• Diversas comunidades indígenas del país, junto con otros movimientos sociales, fueron a reclamar justicia por el asesinato de Jehry Rivera.
  • Se denunció directamente el racismo de Estado y se exigió el cese del derramamiento de sangre indígena.

Por Alejandro Arguedas

Este viernes 28 de febrero, a eso de las 10 de la mañana, un conjunto de alrededor de 150 personas, principalmente indígenas de distintos territorios del país, marcharon desde la Fuente de la Hispanidad hasta la Casa Presidencial. La causa inmediata de este acto político fue el asesinato del indígena Bröran Jehry Rivera Rivera a manos de terratenientes usurpadores de los territorios indígenas de Térraba y Salitre.

Sin embargo, la manifestación también tuvo un objetivo más general: denunciar la omisión del gobierno frente a la violencia sufrida por las comunidades indígenas recuperadoras de los territorios que por ley les pertenecen, ejercida por terratenientes mediante el uso de armas de fuego y otros medios de intimidación. Esta omisión se ha evidenciado con la impunidad que se le ha otorgado a los agresores, la ausencia de progreso alguno en cuanto a la toma de las medidas cautelares impuestas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos precisamente con el fin de erradicar la violencia en los territorios en cuestión, y la falta de una resolución sobre el asesinato del líder indígena bribri Sergio Rojas, incluso a casi un año después de este acontecimiento.

Por supuesto, los mismos indígenas bribri fueron los que se mantuvieron al frente de la manifestación mientras continúan luchando por la recuperación de sus territorios. Uno de ellos nos comentó sobre el estado actual de sus comunidades en el territorio de Kekoldi:

“Ahí en el sur tenemos este problema de que, tras de que nuestro territorio es pequeño, el 90% de este está prácticamente en manos de las personas no indígenas. Los indígenas queremos que el gobierno nos devuelva las tierras que nos quitó en el año 2001, incluyendo la mayor parte de la costa, para darnos la parte de más arriba, que choca con el territorio bribri de Talamanca. Actualmente nuestra asociación junto con todas las personas del territorio se ha estado organizando y tomando acciones para hacer la recuperación. El problema es que ahora mismo la situación está bastante difícil porque es demasiada la gente no indígena que se interpone”.

Además de ellos, otras comunidades indígenas como los cabécares, los del Valle de La Estrella e incluso un mapuche se solidarizaron con la lucha de los bribri y fueron a acuerparlos en la manifestación. Uno de los indígenas Valle de la Estrella, manifestó lo siguiente:

“Debido a la situación que está pasando allá en Salitre, nosotros vinimos a apoyarlos a ellos para que el Estado vea que nosotros nos comprometemos a defender nuestros derechos. Ellos son nuestros hermanos y debemos apoyarlos en todo momento, tenemos que apoyarnos como pueblos indígenas”.

A la movilización también se le sumaron muchas personas no indígenas, muchas de ellas respondiendo a la convocatoria del Bloque Verde. También se sumaron, entre otros, sectores ecologistas y algunos miembros del Movimiento Estudiantil de la UCR, el cual ha estado planeando recientemente acercarse a otros sectores oprimidos del pueblo costarricense para establecer un frente nacional de lucha. Los estudiantes comentaron que, en este momento, los indígenas son el sector más movilizado y establecido en pie de lucha del país, por no decir el único.

Cuando los manifestantes llegaron a Casa Presidencial, esta resultó estar bloqueada debido a una presunta investigación que se está realizando dentro de esta por parte de la Fiscalía, ante el reciente y controvertido caso de la UPAD. No obstante, esto no fue obstáculo para que los indígenas manifestaran su descontento ante el carácter racista del Estado.

 

La crítica a los medios de comunicación

Finalmente, otro de los discursos que estuvieron presentes en la movilización fue la crítica a medios como Telenoticias por venderse a los terratenientes y tergiversar la realidad. Ante esto, cabe destacar que la información que las personas que no tienen mucho contacto con los movimientos indígenas obtienen sobre las luchas de estos proviene justamente de Telenoticias y otros medios de comunicación hegemónicos. Por lo tanto, las comunidades indígenas deben continuar denunciando con más fuerza la parcialización de estos medios y buscar una mayor difusión de la situación en sus territorios desde sus propios puntos de vista, esto con el propósito de ganarse el apoyo del resto del pueblo.

 

¿Qué sigue?

Desde ¡Ya Basta! y el Nuevo Partido Socialista (NPS) planteamos hacer una campaña sistemática de denuncia de los diversos crímenes cometidos contra las comunidades indígenas y de solidaridad con las luchas y la autodefensa de esas comunidades. También exigimos el cumplimiento de las medidas cautelares por parte del Estado. Como parte de nuestra campaña de solidaridad, este jueves 5 de marzo Las Rojas colocarán un puesto en la UCR con el fin de recolectar víveres para las comunidades indígenas recuperadoras. Cualquier aporte será bien recibido.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre