Por Redacción

Estás declaraciones del Ministro de Seguridad reflejan el grado de anti-sindicalismo del actual gobierno y su gabinete, quienes responsabilizan a la clase trabajadora de los principales problemas nacionales. No les basta con mentir asociando la crisis fiscal a los salarios del sector público (cuando la causas son los privilegios fiscales para los grandes empresarios y el pago de la deuda); ahora quieren responsabilizar a los sindicatos y el derecho a huelga del aumento en los homicidios, obviando las complejas causas sociales que explican el incremento de esta forma de violencia. El gobierno de Carlos Alvarado quiere una Costa Rica del bicentenario cada vez más antidemocrática, neoliberal y menos social. Hay que pararle la mano a este gobierno con la unidad para luchar de todos los sindicatos y movimientos sociales.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre