• Ayer se vivió la tercer jornada de protestas masivas y huelgas en distintas ciudades de Indonesia contra una reforma legislativala “OmnibusLaw” impulsada por el presidente Joko Widodo que fue aprobada el lunes 5 que, según las/los manifestantes, recorta derechos laborales y amenaza el medio ambiente con la excusa de la creación de empleos y atraer mayores inversiones. Las jornadas estuvieron marcadas la resistencia a la represión policial, que detuvo a 150 manifestantes en la capital, Jakarta.

Luz Licht

En las manifestaciones se vio una fuerte y masiva presencia de trabajadoras, mujeres y estudiantes que rechazan el paquete de reformas que plantea la revisión de al menos setenta leyes y regulaciones vigentes, con el objetivo entre otros, de reducir el salario mínimo, el seguro de desempleo y de promover desregulación en materia de leyes ambientales. La Federación Nacional de Sindicatos (KSPN) planteó la creación de un comité que llevara el reclamo al Tribunal Constitucional para impugnar los artículos que violen los derechos de los trabajadores presentes en la Carta Magna.

Entre las principales ciudades donde se llevan adelante las masivas protestas están la capital del archipiélago Yakarta, también en Purkawarte y Semarang  las tres se ubican en la isla de Java, las escenas que circulan en las redes muestran columnas de los sindicatos cantando el himno nacional, pero también columnas de trabajadoras/es y estudiantes que organizadas resisten la represión policial. “Tolak Omnibus Law” (Abajo la Ley Omnibus) es una de las consignas que agitan las y los manifestantes. El saldo al momento es de cientos de personas heridas y detenidas.

Indonesia es el cuarto país más poblado del mundo y se estima para este año una contracción de su PIB en torno a un 0,6 y un 1,7 %. Esta es la forma que encuentra el gobierno de paliar las consecuencias de la pandemia de la COVID-19 y la primera recesión que sufre el país desde la crisis financiera del Sudeste Asiático de 1997-98. Joko Widodo avanza con ajuste y atropellos a los derechos de las y los trabajadores. Sin embargo, la tónica al momento muestra gran resistencia y tenacidad para rechazar el paquete precarizador y de ataque al medioambiente y los derechos laborales.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre