado para que las personas afiliadas que puedan y gusten se sumen a la marcha del 25 de noviembre, Día Internacional Contra la Violencia a las Mujeres, que saldrá a las 5 p.m. del Parque Central contra la violencia machista y el ajuste neoliberal.”

Dicha propuesta fue aprobada con 38 votos a favor de un quórum de 58 personas. Además, no sólo impulsamos y logramos que el Sindicato realice el llamado amplio a sumarse a la marcha, sino que desde las regionales fuera de la GAM en las que intervenimos Profes en Lucha, propusimos acciones regionales, como es el caso de la Regional 25 en Limón donde la Asamblea Regional aprobó tener iniciativas el 25N para sumarse a pelear contra la violencia patriarcal. 

Este dinamismo y combatividad desde las bases es el que se requiere potenciar para luchar en las calles contra el ajuste neoliberal, así como contra todas las formas de explotación y opresión para que el sindicato adopte espacios democráticos de discusión y propuestas de lucha que aporten a la recomposición del movimiento sindical en alianza con otros sectores en lucha. 

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre