• Es por seis casos en los que se produjeron coágulos sanguinos luego de la aplicación de la vacuna. Los especialistas coinciden en que los beneficios de aplicarse la vacuna siguen siendo mucho mayores que los riesgos.

Renzo Fabb

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos le recomendaron al gobierno federal que detenga la aplicación de la vacuna de Johnson & Johnson para investigar una posible relación con seis casos de trombosis detectados tras la aplicación de esa vacuna.

Los casos se dieron todos en mujeres jóvenes de entre 18 y 48 años. La recomendación surgió debido a la formación en estos pacientes de «un tipo coágulo sanguíneo poco común y grave», el cual se busca investigar si tiene relación con la aplicación de la vacuna. Una de las mujeres falleció producto de esa complicación, y otra debió ser internada en estado crítico.

Aunque casos como estos resultan ser muy raros, siendo estos los primeros detectados en más de 6,8 millones de dosis de J&J aplicadas en el país norteamericano, se estudia si existe una tasa de incidencia mayor entre la población más joven. Se pudo constatar que todas las personas afectadas mostraban un bajo porcentaje de placas en sangre.

La vacuna de Johnson & Johnson fue aprobada de emergencia por la FDA en febrero de este año. Debido a puede ser suministrada con una única dosis y a su relativamente sencillo almacenamiento, se tenían expectativas de que esta vacuna iba a poder ser suministrada rápidamente a un gran número de personas. Pero la empresa finalmente tuvo retrasos en su producción e incluso errores de fabricación.

Es por esto que J&J sólo representa una pequeña fracción del porcentaje de población vacunada en los EEUU. Esta suspensión momentánea de la vacuna no tendría, por lo tanto, una incidencia significativa en la velocidad del plan de vacunación estadounidense.

El antecedente AstraZeneca

Los casos de trombosis tras vacunarse contra el Covid-19 no son exclusivos de J&J. Hasta ahora, las miradas estuvieron puestas en la aplicación de la vacuna de Oxford-AstraZeneca, que fue suspendida o limitada en varios paises de Europa por razones similares. Dicha vacuna aun no ha sido autorizada para usarse en EEUU.

Es importante destacar que la vacuna de J&J y la de AstraZeneca funcionan con la misma tecnología, lo que podría explicar estos efectos secundarios si se confirman las sospechas.

Hasta el 4 de abril, las agencias de salud europeas habían recolectado 222 casos de formaciones inusuales de coágulos en personas que se les había suministrado la vacuna. El porcentaje, de todos modos, es muy bajo, ya que se calcula que unas 34 millones de europeos ya recibieron la vacuna. Los especialistas coinciden en que los beneficios de aplicarse la vacuna siguen siendo mucho mayores que los riesgos.

A pesar de ello, Dinamarca y Noruega han dejado de utilizar la vacuna de AstraZeneca por completo, pero lo más común es que se limite la franja etaria en la cual se aplica. Así, por ejemplo, en Alemania, España, Portugal y Países Bajos se determinó que la vacuna de AstraZeneca se aplique sólo a mayores de 60 años, debido a los indicios de que los casos de coágulos se producen en personas jóvenes. En Francia su uso se limitó sólo a mayores de 55 años.

Por su parte, Johnson & Johnson también tenía planeado desembarcar con su vacuna en Europa. Pero debido a la reciente recomendación de la FDA norteamericana de suspender preventivamente su uso, la compañía ha informado a través de un comunicado que retrasará su lanzamiento en el viejo continente hasta tanto no se tengan mayores precisiones sobre sus efectos secundarios.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre