• La solidaridad de la clase trabajadora, el internacionalismo y el antirracismo deben estar en el centro de nuestro trabajo, extendiendo la solidaridad a través de las fronteras.

Por Kathleen Brown y Robin Zheng

 

Una guía de supervivencia COVID-19. Poner la vida sobre los beneficios en sureste de Michigan.

La pandemia causada por COVID-19 ha acelerado las profundas y estratificadas crisis sociales de la clase trabajadora de Estados Unidos. El barrido de la muerte y la destrucción financiera revela un mapa de profunda desigualdad que se concentra entre las y los trabajadores y las y los pobres, afectando desproporcionadamente a las personas de color. Si bien la clase dominante llora por las ganancias perdidas, es la clase trabajadora quién pagará por esta crisis varias veces: primero, en las facturas del hospital y la pérdida de seres queridos; nuevamente, en los rescates de los contribuyentes para Wall Street, y luego, mientras el capital intenta restaurar las ganancias a nuestro costo en los próximos meses y años. A medida que las estructuras débiles que sostienen la vida se derrumban a nuestro alrededor, las y los trabajadores se enfrentan a preguntas existenciales: ¿cómo sobreviviremos este mes, el próximo mes, el próximo año?

Luchando por la supervivencia como clase, las y los trabajadores deben pasar de adaptarse a la crisis a través de la reorganización silenciosa de las vidas individuales, a una lucha colectiva por el poder de la clase trabajadora. Las y los socialistas deben responder a la emergencia de salud y las consecuencias económicas continuas a través de una organización inmediata que satisfaga las necesidades de nuestra comunidad, al mismo tiempo que se exponen demandas y visión sociales transformadoras. Debemos exigir que todo lo que sustenta la vida (vivienda, alimentos, agua limpia y atención médica para todos) esté protegido y desmercantilizado. Se debe poner a las industrias bajo control democrático de las y los trabajadores, y se debe tener especial cuidado para satisfacer las necesidades de indocumentados, encarcelados, ancianos y las personas sin hogar. Al organizar una respuesta colectiva y solidaria a la crisis, podemos reconstruir nuestro deshilachado contrato social entre nosotros, crear nuevas formas de organización de la clase trabajadora y remodelar el terreno de la futura lucha de clases.

De la ayuda mutua a la lucha de clase

Este proceso ya ha comenzado. A pesar del distanciamiento social, las y los trabajadores han utilizado herramientas en línea para desarrollar redes de ayuda mutua en sus vecindarios y ciudades. En el valle de Huron, en el sureste de Michigan, las y los activistas desarrollaron una sólida red de ayuda mutua que ha distribuido $8.000 a los necesitados, creándola de una simple hoja de cálculo de Google. Abundan ejemplos más pequeños: desde listas de correo electrónico del vecindario para cuidar a las y los vecinos mayores, hasta grupos de Facebook auto organizados para trabajadoras y trabajadores despedidos de restaurantes mientras navegan por los beneficios de desempleo (o la falta de ellos para trabajadoras y trabajadores indocumentados), charlas grupales entre inquilinos para organizar una huelga de alquileres. Una iniciativa local de Huron Valley DSA [Socialistas Democráticos de América], llamada Workers’ Circle, es una llamada semanal de Zoom que crea un espacio para que las y los trabajadores hablen sobre los problemas en el trabajo y discutan formas de organizarse para el pago por riesgos y equipo de protección. Estas formas instintivas de organización de la clase trabajadora para la supervivencia inmediata —concilios de vecindarios y trabajadores— pueden sentar las bases para una acción política coordinada en el futuro.

Dentro del lugar de trabajo, ya hemos visto cómo las y los trabajadores continúan luchando por sus vidas y las vidas de los demás. Conductores de autobuses de Detroit se negaron a conducir autobuses sucios y lograron ganar una tarifa gratuita para todos los pasajeros. Los trabajadores de la UAW [Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria Automovilística] salieron de la línea de producción para protegerse del COVID-19, mientras que las y los trabajadores de GE [General Electric] demandaron hacer ventiladores. Las y los trabajadores de Amazon detuvieron las tareas para ganar tiempo libre pagado. Las y los maestros de Nueva York amenazaron con licencias por enfermedad para obligar al alcalde Bill DeBlasio a cerrar las escuelas. El personal de enfermería continúa luchando por el PPE [equipo de protección personal], niveles seguros de personal y Medicare para todes. En el hospital Sinai-Grace en Detroit, el personal de enfermería realizó una sentada de cuatro horas para exigir aumentos de personal. La lista podría seguir.

El trabajo organizado tiene un papel clave que desempeñar en la organización para el cambio transformacional. Nos inspira la respuesta de la coalición de la Unión de Maestros de Chicago al COVID-19, que hace un llamado a Chicago para proteger a la clase trabajadora a través de una serie de programas sociales que incluyen condonación de deudas, mayor pago de licencia por enfermedad, entrega de comidas y más. Como escribe Clio Chang: “En este momento, los sindicatos se muestran útiles más allá de los miembros a los que representan directamente, ya sea para informar al público, presionar por protocolos de seguridad que retrasen la propagación de la enfermedad o abogar por paquetes de ayuda para trabajadoras y trabajadores”. El desarrollo de coaliciones laborales cruzadas puede ayudar a coordinar nuestra lucha y sentar las bases para resistir futuras privaciones a medida que la recesión se profundiza.

Como socialistas que trabajan dentro de varias organizaciones con sede en el sudeste de Michigan, a mediados de marzo, ayudamos a lanzar la Huron Valley Labor & Community COVID-19 Coalition: una coalición paraguas de más de veinte organizaciones laborales y comunitarias que reúnen a las y los involucrados en organización comunitaria y de inquilinos, esfuerzos de ayuda, abolición de prisiones, sindicatos y asociaciones de trabajadores inmigrantes. Vemos nuestra tarea como la amplificación de las voces y las experiencias de las y los trabajadores que se defienden, coordinan entre diferentes grupos y construyen un frente unido para la supervivencia colectiva.

 

Estrategia organizadora

Nuestra coalición laboral y comunitaria opera en dos frentes, comenzando con una campaña dirigida en la Universidad de Michigan. A pesar de ser el mayor empleador y propietario de tierras en la región, la Universidad no paga impuestos sobre la propiedad de sus tierras e instalaciones, y terceriza las viviendas para estudiantes al mercado privado, lo que lleva a municipios desfinanciados marcados por inaccesibilidad  y la segregación racial. La Universidad tiene muchos recursos, derivados de su dotación de $12.4 mil millones, para contener la propagación del virus y proteger a la comunidad. Sin embargo, continúa priorizando las ganancias sobre la seguridad, negándose a garantizar las máscaras N95 al personal de enfermería o para realizar pruebas preventivas del virus a las y los trabajadores. En un cambio recientemente, el presidente Mark Schlissel anunció una serie de medidas de austeridad, que incluyen la congelación de la contratación y los salarios y los permisos “voluntarios” para el personal no sindical. Como era de esperar, Schissel habló de “sacrificio compartido” y se ofreció a tomar un recorte salarial del 10% de su salario base de $900.000.

Las y los trabajadores deben resistir tanto el fracaso de la Universidad para proteger a las y los trabajadores de primera línea como la implementación de medidas de austeridad que aumentan la precariedad exactamente cuando las y los trabajadores necesitan un mayor alivio financiero. Presentamos una resolución a través del Consejo Laboral de Todos los Campus, que representa a los sindicatos en el campus (incluido el personal de enfermería, las y los trabajadores de hospitales, las y los trabajadores de posgrado, las y los instructores no titulados y los sindicatos de empresas de construcción). En nuestra resolución, solicitamos pruebas gratuitas y atención médica relacionada con COVID-19 para todas y todos los que lo necesiten, días de licencia por enfermedad ilimitados para aquellos que dan positivo o para cuidar a alguien que da positivo, PPE adecuado para trabajadoras y trabajadores de primera línea, estaciones de lavado de manos para las y los trabajadores de la construcción, operaciones ampliadas de despensa de alimentos y reembolsos para estudiantes.

También incluimos demandas comunitarias más grandes, como prohibir al ICE [agencia de inmigración] y a la policía que ingresen a los hospitales, y promulgar una moratoria sobre la deuda médica. Si bien no todos los sindicatos han firmado aún, la iniciativa demuestra cómo las y los trabajadores podrían ejercer presión hacia un cambio transformador. En un nivel práctico, estas demandas se han prestado a una mejor coordinación entre las y los trabajadores de la Universidad de Michigan, desde las y los estudiantes graduados que luchan por un salario digno en las recientes negociaciones contractuales, hasta el personal de enfermería de Michigan Medicine que exigen EPP. Dado que las medidas de austeridad de la Universidad de Michigan apuntan específicamente al trabajo no sindical en el campus, es más importante que nunca que el trabajo se alinee con las demandas que se extienden más allá de su afiliación.

En un nivel más amplio, las y los miembros de estos sindicatos trabajaron con miembros de organizaciones comunitarias para desarrollar una “lista larga” de demandas que se emparejan con las demandas del Consejo Laboral de Todo el Campus, para abordar las necesidades de toda la comunidad, incluidas las poblaciones vulnerables, como las y los inmigrantes indocumentados, las y los desamparados y las y los encarcelados. A estas las llamamos “demandas de supervivencia”: atención médica para todes, incluyendo pruebas y tratamientos gratuitos para todas y todos los pacientes con COVID-19; vivienda para todes, incluida la condonación de alquileres e hipotecas, servicios públicos gratuitos y vivienda para personas sin vivienda; así como seguridad financiera y material en forma de ingresos para todes, apoyo de salud mental, cuidado de niñas y niños y entregas de comidas. Finalmente, exigimos una campaña de educación pública sólida para contrarrestar los mitos racistas sobre COVID-19 e informar a la comunidad de los recursos disponibles. Para financiar estos programas, pedimos un impuesto sobre el 1% superior de los habitantes de Michigan y que la Universidad de Michigan dirija todos sus recursos para aliviar la crisis.

Dado que el proceso de aprobación es significativamente más largo e implicado para los sindicatos, este enfoque de doble faceta nos permitió dedicar el período de tiempo intermedio al crecimiento y la estructuración del lado de la comunidad. No fuimos a la coalición con ideas preconcebidas de cómo funcionaría o cómo podríamos usarlo para lograr nuestras demandas. Pero en nuestra primera reunión, la conversación fluida entre las y los miembros del sindicato y las y los organizadores de la comunidad rápidamente generó una estrategia triple para enfocarse en áreas donde la coalición podría hacer una contribución genuina.

Primero, hemos desarrollado métodos de coordinación de estrategias para facilitar la comunicación regular a través de la coalición a fin de mapear prioridades superpuestas, objetivos comunes y áreas de fuerza e impulso compartidos. Iniciamos un directorio de información de contacto, una hoja de cálculo para identificar rápidamente a otros grupos que trabajan en las mismas demandas y reuniones semanales para informar actualizaciones y hacernos preguntas concretas.

En segundo lugar, estamos utilizando nuestra experiencia de organización laboral para apoyar la construcción desde las bases y el trabajo relacional en toda la coalición. Estamos creando recursos y capacitaciones en conversaciones uno a uno. Estas conversaciones combinan la tarea de verificar las necesidades inmediatas que deben abordarse a través de la ayuda mutua, con la tarea de organizar a las nuevas personas en el trabajo colectivo de hacer demandas políticas que aborden las causas sistémicas detrás de las necesidades insatisfechas. Dada la magnitud de la crisis, necesitamos aumentar rápidamente la capacidad mediante la identificación de lideresas y líderes orgánicos y la capacitación de la siguiente capa de personas a su alrededor. La vivienda es un ejemplo en el que la necesidad de organización supera con creces la capacidad. Dado que el 31% de las y los inquilinos en los Estados Unidos no podían pagar el alquiler el 1 de abril, anticipamos una necesidad aún mayor de que las y los inquilinos se organicen en preparación para una huelga u ocupación del alquiler el 1 de mayo, con el objetivo a largo plazo de construir sindicatos de inquilinas e inquilinos (y desmercantilizando la vivienda).

Finalmente, estamos comprometidos en la movilización inmediata a través del intercambio de información y la publicidad del trabajo de nuestras respectivas organizaciones en nuestro sitio web y listas de correo electrónico. También estamos produciendo una serie de eventos virtuales del Ayuntamiento, en los que presentaremos paneles de oradoras y oradores locales que compartirán sus experiencias distintivas de supervivencia y lucha contra COVID-19, como las voces de personas encarceladas, personal de enfermería, docentes, empleadas y empleados de supermercados y activistas comunitarios. Nuestro objetivo es conectar los puntos entre la experiencia individual y la causa sistémica, llegando a una amplia población de personas que se están radicalizando en este momento. Queremos que estos eventos en línea rompan los sentimientos de aislamiento e impotencia, y alienten a quienes no están organizados a unirse a nosotras y nosotros para tomar medidas.

A lo largo de todo este trabajo, la relación porosa entre el trabajo y la comunidad ha permitido la fertilización cruzada bidireccional en ambos frentes del trabajo. Muchos de nuestros miembros pertenecen simultáneamente a sindicatos y organizaciones comunitarias. Las y los miembros del sindicato han ofrecido capacitar a las y los miembros de la comunidad y las organizaciones de inquilinos en técnicas laborales tradicionales, las y los organizadores de la comunidad han proporcionado argumentos y recursos para informar las demandas de “negociación por el bien común” presentadas por los sindicatos. Si bien gran parte de este trabajo aún es incipiente y está evolucionando, esperamos salir de la pandemia que ha forjado las bases de relaciones de colaboración a largo plazo.

Las redes y organizaciones que construimos hoy nos ayudarán a resistir los intentos de la clase dominante de reiniciar la economía y sacrificar a cientos de miles de personas trabajadoras para su beneficio, así como defendernos de los recortes de gastos sociales impuestos por la austeridad y las concesiones en el lugar de trabajo que marcarán los próximos años. Nuestras redes y organizaciones también serán necesarias para defendernos de los “aceleradores” fascistas y los racistas biológicos que aprovecharán la crisis para aumentar sus filas, reclutando trabajadoras y trabajadores descontentos y desempleados, terratenientes, propietarios de pequeñas empresas y autónomos.

A nivel federal, el gobierno continúa su guerra contra aquellos en y desde el Sur Global al fomentar el chovinismo nacional y el racismo anti-asiático, condenar a muerte a las y los inmigrantes detenidos en campos sucios y confiscar suministros médicos destinados a otros países. Por lo tanto, la solidaridad de la clase trabajadora, el internacionalismo y el antirracismo deben estar en el centro de nuestro trabajo, extendiendo la solidaridad a través de las fronteras.

 

Spectre Journal

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre