Petrópolis: Una tragedia anunciada

0
2

 

  • Los deslaves e inundaciones en Petrópolis han dejando 176 víctimas fatales, 117 desaparecidos/as y ciento de evacuados hasta el momento. El 14 de febrero se emitió una alerta a las autoridades por posibles lluvias con peligros de inundaciones y deslaves, sin embargo, no hubo ordenes de evacuaciones preventivas en la zona.

Deborah Lorenzo

Traducido del portugués por Luz Licht


 

Después de décadas de negligencia en la inversión en infraestructura urbana y políticas públicas de vivienda que atendieran las necesidades de contar con un techo seguro por parte de la población en Petrópolis, el municipio revivió este último 15 de febrero, un dolor  bien conocido por sus coterráneos. Se estima que las lluvias alcanzaron la marca de 259,8 mm, el equivalente a las precipitaciones de un mes en solo seis horas, dejando 176 víctimas fatales, 117 desaparecidos/as y ciento de evacuados hasta el momento.

La Defensa Civil de Río de Janeiro recibió semanas atrás un alerta de posibilidades de lluvias aisladas con potencial de causar deslaves y aludes. Las principales localidades en alerta serían las regiones de la sierra densamente urbanizadas en la zona Serrana de Río de Janeiro, donde se localiza Petrópolis. El aviso fue emitido el 14 de febrero, por el CEMADEN (Centro Nacional de Monitoreo y Alerta de Desastres Naturales). A pesar de ello, ninguna evacuación preventiva se realizó en el área.

Esta no es la primera vez que la población de Petrópolis y la región sufren durante el período de lluvias intensas. En 2011, unas 918 personas murieron luego de una fuerte tempestad, en la cual cerca de un tercio de la lluvia prevista para todo el año cayó en apenas un día. En 1988 ocurrió un hecho similar. Deslaves, desprendimientos e inundaciones le quitaron la vida a 134 personas. Esto para citar solo dos entre los 36 hechos que ocurrieron en la región entre 1991 y 2016, según datos de un informe del estado de Río de Janeiro realizado en 2018.

Según la información del Portal Transparencia del gobierno estadual, el gobierno de Río de Janeiro, gasto solo un 47% (193 millones de reales de un total de 408 millones) del presupuesto previsto por el programa de prevención y respuesta a desastres para 2021. Una política lisa y llanamente criminal y genocida.

Resulta insuficiente, sin embargo, el hecho de que las medidas pensadas para esta población sean exclusivamente para períodos de catástrofe. Sin duda, es necesario un relevamiento de las áreas de mayor vulnerabilidad y un plan de infraestructura que garantice más medidas de seguridad para sus habitantes. La ocupación no planificada, la falta de desagües fluviales o sus malas condiciones, la falta de redes de alcantarillado, la densidad de las construcciones (demasiadas casas construidas por m2), la topografía del lugar asociada al desmonte y la crisis climática, fruto del capitalismo predatorio, son todos factores importantes a tener en cuenta para trabajar en un proyecto a largo plazo, en una agenda de reformas asociada con una reivindicación, presión y participación popular activa.

Además, es importante entender que de por si, las reformas cosméticas no son suficientes. Es necesario luchar por cambios estructurales más profundos que hacen a las raíces de la sociedad de clases. Es fundamental luchar por una agenda antirracista, anticapitalista, clasista y socialista que, de hecho, revea las prioridades gubernamentales, comenzando por atender a las inversiones y reformas más urgentes antes citadas.

Finalmente, desde Socialismo o Barbarie-Tendencia del PSOL declararon: «Nos solidarizamos con el inmenso dolor de las y los millares de habitantes de Petrópolis que están sufriendo los impactos directos o indirectos de esta tragedia evitable. Nos ponemos fraternalmente a su lado y en su apoyo para dar la pelea no solo por las políticas públicas de emergencia, sino también por las estructurales».

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí