• Los reyes fueron recibidos con cacerolazos, protestas, silbidos y banderas republicanas, rojas e ikurriñas en su paso por Bilbao y Vitoria en el día de ayer, como parte de su “gira” por el Estado español.

Estas semanas los reyes se encuentran de «gira» por todo el Estado español para «conocer los problemas generados por la pandemia y apoyar iniciativas turísticas», en un intento de lavado de cara y de transmitir una imagen de «austeridad». La figura de la monarquía está atravesando una crisis, por un lado, a raíz de los escándalos de corrupción del rey emérito Juan Carlos I y por otro lado, por su inutilidad y ausencia total durante la pandemia. Es por eso que cada vez son más las personas que cuestionan la monarquía y exigen un referéndum.

Ayer fue el turno de Euskadi. En Bilbao fueron recibidos con una manifestación en repudio y con carteles de Franco, Juan Carlos I y Felipe VI del revés, porque a pesar de los intentos de lavado de cara de la institución, la monarquía es heredera de la dictadura, puesta a dedo por el fascista Franco.

La Ertzaintza mantuvo en todo momento a los manifestantes alejados de los reyes, identificó a varios jóvenes – tal y como denuncia la organización Sare Antifaxista – y requisó banderas republicanas. Sin embargo, una pequeña corte de siervos monárquicos sí se pudo acercar a Felipe y Letizia para saludarlos con «viva españa, viva el rey».

Por la tarde los monarcas se desplazaron a Vitoria, donde también fueron recibidos con una manifestación en repudio.

Resonaron cánticos como «Independentzia», «Felipe acelera que viene la tercera», «Erregeak kanpora» (el rey está fuera), entre otros cánticos exigiendo el derecho a la autodeterminación del pueblo vasco. También se escucharon otros gritos como  «Los Borbones también a la cola del INEM» o «No falta dinero, sobran los borbones», que expresan ese cabreo generalizado por la crisis sanitaria y económica que estamos pasando las y los de abajo, mientras la figura corrupta de la monarquía sigue intacta. La crisis del coronavirus ha dejado en evidencia que no es que «no haya dinero», sino que éste se acumula sólo en algunas manos.

 

La figura de la monarquía, además de ser una institución medieval, obsoleta e inútil, representa en el Estado español lo que fue la Transición: el reciclaje de la dictadura de Franco en «democracia» en un pacto por arriba entre los partidos políticos, los sindicatos y la dictadura, la impunidad de todos los genocidas franquistas y la ausencia de justicia y reparación para todas las víctimas, que siguen desaparecidas.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre