• Es el pueblo trabajador y los diferentes sectores sociales quienes deben organizarse para enfrentar la pandemia, haciendo uso de mecanismos de control y de toma de decisiones para poder minimizar los efectos del coronavirus.

Por Socialismo o Barbarie Honduras

La pandemia mundial del COVID-19 llegó a Honduras. Si bien al día de hoy, lunes 16, la cantidad de casos es mínima, la experiencia de los países donde se manifestó con anterioridad nos llama a tomar con toda la seriedad del caso la crisis. Es poco lo que se sabe sobre el virus y todavía no hay vacunas para prevenirlo y curarlo, sin embargo, desde la ciencia se está trabajando en ello y es ahí y no en la especulación, lo mítico o lo conspirativo que debemos abordarla. El Covid-19 nos hace un serio llamado a regresar a los métodos científicos para resolver los desafíos que la vida moderna nos presenta.

Dicho lo anterior, también es fundamental decir que ante la crisis, cuya fuente de alimentación deben ser los datos científicos, quienes responden son los diferentes gobiernos del mundo y es a partir de este hecho que entramos en el terreno de la política con la que se enfrenta la pandemia. Como ejemplo podemos comparar el caso de China, lugar donde se originó el virus, cuyo gobierno tardó en tomar las medidas del caso pero luego no dudó en declarar una estricta cuarentena con cierre total que afectó la producción, o el caso de Corea del Sur cuyo gobierno ordenó realizar miles de pruebas gratuitas para poder orientar las acciones con el objetivo de aislar el virus. La otra cara de la moneda es el gobierno de Gran Bretaña que no toma ninguna medida para evitar la propagación del virus y sólo se preocupa por la economía dejando de lado la vida de los seres humanos, o el caso de Estados Unidos cuyo gobierno se negó a ver el problema y en las semanas iniciales la población no contó con ninguna prevención incluido los exámenes de laboratorio cuyo costo es prohibitivo para la mayor parte de la población.

En el caso particular de Honduras, nos enfrentamos a la pandemia, con un gobierno dictatorial, represor, ilegítimo, corrupto y narcotraficante acostumbrado a mentir y utilizar cualquier excusa en beneficio propio. Este hecho provoca la natural desconfianza en cómo está manejando la crisis y cuáles son sus verdaderos objetivos con las medidas tomadas. Y no es para menos si una de las primeras medidas es aprobar una ley por más de 500 millones de dólares dirigida hacia el futuro incierto de las privatizaciones de la salud, mientras los hospitales existentes en nuestro país, los reales, están desabastecidos y ni mascarillas le dan a los trabajadores de la salud que enfrentarán en primera línea al COVID-19.

Ante esta realidad de medidas contradictorias, insuficientes y manipuladas del régimen y la desconfianza absoluta hacia las propuestas, el único perdedor será el pueblo hondureño. Para evitarlo, EL ÚNICO CAMINO POSIBLE ES LA RESPUESTA COLECTIVA DEL PUEBLO y no la individual que es donde se aprovecha el dictador.

Obreros y obreras de la maquila abandonan fábrica y se toman la carretera exigiendo el cierre como medida para protegerse del contagio del coronavirus.

ES EL PUEBLO TRABAJADOR Y LOS DIFERENTES SECTORES SOCIALES QUIENES DEBEN ORGANIZARSE PARA ENFRENTAR LA PANDEMIA, HACIENDO USO DE MECANISMOS DE CONTROL Y DE TOMA DE DECISIONES PARA PODER MINIMIZAR LOS EFECTOS DEL CORONAVIRUS.

Desde Socialismo o Barbarie de Honduras, hacemos las siguientes propuestas para ser analizadas y debatidas por el pueblo hondureño y muy en particular por los asalariados, los trabajadores invisibilizados en la crisis.

  1. Ante la medida de “quedarse en casa” como la más eficaz para evitar que se propague el COVID-19, se deben tomar de manera inmediata las siguientes medidas adicionales:
  2. PROHIBICIÓN TOTAL DE DESPIDOS, SUSPENSIONES DE CONTRATOS, ADELANTO DE VACACIONES. Los trabajadores no deben ser las víctimas económicas de la pandemia. Los asalariados que se queden en sus casas deberán seguir recibiendo su salario normal, sin ninguna reducción, y en el caso de los que tengan un salario variable, tomar en cuenta el promedio que venían recibiendo.
  3. En los casos de TELETRABAJO, las empresas deben entregar al trabajador todo lo necesario para poder realizarlo (computadoras, conexión de datos, etc.) para que el costo no se traslade al trabajador.
  4. Para los asalariados que deban trabajar en medio de la crisis sanitaria proponemos:
  5. Inmediata creación de COMITES DE HIGIENE Y SALUD, con delegados electos en reuniones de cada sector, línea, departamento u oficina, con el objetivo de vigilar y controlar las medidas de seguridad requeridas según las características propias de cada centro de trabajo.
  6. Transporte gratuito para los empleados atendiendo el no hacinamiento en los vehículos.
  7. Todos los implementos de higiene deben entregarse de manera gratuita y en cantidad suficiente para los empleados (por ejemplo, para todos los de la cadena de supermercados y alimentos incluyendo los repartidores motorizados). Estos implementos de higiene también deberán cubrir las necesidades de la familia de los trabajadores que enfrentan más riesgos que los que no van a trabajar.
  8. Adecuar las modalidades de trabajo para garantizar las medidas para evitar el contagio.
  9. Medidas generales.
  10. INMEDIATO APROVISIONAMIENTO de los hospitales y clínicas de todo el país. Protección especial para todos los trabajadores de la salud y sus familias, tomando en consideración sus condiciones de protección y de trabajo.
  11. Pruebas gratuitas y masivas a la población en riesgo. Todos los hospitales y clínicas privadas deberán brindar servicio gratuito a la población necesitada bajo los lineamientos de la salud pública.
  12. CONGELAMIENTO TOTAL DE PRECIOS, no sólo de los relacionados con la higiene y salud, sino los de consumo popular, en particular los alimentos, y el transporte público de cualquier tipo (buses, rapiditos, taxis, moto taxis, etc.)
  13. SUSPENSIÓN DE TODOS LOS CORTES DE ENERGÍA DE LA EEH. Quedarse en casa y que la empresa corte la energía no es la mejor manera de combatir la pandemia.
  14. REBAJA INMEDIATA DE LOS COMBUSTIBLES aprovechando la histórica caída de precios que supera el 30% y que ha dejado el combustible a niveles de la década del 90 del siglo pasado, y traslado inmediato a la tarifa de energía eléctrica eliminando el ajuste por combustibles.
  15. DISTRIBUCIÓN GRATUITA Y SUFICIENTE DE AGUA POTABLE en todos los barrios y colonias que carezcan del vital líquido.
  16. Ante la disminución de los ingresos de la población, AMINISTIA GENERAL PARA EL PAGO DE PRESTAMOS Y CUOTAS hasta acabar la crisis sanitaria, sin cargos moratorios.
  17. Prórroga en el pago del IMPUESTO SOBRE LA RENTA para los pequeños contribuyentes por el tiempo necesario.
  18. Suspensión del pago de la deuda externa para dirigir todos los fondos a contribuir a combatir la pandemia.

REITERAMOS UNA VEZ MAS, ANTE LA CRISIS SANITARIA, SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO, Y PARA ELLO HAY QUE ORGANIZARSE PARA ENFRENTAR LA PANDEMIA, LA IRRESPONSABILIDAD DEL GOBIERNO Y LA AVARICIA DE LOS EMPRESARIOS

16 DE MARZO 2020

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre