Aprovechando la crisis abierta por la pandemia, el gobierno ataca a la clase trabajadora y recorta el presupuesto público, siguiendo al pie de la letra la agenda económica de la UCCAEP. Para el sector privado, el gobierno agilizó el procedimiento para suspender contratos de trabajo y la Asamblea Legislativa aprobó la ley para recortar las jornadas de trabajo. El resultado: 43 mil personas trabajadoras con suspensión de contrato; otras 97 mil con reducción de jornada de trabajo (al 03 de julio).

Además, el Ministerio de Hacienda planteó un recorte de 223 mil millones de colones del presupuesto del Ministerio de Educación Pública, lo cual se traducirá en la precarización laboral del personal docente y administrativo con la supresión de componentes salariales.  Para el caso de las universidades públicas, se propone un recorte de 48 mil millones de colones, abriendo el portillo para despidos de personas interinas, cierre de programas de acción social y disminución de cupos estudiantiles.

La política de Carlos Alvarado es ¡martillazos para la clase trabajadora y baile para los grandes empresarios! Es necesario retomar las calles con distanciamiento físico y con las medidas sanitarias necesarias.

¡Basta de ataques a la clase trabajadora! ¡Por impuestos al gran capital y las grandes fortunas!  ¡Medidas efectivas para frenar la evasión y elusión fiscal que representa 3800 millones de dólares al año!

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre