Gobierno limita el uso de 70 mil millones del presupuesto para la educación superior

Por ¡Ya Basta! UCR

El gobierno de Carlos Alvarado, por intermedio del la Ministra de Hacienda Rocío Aguilar, promueven un nuevo ataque al Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) y a la autonomía universitaria. En esta ocasión, Hacienda redireccionó ₡70 mil millones del presupuesto como “transferencia de capital” en el proyecto de presupuesto que presentó a la Asamblea Legislativa, por lo cual no podrán ser utilizados en gastos corrientes, tales como pago de salarios, financiamiento de becas, proyectos de investigación o acción social[1]. Por el contrario, se obliga a las universidades a emplear esos recursos en obras de infraestructura y equipamiento.

Esto es un ataque a la autonomía universitaria, ya que obliga a invertir en un solo rubro (infraestructura y equipo) una enorme cantidad de recursos que, normalmente, se dedican a otros sectores sustantivos como salarios, becas, regionalización, acción social o investigación. Se suponía que la autonomía universitaria estaba garantizada por la Constitución Política y demás legislación, sin embargo, los capitalistas en el gobierno, la Asamblea Legislativa y la derecha neoliberal la tienen bajo ataque en concordancia con las políticas privatizadoras de los organismos internacionales como Banco Mundial (BM), Fondo Monetario Internacional (FMI) y Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Las consecuencias de esta medida son muy graves y alarmantes. Las universidades son incapaces de ejecutar esa enorme cantidad de dinero solamente en infraestructura y equipo, que requiere una serie de trámites previos para la construcción de infraestructura o compra de equipo como los estudios, diseños, permisos, licitación, etc. La imposibilidad de ejecutar esos recursos en un solo año generará una subejecución presupuestaria artificial que puede luego ser motivo para un nuevo ataque o recorte de parte del gobierno autoritario o la asamblea de neoliberales y conservadores.

De esta manera, presionan para que las universidades generen sus propios recursos, mediante el aumento en el pago de matrícula, la venta de servicios u otros. Limitar parte importante del FEES a solo “inversión de capital” es una medida para presionar a las universidades a que generen sus propios recursos, cuestionando los fundamentos de la educación como un derecho universal, público y gratuito en el que el Estado debe invertir.

La medida impuesta por el gobierno amenaza todos los rubros del presupuesto universitario: pone en peligro la contratación de 1600 docentes en la UCR y afecta las sedes y recintos; en el caso de la UNED es tan grave que se amenazan todo el pago de salarios de sus funcionarios pues se ejecutan del FEES . También peligran los programas de acción social, la investigación científica, crítica e independiente; así como las becas que representan un rubro sensible para los sectores más vulnerables del estudiantado. El presupuesto para la inversión en sedes y recintos regionales, y en pago de salarios docentes se verán afectados con esta medida autoritaria y neoliberal del gobierno.

Es repudiable que las rectorías firmaran el acuerdo FEES-2020 con el gobierno sin ningún tipo de consulta al sector trabajador y estudiantil, en medio de vacaciones y sin ningún tipo de discusión pública. La firma de los últimos acuerdos FEES fueron a la baja y las rectorías son cómplices de las políticas de ajuste que impulsan los organismos internacionales y los capitalistas explotadores. Las rectorías están comprometidas con un modelo de universidad corporativa para el mercado y las empresas.

Por eso, aunque asistamos a las marchas que convoque el CONARE, no podemos depositar ninguna confianza en las Rectorías, porque no defienden el modelo de universidad pública.  Lo mismo aplica para la FEUCR de Progre (juventud del PAC), la cual no hizo nada para organizar el movimiento estudiantil y resistir los ataques del gobierno.

Desde ¡Ya Basta! alertamos en los últimos meses que, como parte de la discusión sobre el presupuesto nacional en la Asamblea Legislativa durante octubre y noviembre eran inminentes los ataques contra el FEES, por lo cual era necesario preparar un Encuentro Universitario en Defensa del FEES y la Autonomía Universitaria. Este ataque del gobierno confirma nuestra caracterización y hace más apremiante la realización de un espacio de este tipo, donde confluyamos estudiantes, trabajadores y trabajadoras universitarias, para construir un plan de lucha unitario en defensa de las universidades públicas con independencia de la rectoría.

Sumado a esto planteamos que ante estos ataques es sumamente necesario que salgamos a las calles de manera inmediata y proponemos las siguientes medidas de lucha:

  1. Convocar para el martes una marcha de todos los sectores universitarios, trabajadores y estudiantiles, hacia Casa Presidencial y que tenga por objetivo la derogatoria de la medida impuesta por el gobierno.
  2. Exigirle a la rectoría y a la FEUCR la facilitación de los trámites administrativos y financieros para que se sumen las sedes y recintos regionales en la convocatoria.
  3. Iniciar un plan escalonado de lucha con protestas, campaña de información, pasadas por aulas, acciones directas y movilización estudiantil. Por un plan que derrote las medidas del gobierno contra la educación pública.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] “El Ministerio de Hacienda redirecciona 70 000 millones del FEES”, en https://www.ucr.ac.cr/noticias/2019/10/14/el-ministerio-de-hacienda-redirecciona-70-000-millones-del-fees.html (Consultado el 14 de octubre de 2019).

 

 

Por ¡Ya Basta! UCR

 

El gobierno de Carlos Alvarado, por intermedio del la Ministra de Hacienda Rocío Aguilar, promueven un nuevo ataque al Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) y a la autonomía universitaria. En esta ocasión, Hacienda redireccionó ₡70 mil millones del presupuesto como “transferencia de capital” en el proyecto de presupuesto que presentó a la Asamblea Legislativa, por lo cual no podrán ser utilizados en gastos corrientes, tales como pago de salarios, financiamiento de becas, proyectos de investigación o acción social[1]. Por el contrario, se obliga a las universidades a emplear esos recursos en obras de infraestructura y equipamiento.

 

Esto es un ataque a la autonomía universitaria, ya que obliga a invertir en un solo rubro (infraestructura y equipo) una enorme cantidad de recursos que, normalmente, se dedican a otros sectores sustantivos como salarios, becas, regionalización, acción social o investigación. Se suponía que la autonomía universitaria estaba garantizada por la Constitución Política y demás legislación, sin embargo, los capitalistas en el gobierno, la Asamblea Legislativa y la derecha neoliberal la tienen bajo ataque en concordancia con las políticas privatizadoras de los organismos internacionales como Banco Mundial (BM), Fondo Monetario Internacional (FMI) y Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

 

Las consecuencias de esta medida son muy graves y alarmantes. Las universidades son incapaces de ejecutar esa enorme cantidad de dinero solamente en infraestructura y equipo, que requiere una serie de trámites previos para la construcción de infraestructura o compra de equipo como los estudios, diseños, permisos, licitación, etc. La imposibilidad de ejecutar esos recursos en un solo año generará una subejecución presupuestaria artificial que puede luego ser motivo para un nuevo ataque o recorte de parte del gobierno autoritario o la asamblea de neoliberales y conservadores.

 

De esta manera, presionan para que las universidades generen sus propios recursos, mediante el aumento en el pago de matrícula, la venta de servicios u otros. Limitar parte importante del FEES a solo “inversión de capital” es una medida para presionar a las universidades a que generen sus propios recursos, cuestionando los fundamentos de la educación como un derecho universal, público y gratuito en el que el Estado debe invertir.

 

La medida impuesta por el gobierno amenaza todos los rubros del presupuesto universitario: pone en peligro la contratación de 1600 docentes en la UCR y afecta las sedes y recintos; en el caso de la UNED es tan grave que se amenazan todo el pago de salarios de sus funcionarios pues se ejecutan del FEES . También peligran los programas de acción social, la investigación científica, crítica e independiente; así como las becas que representan un rubro sensible para los sectores más vulnerables del estudiantado. El presupuesto para la inversión en sedes y recintos regionales, y en pago de salarios docentes se verán afectados con esta medida autoritaria y neoliberal del gobierno.

 

Es repudiable que las rectorías firmaran el acuerdo FEES-2020 con el gobierno sin ningún tipo de consulta al sector trabajador y estudiantil, en medio de vacaciones y sin ningún tipo de discusión pública. La firma de los últimos acuerdos FEES fueron a la baja y las rectorías son cómplices de las políticas de ajuste que impulsan los organismos internacionales y los capitalistas explotadores. Las rectorías están comprometidas con un modelo de universidad corporativa para el mercado y las empresas.

 

Por eso, aunque asistamos a las marchas que convoque el CONARE, no podemos depositar ninguna confianza en las Rectorías, porque no defienden el modelo de universidad pública.  Lo mismo aplica para la FEUCR de Progre (juventud del PAC), la cual no hizo nada para organizar el movimiento estudiantil y resistir los ataques del gobierno.

 

Desde ¡Ya Basta! alertamos en los últimos meses que, como parte de la discusión sobre el presupuesto nacional en la Asamblea Legislativa durante octubre y noviembre eran inminentes los ataques contra el FEES, por lo cual era necesario preparar un Encuentro Universitario en Defensa del FEES y la Autonomía Universitaria. Este ataque del gobierno confirma nuestra caracterización y hace más apremiante la realización de un espacio de este tipo, donde confluyamos estudiantes, trabajadores y trabajadoras universitarias, para construir un plan de lucha unitario en defensa de las universidades públicas con independencia de la rectoría.

 

Sumado a esto planteamos que ante estos ataques es sumamente necesario que salgamos a las calles de manera inmediata y proponemos las siguientes medidas de lucha:

 

  1. Convocar para el martes una marcha de todos los sectores universitarios, trabajadores y estudiantiles, hacia Casa Presidencial y que tenga por objetivo la derogatoria de la medida impuesta por el gobierno.
  2. Exigirle a la rectoría y a la FEUCR la facilitación de los trámites administrativos y financieros para que se sumen las sedes y recintos regionales en la convocatoria.
  3. Iniciar un plan escalonado de lucha con protestas, campaña de información, pasadas por aulas, acciones directas y movilización estudiantil. Por un plan que derrote las medidas del gobierno contra la educación pública.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] “El Ministerio de Hacienda redirecciona 70 000 millones del FEES”, en https://www.ucr.ac.cr/noticias/2019/10/14/el-ministerio-de-hacienda-redirecciona-70-000-millones-del-fees.html (Consultado el 14 de octubre de 2019).

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre