18.2 C
San José, CR
jueves 3 de diciembre de 2020
Inicio Internacional ¿Qué se vota ...

¿Qué se vota hoy en Chile?

 

  • Hoy, a un año del Octubre en el que estalló una rebelión popular chilena, se vota un plebiscito para cambiar la constitución heredada de la dictadura de Pinochet.

Rafael Ramirez

Todas ellas se han enfrentado a los diferentes gobiernos, como el derechista Piñera o Bachelet, de un tinte más «progresista», quienes, además de reprimirlos brutalmente, les han planteado que no se puede resolver sus demandas por más legítimas que sean porque cuestionan la constitución chilena y para cambiarla, hace falta una reforma constitucional que necesita un alto Quórum en el parlamento. Quórum que la derecha no buscaba, pues estaba en contra de transformar las bases económicas del país y los progresistas decían no alcanzar. En síntesis, unos y otros gobernaron siempre sobre las bases de la constitución neoliberal y privatista de Pinochet.

El octubre chileno del 2019 fue un salto en calidad de organización de los jóvenes y trabajadores chilenos, logrando hacer confluir todas esas luchas en una mucho más profunda, contra las bases mismas en las que se asienta el régimen político en Chile. Uno de esos pilares, la constitución pinochetista, fue el eje de los reclamos. “Asamblea Constituyente YA!” mostraban miles de pancartas, en las enormes mareas humanas en la primavera chilena. Fue ese proceso de lucha, esa resistencia a la represión, esa confluencia de todas las peleas de generaciones anteriores, lo que desembocó hoy, un año después, en un día histórico para el pueblo trabajador chileno.

La opción del “Apruebo” es la posición mayoritaria según todos los sondeos. Por el “Rechazo” están haciendo campaña parte del partido de Piñera, el resto de la derecha y la iglesia evangélica, que dice ver “al mismo Satanás” detrás del proceso constituyente.

¿Cómo será el proceso constituyente?

Como en todo hay trampas, y el régimen político chileno, con Piñera a la cabeza, apuesta a realizar un proceso constituyente que no toque lo esencial de la herencia pinochetista, es decir, los negociados de las privatización de la educación, la salud, las jubilaciones y los servicios públicos. Es por eso que las dos opciones, entre las que deben votar quienes apoyan el llamado a la Asamblea Constituyente, es o por una comisión mixta, es decir, una asamblea compuesta por  actuales miembros del parlamento chileno (de los mismos partidos que han sostenido durante más de 30 años la constitución de Pinochet) y mitad de votados por el pueblo  para cambiar la constitución. La otra opción es la  “Convención Constitucional”, en la que la totalidad de los delegados son elegidos democráticamente para el proceso constituyente.

Una de las trampas más importantes es que, una vez que sea elegido el órgano constituyente, sólo se aprobarán las normas que alcancen el quórum de dos tercios de los delegados, dando así fuerza a todos los futuros delegados pertenecientes a los partidos que han gobernado con la carta magna de la dictadura militar, para que puedan bloquear las transformaciones sustanciales por las que el pueblo trabajador chileno está luchando.

A pesar de todas estas maniobras del régimen, el triunfo del inicio del proceso de la transformación de la constitución heredada de la dictadura, sería un enorme paso adelante de la lucha del Octubre chileno.  El método de lucha en las calles, de movilizaciones de masas, de resistencia a la represión, que logró la histórica votación del día de hoy, será indispensable, para para arrancarle a la amañada asamblea constituyente, todas las conquistas por las que hace años están luchando los jóvenes y trabajadores chilenos.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre