• Los problemas con los cursos aparecieron desde la tarde del primer día.
  • Esto es resultado del los recortes del presupuesto FEES, el cuál ya no crece.

Sthefanny Zúñiga

La matrícula de este I Ciclo 2021 en la UCR estuvo acompañada por la ya tradicional crisis de cupos. La misma se viene evidenciando con mayor ahínco desde el año 2018 y se vincula a toda la serie de ataques y recortes contra el presupuesto universitario que son producto de los dos gobiernos del PAC.

En esta ocasión la crisis llegó a tal punto que, desde el primer día de matrícula había un faltante de cupos no sólo en los idiomas, sino también en cursos de otras áreas. Y ya para el día de ayer, tercer día de matrícula, no quedaban grupos de generales, cuando, anteriormente los cupos en estos cursos alcanzaban hasta para el cuarto día de matrícula.

Tal como se muestra en la tabla adjunta, a partir del 2017 el presupuesto FEES tomó una marcada tendencia a la baja, la cuál en sus inicios sólo se reflejaba en su relación con el PIB. Posteriormente, durante el periodo 2019-2020 el crecimiento real del FEES empezó a crecer por debajo del 1% lo que ni siquiera alcanza para solventar el aumento del costo de la vida (inflación).

Consecuentemente con lo anterior, los años 2020 y 2021 tuvieron un decrecimiento en el monto nominal del FEES, lo cual hace que la universidad esté trabajando con presupuestos que tuvo hace más de tres o cuatro años. Una situación totalmente insostenible, reconocida por la misma Oficina de Planificación: “Si el Fondo Especial para la Educación Superior sigue sin crecimiento real en los próximos años, la Universidad de Costa Rica estará en problemas, pues no contará con fondos suficientes para cumplir sus compromisos, incluso si se aplican las medidas de contención del gasto que están en discusión en el Consejo Universitario.” (1)

Estos recortes permiten comprender que a raíz de un presupuesto insuficiente y que se encuentra en franco declive, los servicios y las funciones de la universidad se ven afectadas, incluida la apertura de cupos.

Es cierto, la universidad tiene problemas a lo interno como la poca variedad de horarios nocturnos, las restricciones tanto horarias como en cupos en sedes y recintos regionales, problemas con los altos salarios de los jerarcas y catedráticos, entre otras. Estos son, en mayor o menor medida, síntomas del problema más global del FEES (sin desestimar las otras desviaciones burocráticas que se dan a lo interno), el cuál también viene siendo apadrinado por las rectorías, al acordar montos insuficientes con el gobierno.

Está situación repercute en los estudios y las condiciones materiales del estudiantado ya que, por ejemplo, muchas personas dependen de la cantidad de créditos mínima para mantener la beca socioeconómica, o bien ocupan avanzar cursos de la carrera, los cuales mayoritariamente se abren sólo en un ciclo lectivo.

Ante este panorama desde ¡Ya Basta! Invitamos al estudiantado a organizarse contra los ataques y recortes del presupuesto universitario y exigir un crecimiento real y significativo del FEES. Es necesario organizarnos con independencia de las rectorías y el gobierno para discutir y armar una agenda propia en beneficio del estudiantado y las personas trabajadoras de la universidad ¡Refundemos el movimiento estudiantil!

Les invitamos a unirse a ¡Ya Basta! una corriente estudiantil anticapitalista, feminista y ecologista para, en conjunto, tomar la tarea de reconstruir el movimiento estudiantil y luchar contra los ataques del gobierno y las rectorías.


Notas:

1 CONICIT. http://www.conicit.go.cr/prensa/historico/historico_noticias/UCR-Presupuesto_insuficiente-2021.aspx

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre