• Las jornadas masivas de huelgas y protestas en Colombia derrotaron la reforma tributaria de Iván Duque. Un triunfo popular inmenso… pero continúan las manifestaciones contra la reforma de salud y por la caída de ministros del gobierno.

Luz Licht

Es el 2M y una nueva jornada de paro nacional en Colombia y, hace unos momentos se acaba de dar a conocer que el presidente Iván Duque retiró del Congreso el proyecto de Reforma Tributaria y Fiscal que presentó el pasado 15 de abril, también llamado «Ley de Solidaridad Sostenible».

El rechazo del pueblo trabajador, los sindicatos, organizaciones originarias y civiles lograron imponer en las calles el freno a la Contrarreforma del gobierno.

 

Ahora, Duque plantea la formulación de una nueva reforma, esta vez basada en «consensos». Pero las movilizaciones masivas que paralizan el país saben muy bien que el gobierno intenta que la gente vuelva a sus casas para imponer la misma reforma pero con más maquillaje.

 

La jornada de hoy continuó casi como si el gobierno no hubiera cedido. La única diferencia era la sensación de más fuerza de la calle que el día anterior.

Ahora Duque posa de dialoguista, pero su respuesta a las movilizaciones ayer fue una represión brutal. 

 

En el día de ayer, durante la nueva jornada de huelga y movilización en varias ciudades del país, en el marco del Día Internacional de las y los Trabajadores, el gobierno ordenó una brutal represión y la militarización de varias ciudades.

Según denuncian organizaciones sociales habría más de una decena de muertos a raíz de la represión ordenada por Duque. Según informó la Red de Derechos Humanos Francisco Isaías Cifuentes, hay por lo menos 14 personas muertas y se estiman en más de 120 las personas heridas.

Pese a la violencia desatada por el gobierno las marchas de ayer volvieron a ser multitudinarias en ciudades como la capital, Bogotá, o Medellín, escenarios de las movilizaciones más importantes junto con Cali.

 

Por su parte, desde el inicio de las protestas el miércoles pasado la ciudad de Cali (la tercer ciudad más importante del país) ha sido el epicentro del rechazo a la Contrarreforma y fue militarizada tras un despliegue inusitado de diferentes fuerzas represivas. Allí arribaron 700 soldados, 500 miembros de la llamada fuerza antidisturbios ESMAD, 1.800 policías, dos helicópteros y 60 motos.

El Movimiento Social de Mujeres de Cali declaraba a través de las redes «Denunciamos que los días 28, 29 y 30 de Abril, la Policía de Cali ha hecho uso deliberado de la fuerza. La Policía de Cali ha disparado indiscriminadamente contra población inerme, ha asesinado a menores de edad, a adolescentes y jóvenes».

 

El rechazo popular fue inmenso, ya que, como te contábamos días atrás el núcleo central de la reforma consistía en subir impuestos al consumo, que por lo tanto serían pagados por las grandes mayorías. El Impuesto al Valor Agregado (IVA) iba a pasar del 5% al 19%. También los alimentos básicos, que hasta ahora estaban exentos de ese impuesto, empezarían a pagar ese porcentaje. El 90% de lo que planeaba recaudar el gobierno saldría de estos impuestos, es decir, del consumo de la clase trabajadora.

Desde varios sectores celebran este gran paso adelante y llaman a no bajar la guardia frente al gobierno y sus planes de discutir una nueva reforma. A su vez, repudian la respuesta represiva y violenta por el cruento saldo de muertes y heridos que ha dejado. El reclamo más urgente es por el retiro de la orden de militarización de las ciudades que pretenden dejar vigente con la excusa de frenar los desmanes y retornar al orden.

La disposición para luchar contra la Reforma de Duque era inmensa, las cinco jornadas de huelga, las manifestaciones masivas y la resistencia a la represión fueron fundamentales para lograr este triunfo. Es que la fuerza de las y los trabajadores y su determinación  incluyeron las advertencias de un paro de camioneros que amenazaba con desabastecer a varias zonas del país.

Muchas declaraciones advierten que queda mucho por delante, mostrando un enorme repudio por el gobierno de Iván Duque y sus políticas.

Las protestas masivas continúan por la renuncia del ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Carrasquilla Barrera y del ministro de Defensa, Diego Molano. Exigen también justicia por las victimas de la represión y quieren derribar la Reforma de Salud que impulsa Duque que parece estar lejos de contener la bronca popular

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre