• Usando como excusa la crisis económica profundizada por la pandemia, el gobierno y las rectorías recortaron un total de 48 mil millones de colones al Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

Sthefanny Zúñiga

El año pasado, usando como excusa la crisis económica profundizada por la pandemia, el gobierno y las rectorías recortaron un total de 48 mil millones de colones al Fondo Especial para la Educación Superior (FEES). Esto es una señal de alerta para la comunidad estudiantil, pues estas re-negociaciones, en distintos momentos del año, son inconstitucionales y violentan la autonomía universitaria.

Además, el actual presupuesto FEES se negoció a la baja, ya que, entre otras, el gobierno aplica a rajatabla la regla fiscal y esto repercute fuertemente sobre las condiciones de estudio y trabajo de las personas universitarias.

Un ejemplo de lo anterior, es la reciente afectación del sistema de bibliotecas, el cual tuvo que suspender la membresía a unas 84 revistas académicas y dejar el uso de varias plataformas (1). A esto se suma la continúa crisis de cupos, así como los recortes en Acción Social (principalmente los ataques al programa Kioskos socioambientales, uno de los más grandes e importantes), así como los ajustes salariales que golpean particularmente al personal tercerizado y en condición de interinazgo.

Sumado a lo anterior, en días recientes estuvo a punto de concretarse un nuevo ataque contra la autonomía financiera de las universidades, pues el gobierno pretendía que el presupuesto universitario fuese depositado mediante la Caja Única del Estado y no se hiciera mediante una transferencia del Banco Central, como establece la Constitución.

Esta medida era una violación a la autonomía universitaria, porque implicaba someter el presupuesto directamente al EjecutivoEl actuar de la Tesorería Nacional, así, no es el de un ente pagador, sino el de un administrador, lo que no es compatible con los principios constitucionales de autoorganización y autogobierno. “Llegamos al punto en que nos dijeron que les diéramos la lista de funcionarios y estudiantes con sus IBAN y que ellos depositaban”, indicó con indignación Gutiérrez.” (1).

Aún cuando esta situación se revirtió, deja en evidencia la necesidad de la organización estudiantil para defender el presupuesto universitario. Por demás, resulta un elemento regresivo que el actual directorio estudiantil de la FEUCR (Alternativa, partido estudiantil que transmite las políticas del Frente Amplio) no convocará a una asamblea estudiantil para discutir tanto la situación, como las implicaciones de la misma; simplemente sacó un post en Facebook.

Desde ¡Ya Basta! llamamos al movimiento estudiantil para organizarnos (en unidad con los trabajadores y trabajadoras) en contra de los ataques del gobierno y las rectorías, quienes de un modo u otro quieren hacer que la crisis la paguemos los sectores populares y empobrecidos.


Notas:

1 Izquierda web. http://izquierdaweb.cr/universidades/ucr-nuevo-rector-misma-politica-de-recortes/

2 Semanario Universidad. https://semanariouniversidad.com/universitarias/gobierno-cambia-via-de-administracion-del-fees-y-amenaza-finanzas-de-universidades-publicas/

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre