• Junto a la Coordinadora Feminista contra Femicidios e Impunidad, Las Rojas venimos organizándonos hace meses para articular las luchas, denuncias y exigencias entre activistas, agrupaciones y familiares de víctimas de femicidios en distintas regiones.
  • Se exigió un alto a la impunidad de los femicidas y violentos, así como la destitución de todo funcionario cómplice y promotor de la violencia machista principalmente la destitución de Wálter Espinoza.

Las Rojas

En la conmemoración número 30 del 25 de Noviembre, Día Internacional por la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres, en Costa Rica la manifestación feminista se expresó en las calles de varios puntos del país. En simultáneo con la masiva movilización en San José, otras localidades como Liberia, Puntarenas, Cóbano, San Ramón, Guápiles, Grecia fueron escenario de las primeras manifestaciones regionales ese día.

En San José fue conmovedora la movilización encabezada por imágenes gigantescas de las víctimas de femicidios cargadas por sus familias y amigos. Una movilización histórica, donde una nueva generación de niñas y jóvenes feministas salió a las calles hartas de la exacerbación de la violencia patriarcal y la impunidad, pero también hartas de los ataques a nuestras condiciones de vida y derechos.

Junto a la Coordinadora Feminista contra Femicidios e Impunidad, Las Rojas venimos organizándonos hace meses para articular las luchas, denuncias y exigencias entre activistas, agrupaciones y familiares de víctimas de femicidios en distintas regiones. La manifestación de este 25N fue una síntesis de un año entero de luchas contra la violencia patriarcal y los ataques del gobierno neoliberal.

Salimos a las calles a denunciar la responsabilidad del gobierno de Carlos Alvarado ante la ola de femicidios que recorre Costa Rica. Su gobierno ataca nuestras condiciones de vida, en beneficio de los grandes empresarios, pero no ha tomado ni una sola medida de fondo para prevenir la violencia machista.

Los planes de negociación con el FMI han puesto en marcha una serie de ataques contra las mayorías trabajadoras, que impactan con más fuerza sobre las mujeres, niñas y diversidades. No queremos ni un solo colón para los buitres imperialistas, queremos presupuesto para combatir la violencia. Exigimos una Declaratoria de Emergencia Nacional por Violencia Patriarcal.

Además manifestamos que la justicia patriarcal es inaceptable. Exigimos un alto a la impunidad de los femicidas y violentos, así como la destitución de todo funcionario cómplice y promotor de la violencia machista. Walter Espinoza director del OIJ ha demostrado ser un misógino y un inoperante, que revictimiza a las víctimas y entorpece las investigaciones. Durante la protesta del 25N un muñeco alusivo al funcionario fue incendiado frente a los Tribunales de Justicia exigiendo su destitución.

La movilización repudió la violencia del Estado y sus instituciones. El presidente, la Asamblea Legislativa y el Poder Judicial fueron señalados por miles al grito de “el violador eres tú”. Las medidas neoliberales del gobierno violan nuestro derecho a una vida digna. Nosotras encabezamos el desempleo y la precariedad laboral, mientras la falta de autonomía nos expone a más violencia.

Denunciamos que los fundamentalistas religiosos siguen violentando nuestro derecho a decidir. La norma técnica al día de hoy no tiene protocolo y se impulsan leyes que violentan nuestros cuerpos y derechos. Por eso, este 25N también salimos por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, junto al Movimiento Aborto Legal Costa Rica con el que hemos construído un proyecto de ley para la interrupción voluntaria del embarazo.

También esta fecha conmemoramos a las mujeres y niñas del mundo como nuestras hermanas nicaragüenses que se sumaron a la marcha con su proclama contra la dictadura y la represión de Daniel Ortega. Además reconocemos a todas las que están en la primera línea contra la represión y el racismo en Chile, Perú, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Palestina entre otros. Saludamos también al movimiento feminista latinoamericano que desde México a Argentina viene haciendo historia.

Para Las Rojas es importante que demos la pelea todas juntas, priorizar intereses propios por encima de nuestras demandas sólo debilita la lucha. Nos desmarcamos del oportunismo y sectarismo de algunas agrupaciones como Pan y Rosas que se niegan a participar de los espacios de organización. Las Brujas Feministas y Lucha Mujer del PT por su parte prefirieron dividir la convocatoria, lamentablemente durante la manifestación una comparsa llevada por este sector distorsionó el mensaje de lucha en memoria de las víctimas, opacando con un ambiente de fiesta y carnaval las voces del grupo de familias víctimas de femicidios.

Este 25N tomamos las calles demostrando que solo nuestra fuerza colectiva es la que puede cambiarlo todo. En memoria de todas las que nos fueron arrebatadas por la violencia patriarcal y capitalista, Las Rojas seguiremos luchando y organizándonos por un futuro libre de violencia y opresión. Porque la lucha continúa, invitamos a todes les activistas a sumarse  a la Coordinadora Feminista contra los Feminicidios e impunidad y seguir impulsando espacios de organización y lucha colectiva.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre