Mariana Araya Villalobos

Desde antes de la pandemia muchos centros educativos costarricenses carecen de una buena infraestructura; con la crisis por el COVID 19 esto afecta aún más ya que no cuentan con los espacios necesarios para poder desinfectarse. Algunos no tienen elementos de limpieza como alcohol, jabón, desinfectante, etc, ni el presupuesto para poder adquirirlos.

 Por otro lado, está el tema de las vacunas,  la mayoría de los docentes solo cuentan con una dosis, que realmente no les protege, mientras la mayoría de los estudiantes no están vacunados. Pero el MEP decidió aumentar la capacidad de las aulas.  Desde el ¡Ya Basta! Secundarios exigimos un regreso  a lecciones en condiciones seguras, es necesario  que el Estado invierta en presupuesto público en vez de recortarlo.

Pruebas FARO, La suspensión no es igual a cancelarlas. 

Las pruebas FARO fueron suspendidas para sextos de escuela, undécimos y duodécimos de colegios técnicos, sin embargo, estas siguen en pie para quintos de escuela, décimos y undécimos de colegios técnicos.

¿Qué pasa con las FARO? ¿Por qué estamos en contra?

Exigimos la eliminación total de estas pruebas no sólo porque como estudiantes no tenemos la suficiente preparación para presentarlas, sino porque estas pruebas vienen a imponer un modelo de educación al servicio del mercado.

 Las pruebas de Fortalecimiento de los Aprendizajes para la Renovación de Oportunidades (FARO) son una “sugerencia” de la OCDE un club de países ricos que se dedica a imponer modelos económicos, educativos,etc sobre otros países como el nuestro, que para poder ser parte deben cumplir una serie de “requisitos”. 

Con esto la educación costarricense está tomando un camino hacia el mercado, con una pérdida del pensamiento crítico mientras sólo se proporcionan habilidades y conocimientos para adaptarnos a un sistema laboral cada vez más precario y explotador.

Después de una abrupta suspensión del ciclo lectivo, denunciamos nuevamente que los estudiantes estamos siendo sobrecargados de trabajos y exámenes, que no tienen en cuenta las dificultades que afrontamos a más de un año de crisis económica, sanitaria y educativa. 

Falta de Conectividad

Regresamos a lecciones bimodales y 425 mil estudiantes no tienen acceso a internet o dispositivos. Debemos organizarnos y luchar por una educación pública sea accesible para todos.

exigimos al gobierno y al MEP que garanticen la conectividad para todo el estudiantado de forma inmediata, ya que cuentan con los recursos para hacerlo. El FONATEL tiene 203 mil millones guardados que podrían utilizarse para brindar educación inclusiva ante la emergencia sanitaria. 

Sin embargo Carlos Alvarado prefiere no intervenir para que las empresas de telecomunicación no pierdan, demostrando una vez más que sus negocios con las grandes empresas son mucho más importantes que nuestro derecho a la educación.

Sumate al ¡Ya Basta! Secundarios 

Por todo lo anterior te invitamos a sumarte al ¡Ya Basta! Secundarios, para luchar por una educación pública inclusiva y de calidad. Es necesario organizarnos en cada colegio y escuela mediante asambleas para  informarnos y decidir entre todes un plan de lucha para enfrentar los ataques del gobierno y Mep.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre