• El gobierno Estadounidense hizo una amenaza aludiendo a la invasión militar de 1980 en Panamá.
  • La amenaza se da en medio de la caída en los precios del petróleo y de un aumento estrepitoso de los contagios por Covid-19.

Por Sthefanny Zúñiga

En un momento en el cual el mundo entero se encuentra en estado de crisis a causa de la pandemia, el gobierno de Trump decidió emprender acciones contra del gobierno de Maduro. Las nuevas acciones son: una acusación contra de Maduro por nexos con el narcotráfico –específicamente un cártel cercano a la guerrilla de las FARC– por lo cual ofrecen una recompensa por su captura de US$15 millones.

Por si fuera poco, según el fiscal encargado de la denuncia “No reconocemos a Maduro como presidente de Venezuela, pero ya esto pasó con (Manuel Antonio) Noriega (en Panamá a finales de los 80), a quien tampoco reconocíamos”; y agregó “es lo mejor que podemos hacer en este momento: hacer lo posible para que el pueblo de Venezuela pueda salir de esta gente”. (1)

En relación a la primera declaración esta hace referencia al dictador militar panameño quien tenía fuertes vínculos con la CIA y fue removido por el imperio norteamericano mediante una invasión militar al país bajo la operación Causa Justa: “sacar a Noriega era un pretexto, el verdadero objetivo era abrogar los Tratados Torrijos-Carter para que Estados Unidos mantuviera el control del Canal por mucho tiempo, aún después del año 2000. También para plantar las bases de una política exterior que fuera más afín a los intereses de Estados Unidos”. (2) O sea, las perspectivas de los Estados Unidos para Venezuela recaen en una invasión militar para derrocar al gobierno de Maduro, al cual no reconocen.

Si hacemos un recuento de las invasiones del país imperialista yanqui, ninguna representó o representa un beneficio para el pueblo al cual se supone pretenden rescatar; las constantes invasiones a países latinoamericanos y del Medio Oriente dan cuenta de los graves problemas humanitarios que acarrean estas, situación que se agrava con el Covid-19.

En cuanto al gobierno de Venezuela se debe recalcar que este es el primer responsable por la situación económica actual del país, cuya debacle inició con el gobierno de Chávez el cual no representó una alternativa emancipadora para las clases trabajadoras, ni las mujeres. “El chavo-madurismo lo hizo: dejó hundirse el país entre la guía de la apropiación de la renta, la especulación con el hambre de la población, sus palabras vacías que jamás atentaron contra los intereses, su cobardía para tomar cualquier medida real contra el imperialismo y la burguesía golpistas, en su cerrada negativa a abrir cualquier canal de la organización y la iniciativa de las masas desde abajo, en su continua represión al movimiento popular”. (3)

A la debacle económica causada por la dependencia del petróleo, se le debe agregar la política con la intentona golpista del año pasado dirigida por el derechista Guaido, junto a las fracturas del Estado: por ejemplo el que haya dos presidentes. Son las Fuerzas Armadas Bolivarianas quienes se encuentran tras el telón de los poderes económico y político, de hecho el intento de golpe de Estado salió mal por el apoyo de las mismas a Maduro y no a la derecha. (4)

Esta nueva amenaza intervencionista hacia Venezuela se da en un momento muy puntual: primero con los ojos del mundo puestos sobre la pandemia. Segundo tras la estrepitosa caída en los precios del petróleo –sumamente importante en la geopolítica venezolana. El lunes 09 de marzo se dio la primera caída de hasta el 40% ¡La mayor caída desde la Guerra del Golfo Pérsico! Caída que no se ha logrado recuperar y que está generando una “guerra de precios” debido a la fragmentación de la OPEP. Con esta situación es PDVSA y Venezuela quienes recibirán las mayores afectaciones y en el caso de PDVSA hablaríamos de las ganancias de los cuerpos militares y producción del 90% de los ingresos por exportaciones en el país.

Y en tercer lugar, hay una situación delicada a lo interno de Estados Unidos: el aumento de los contagios por el Covid-19 que a contabiliza 81.378 según Reuters y  New York Times, así como unas 1.070 personas fallecidas, superando a China e Italia en cantidad de personas infectadas. A esto se le suma el desplome de su economía la cual se encuentra en un periodo de recesión y se da de cara al proceso electoral, lo cual puede estar potenciando el accionar del mandatario para desviar la atención de la opinión pública hacia “el problema venezolano” y de paso, intentar asegurar su base social conservadora y pro-imperialista.

Desde el Nuevo Partido Socialista repudiamos las amenazas imperialistas de Estados Unidos hacia Venezuela, pero de forma independiente, no le damos el apoyo al gobierno de Maduro, el cual somete a los sectores explotados y oprimidos para mantener a la boli-burguesía parasitaria venezolana. La única forma progresiva para afrontar la crisis venezolana viene desde abajo, de la clase trabajadora, las mujeres y la juventud.


Notas:

1)  BBC. (26 de marzo 2020). https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-52049695?SThisFB

2) Johan Madriz. (20 de diciembre 2018). http://izquierdaweb.com/a-29-anos-de-la-invasion-de-estados-unidos-a-panama-fuera-yanquis-de-america-latina/

3) Roberto Sáenz. (31 de enero 2019). http://izquierdaweb.com/editorial-venezuela-algunas-consideraciones-sobre-el-golpe-imperialista/

4)  Claudio Testa. (23 de mayo 2019) http://izquierdaweb.com/venezuela-tras-la-ultima-intentona-golpista/

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre