• En el marco de una brutal represión, un agente de las Fuerzas Especiales de Carabineros arrojó desde el Puente Pio Nono a un joven de sólo 16 años. Luego del hecho, continuaron reprimiendo e impidiendo que se acercaran los bomberos y ambulancias que llegaron al lugar para asistir al menor.

Luz Licht

La represión brutal del viernes 2 de octubre en la Plaza de la Dignidad contra las protestas no fue una más. La misma estuvo marcada por una acción criminal aberrante por parte de las fuerzas represivas que responden a la política del gobierno de Sebastián Piñera. En las últimas horas, se emitió la órden de detención hacia el carabinero que empujó al joven al río.

Tal fue el accionar criminal que al arrojar al joven herido de iniciales A.A no sólo se negaron a prestarle asistencia, sino que durante el rescate y el intento de socorrerlo por parte de las/los mismos manifestantes y brigadistas al joven continuaron arrojando gases lacrimógenos y reprimiendo ferozmente. #GobiernoAsesino fue una de las consignas que acompañó los numerosos registros fílmicos y fotográficos que inundaron las redes en las últimas horas.

A.A fue trasladado al Clínica Santa María donde permanece internado, habiendo llegado en grave estado a la misma. A horas del domingo se informó que está en estado de recuperación y se encuentra estable. “Por ningún motivo Carabineros arrojó a esta persona al lecho del río” fue la hipócrita y mentirosa declaración del Teniente Coronel Rodrigo Soto, de la Décimo Novena Comisaria de Providencia a los medios de prensa.

La violación de los derechos humanos ha sido una constante y sistemática practica por parte de las fuerzas al mando del presidente Sebastián Piñera desde el comienzo de la rebelión chilena. La pandemia no detuvo las llamas de la rebeldía y las protestas son duramente reprimidas cada vez que el pueblo toma las calles. Las denuncias por mutilaciones, heridas graves, torturas y violaciones han sido una constante respecto de las acciones que habilita el gobierno criminal de Piñera contra las/los manifestantes.

Patricia Muñoz, miembro de la Defensoría de la Niñez adelantó que presentaran una denuncia por el delito de intento de homicidio. Lo aberrante fue que el hecho ocurrió a la vista de todas/os y, arrojaron al menor herido desde unos cinco metros de altura aproximadamente a una parte empedrada del río. A.A no sólo quedó tendido boca abajo y gravemente herido, sino que la acción de negarle asistencia e impedir que la recibiera pudo haber terminado con la vida del adolescente.

Hoy, la manifestación para repudiar los graves hechos se encontró con un enorme despliegue de carros hidrantes y agentes de Carabineros. La bronca popular clama el fin de la impunidad y de la política criminal del gobierno y sus fuerzas represivas asesinas. La violencia y represión es la forma que encuentra Piñera como defensor de una política que atenta contra miles y miles que con dignidad y fuerza siguen de pie contra el régimen neoliberal y reaccionario que muestra día a día su podredumbre.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre