Acusan al primer ministro de Haití del asesinato del expresidente Moise

0
5

 

  • La Fiscalía de Puerto Príncipe acusó formalmente al primer ministro Ariel Henry que ser parte del complot que acabó con el asesinato del entonces presidente Jovenel Moise.

Johan Madriz

La Fiscalía de Puerto Príncipe acusó formalmente al primer ministro Ariel Henry que ser parte del complot que acabó con el asesinato del entonces presidente Jovenel Moise.

El comisario del pueblo (una figura equivalente a un fiscal) Bed-Ford Claude elevó la acusación la mañana del martes ente un juez indicando que “existen suficientes elementos comprometedores que forman (mi) convicción sobre la oportunidad de imputar al señor Henry y de pedir su inculpación pura y simple”. Asimismo, le solicitó al director de migración prohibirle la salida del país ante “las graves presunciones por el asesinato del presidente de la Republica”.

El pasado viernes 10 la Fiscalía le había solicitado a Henry presentarse a brindar declaraciones, pero no acudió amparado en la legislación que señala que un primer ministro no puede ser interrogado a menos que se tenga la autorización del presidente, puesto que se encuentra vacante.

La acusación se basa en dos llamadas telefónicas que Henry tuvo con Joseph Felix Badio en la madrugada del 7 de julio a tan solo un par de horas del asesinato. Este es uno de los principales sospechosos y la geolocalización de las llamadas lo ubican en Pélerin 5, lugar de residencia de Moise.

Badio fue miembro de la unidad de lucha contra la corrupción del Ministerio de Justicia y actualmente se encuentra prófugo, las autoridades incluso han ofrecido una recompensa por información de su paradero.

En respuesta a la acusación, solo unas horas después el primer ministro cesó a Bed-Ford Claude en un documento público donde se leía “tengo el placer de informarle que se decidió cesarlo del cargo”.

En pasado 7 de julio en la madrugada un comando armado entro en la casa del presidente Jovenel Moise y lo asesinó con 16 disparos, además hirieron a su esposa. Hasta el momento se ha detenido a 44 personas, de las cuales 18 eran colombianos, dos estadounidenses y 12 policías del cuerpo de seguridad del presidente. Algunos de los detenidos figuraban como informantes de organismos de seguridad de Estados Unidos y otros como parte de la empresa de seguridad CTU Security domiciliada en Miami.

Días antes de su muerte Moise había designado como nuevo primer ministro a Henry, pero nunca llegó a ser juramentado, lo que provocó una crisis política por la sucesión de la conducción del gobierno, ya que, varias figuras se arrogaban ese derecho.

Esta situación dio como resultado medidas represivas para los sectores populares con el otorgamiento de poderes especiales a las Fuerzas Armadas, un estado de sitio y la ley marcial. Además, diferentes gobiernos colocaron sobre la mesa la posibilidad de una intervención internacional.

A más de dos meses de estos eventos el país no termina de estabilizarse (dentro de lo que cabe para Haití) y la crisis política se acrecienta máxime por la incertidumbre sobre las elecciones. Se habían anunciado comicios para este 15 de setiembre, aunque desde un principio existían serias dudas de que llegaran a concretarse, ahora no existe ninguna nueva convocatoria.

A la inestabilidad política se le suman los efectos catastróficos de desastres naturales y de la pandemia, que, junto a la descomposición social resultado de la pobreza, la violencia, la hambruna y la extremadamente corrupta burguesía empresarial mantienen a la mayoría de la población sumida en la miseria. Haití es un país en ruina que tiene como única opción echar a toda la cúpula política y empresarial para crear un nuevo Estado desde los intereses de los sectores explotados y oprimidos.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí