¡Ya Basta!

Actualmente en todo el mundo y en el país vivimos una crisis agravada por la pandemia del Covid-19. La pandemia es un producto de la explotación sin límites del capitalismo hacia la humanidad y la naturaleza. En este sistema lo que importa es que siempre crezca la riqueza, que acumulan unos cuantos multimillonarios dueños de las grandes empresas, y con este objetivo han destruido las condiciones sustentables de vida en el planeta.

Ante esto los gobiernos capitalistas, incluido el de Carlos Alvarado, hacen que les de abajo paguemos por la crisis. Así quienes sufren más las consecuencias de la crisis es la gente pobre, trabajadora, mujeres, juventud y los sectores más excluidos de la sociedad. Mientras tanto las grandes empresas siguen acumulando riquezas, aprovechándose de la misma pandemia y manejando las decisiones de los gobiernos para que sus ganancias no se vean afectadas.

En medio de todo a la juventud nos están condenando al desempleo, un 42% de las personas jóvenes no tienen trabajo, y quienes sí lo tienen se encuentran en condiciones de precarización y sin derechos laborales (por ejemplo en las plataformas de transporte y entregas de comida). El futuro que nos ofrece el capitalismo no incluye derechos básicos como trabajo digno, salario justo, vivienda, educación, salud, recreación o un ambiente sano.

A pesar del oscuro futuro que nos impone el sistema capitalista, desde abajo surgen nuevas alternativas, de la mano de la clase trabajadora, las mujeres y la juventud, quienes en todo el mundo se levantan a luchar contra gobiernos, estados y grandes empresarios. Así nos lo demuestra el pueblo colombiano que lleva más de un mes en paros y movilizaciones masivas porque ya no soportan tanta desigualdad y explotación capitalista. La durísima represión del gobierno capitalista de narcos, asesinos y represores ha sido la única respuesta del Estado contra el pueblo trabajador. También lo vemos con el pueblo palestino que lleva resistiendo 73 años a la invasión de un Estado de Israel genocida, racista y colonialista.

En la educación pública nacional existen enormes faltantes en las condiciones de estudio, tanto en las universidades, como en primaria y secundaria. Muches estudiantes no tienen acceso a los recursos básicos para la educación, como internet y dispositivos electrónicos tan necesarios ahora más que antes. También hay faltantes en infraestructura, laboratorios equipados, materiales didácticos, o incluso en el acceso a la educación.

Estudiantes de secundaria se han manifestado en las calles contra las pruebas FARO, que pretende imponer el MEP a pedido de la OCDE, organización internacional de los países imperialistas/capitalistas que nos quiere imponer los criterios del mercado en la educación pública. Forzar la aplicación de las pruebas FARO es no tomar en cuenta los enormes vacíos en el proceso educativo empeorados con la pandemia.

También, recientemente el movimiento estudiantil de la UCR se organizó contra los recortes que quería realizar la rectoría en las becas, lucha que detuvo la mayoría de los recortes, por lo que se mantienen los incremento en gastos de carrera y alimentación que se dieron por la pandemia, y se consiguió mantener el monto de conectividad a estudiantes con beca 5.

En todo el mundo la juventud se está organizando y luchando contra el capitalismo, el patriarcado, el racismo, la desigualdad, la homofobia, la corrupción, el desempleo, el cambio climático, la policía, las instituciones de justicia y el Estado. Han habido enormes rebeliones populares por todo el mundo en los últimos años: Nicaragua, Chile, Hong Kong, Puerto Rico, Bolivia, Colombia, Estados Unidos. La juventud trabajadora, estudiantes y mujeres están jugando un papel de suma importancia en todos estos procesos.

Quién no se mueve, no siente sus cadenas”, decía Rosa Luxemburgo. La juventud hoy se moviliza colectivamente y sabe que las cadenas se pueden romper con organización permanente y lucha constante. Así, las preocupaciones de la juventud se mezclan con dos movimientos sociales a nivel global: el feminista y el ecologista, porque la violencia patriarcal atraviesa todas las instituciones, el Estado y la cultura; y porque ante el cambio climático y la crisis ecológica los gobiernos y las empresas solo ven nuevos negocios, no la necesidad de retomar relaciones humano-naturales sanas.

Necesitamos organizarnos y movilizarnos desde la juventud, junto con la clase trabajadora y las mujeres para tumbar este sistema capitalista. Les invitamos a unirse a ¡Ya Basta! una organización de la juventud estudiantil y trabajadora, para dar todas las luchas junto con la clase trabajadora, las mujeres y los sectores populares.

¡Vamos por una juventud anticapitalista para cambiarlo todo!

Algunos de nuestros ejes de lucha:

Por una juventud anticapitalista: Luchamos contra los de arriba, que recortan los presupuestos de salud, educación, niñez y adolescencia, cultura, etc. Nos oponemos al préstamo con el Fondo Monetario Internacional, que nos quiere hacer pagar durante toda nuestra vida una deuda con el imperialismo. No a la Ley de Empleo Público, ni a la reducción de derechos laborales en el sector público y en el sector privado.

Luchamos por la liberación de las patentes de las vacunas, para que se puedan producir en muchos más laboratorios, para acelerar las campañas de vacunación contra el Covid-19 en todos los países del mundo.

Rechazamos los recortes a la educación pública (MEP y Universidades), por los derechos a la salud, vivienda, trabajo digno, salarios justos, cultura, recreación y a un ambiente sano, etc.

Proponemos que la crisis la paguen los grandes capitalistas multimillonarios, con impuestos directos a las ganancias de las empresas más rentables, como cadenas de supermercados, monocultivos, farmacéuticas, call centers, aplicaciones de transporte y delivery, tecnología, financieras, los evasores y corruptos.

Por una juventud feminista: Les militantes del ¡Ya Basta! también somos parte de Las Rojas, agrupación feminista que aboga por los derechos de las mujeres las niñas y la diversidad. Vamos por un movimiento de lucha en las calles que enfrente la opresión del Estado capitalista y patriarcal.

Participamos en espacios de organización como Aborto Legal Costa Rica, con el que presentamos un proyecto de ley por la interrupción voluntaria del embarazo, y nos encontramos en una campaña nacional para ganar la mayoría social a favor de este derecho. También impulsamos la Coordinadora Feminista contra femicidios e impunidad para luchar por Ni una Menos contra las instituciones del Estado cómplice de la violencia patriarcal.

Luchamos contra todas las desigualdades que sufren las mujeres y la diversidad, como el derecho al trabajo digno y contra la trata y la explotación sexual. Debemos organizarnos en los espacios de trabajo y estudio para enfrentar la violencia patriarcal. Urge un Estado Laico, así como el acceso a educación sexual laica, científica y feminista para erradicar la cultura machista.

Por una juventud ecologista: Luchamos contra el capitalismo que extrae de la naturaleza materiales y energía para generar riqueza sin importar los ciclos de la vida. Nos solidarizamos con los sectores trabajadores, comunidades y pueblos indígenas que defienden la naturaleza y sus medios de vida de la voracidad capitalista. Exigimos justicia para Sergio Rojas y Jehry Rivera, indígenas asesinados por recuperar la tierra que les pertenece legítimamente.

Luchamos contra la expansión piñera, que se roba los nutrientes de la tierra y contamina con agrotóxicos las fuentes de agua, el suelo, los alimentos y a las personas trabajadoras y comunidades aledañas a las plantaciones de monocultivos. La actividad piñera, que paga salarios de hambre y esclaviza trabajadores migrantes, no paga impuestos y deforesta e invade ilegalmente tierras protegidas que son patrimonio natural de todes para seguir acumulando.

A juventud estudiantil y trabajadora, les invitamos a unirse a ¡Ya Basta! para dar todas las luchas junto con la clase trabajadora, las mujeres y los sectores populares.

¡Pongamos en pie un movimiento que cuestione y lo cambie todo!

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre