Película Marighella: alerta sobre la necesidad de afrontar el neofascismo

0
9

 

  • Se trata de una obra que contribuye a reconstituir el contexto de la dictadura militar, el rol criminal del Estado semifascista, las fuerzas represivas y sus colaboradores.

Redacción Esquerda Web

Marighella es la película brasileña más vista de 2021 con cerca de 100 mil espectadores en unas pocas semanas en la taquilla. El brasileño promedio quiere saber quién es este guerrillero, enemigo número uno de la dictadura que no está en los libros de texto.

Después de todo, ¿quién era Carlos Marighella? Era nieto de esclavos sudaneses por la línea materna, hijo de una mujer negra libre y empleada doméstica, su padre era un inmigrante italiano y trabajador. Tuvo acceso a la educación formal, ingresó al curso de ingeniería en la Escuela Politécnica de Bahía, curso que abandonó cuando se mudó a Río de Janeiro para militar y construir el Partido Comunista Brasileño (PCB) en 1934. Marighella se convirtió en poeta, militante político, diputado por el estado de Bahía, hombre de confianza de Carlos Prestes, tradujo sus libros a varios idiomas y fue elogiado por Sartre por su perspicacia intelectual.

Tras el golpe militar, después de ser baleado y detenido por agentes del Departamento del Orden Político y Social (DOPS) dentro de un cine carioca en 1966, rompió con el PCB y optó por la lucha armada, en 1967 fue expulsado del partido y en febrero de 1968, casi cuatro años después del golpe militar, cofundó el grupo armado Ação Nacional Libertadora (ANL). Esta gran figura brasileña fue ejecutada por agentes del DOPS el 4 de noviembre de 1969.

La película biográfica basada en el libro de 2012 de Mário Magalhães, “Marighella: El guerrillero que incendió el mundo”, muestra principalmente este período de febrero de 1968 a noviembre de 1969. La película dirigida por Wagner Moura se rodó en 2017 y se estrenó en el festival de Berlín en febrero de 2019. La organización del largometraje enfrentó varias barreras político-burocráticas para liberar fondos por parte de la agencia nacional de cine (Ancine) y la llegada comercial a las pantallas de Brasil solo se produce a fines de 2021. Un retraso de casi un año, previo a la pandemia del covid-19, ocurrió luego de la censura encubierta del gobierno de Jair Bolsonaro por diferencias ideológicas con el carácter político de la obra cinematográfica que retrata la actuación de Marighella en los primeros años de la dictadura militar.

Wagner Moura, quien interpretó al Capitán Nascimento en la película Tropa de Elite, un antihéroe de relevancia en el imaginario brasileño, da un giro cultural muy importante detrás de la cámara al dirigir Marighella. Presenta a un negro, militante político y revolucionario como un héroe a la imaginación de miles de brasileños que carecen de la inspiración para levantarse contra este sistema que los explota, viola, tortura y mata.

América Latina es un caldero de contradicciones que, para no estallar en rebelión, necesita la brutal acción del Estado burgués para garantizar el mantenimiento del orden capitalista. En Brasil, la situación no es diferente, de hecho, es aún más grave que en muchos países de la región, ya que la sociedad brasileña lleva consigo el legado de una policía militar –fuerza represiva racista y anti obrera– que mantiene la misma estructura de la dictadura, con su práctica de persecución, tortura y ejecución de jóvenes negros, de la periferia y empobrecidos.

Para luchar por el fin de la opresión y explotación que solo crece en nuestro país, es necesario reconstruir la memoria histórico-política en Brasil que fue manipulada, despojada y deformada por el control ideológico de la prensa, la censura cultural y la tortura física de los que lucharon –y luchan– contra el dominio del gran capital nacional e imperialista.

A pesar de no ser una obra maestra estética y contener lagunas histórico-políticas, la película Marighella de Wagner Moura, juega un papel importante en la comunicación con la juventud brasileña promedio a través de su lenguaje detectivesco y lleno de acción. Se trata de una obra que contribuye a reconstituir el contexto de la dictadura militar, el rol criminal del Estado semifascista, las fuerzas represivas y sus colaboradores, todos ellos responsables de la desaparición, tortura y encarcelamiento de miles de luchadores obreros por los derechos democráticos. También podemos tener una pequeña visión general del difícil contexto político en el que se desarrolló el método guerrillero –ya sea que estemos de acuerdo o no con esta táctica en ese momento– desconectado del movimiento de masas (un tema que profundizaremos en otras notas).

La película juega un papel importante en alertar a la juventud de los riesgos que plantean los golpes de Estado, así como de la necesidad de derrotarlos en las calles con el movimiento de masas, única vía efectiva, pues las salidas individuales o por fuera de la movilización colectiva de la clase trabajadora y los oprimidos terminan en derrotas o procesos burocráticos. El golpismo que se instauró en Brasil desde 2016 y que tuvo como resultado más avanzado, hasta ahora, la elección de Bolsonaro, un neofascista que idolatra y quiere imponer el regreso de la dictadura militar, debe ser detenido. Es urgente derrotar el golpismo, para que Bolsonaro, o cualquier otro representante de este proyecto de retrocesos políticos, económicos y sociales no sea elegido en 2022. Para que la censura, las detenciones y las ejecuciones masivas, no vuelvan a ocurrir es necesario superar todos los obstáculos de la burocracia, incluso la petista, para organizar un movimiento de masas en las calles, desde la base, independiente y que luche por el ¡Fora Bolsonaro y Mourão! y por las demandas más urgentes de los trabajadores y los oprimidos.

Libertad

No estaré solo en el campo del arte,

y firme, noble y fuerte,

haré todo por ti para exaltarte,

serenamente, ajeno a su propia suerte.

Para que un día pueda contemplarte

dominante, en ferviente transporte,

diré que eres hermosa y pura en todas partes,

no importa cuánto riesgo importa la audacia.

Te quiero tanto, y de tal manera, en fin,

que no hay fuerza humana alguna

que esta pasión embriagadora domestique.

Y que yo por ti, si torturado soy,

que feliz, indiferente al dolor,

morir sonriendo y murmurando tu nombre ”

(Carlos Marighella, São Paulo, Prisión Especial, 1939)

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí