• Este proyecto se perfila como la cereza en el pastel de toda la avanzada de las élites burguesas contra la clase trabajadora y las conquistas históricas.

  • Esto representa un peligro para el funcionamiento de las universidades, las cuales quedarían completamente supeditadas a los mandatos del Ejecutivo.

Sthefanny Zúñiga

Cuando hablamos de un Leviatán una de las imágenes a las cuales remite es al monstruo que se enfrenta a Behemont al final de los tiempos según el relato bíblico del cristianismo. Está misma figura fue usada por Hobbes para referirse a un Estado autoritario, entre otras.

Lo mismo busca el gobierno de Carlos Alvarado: centralizar -indistintamente de las particularidades- todo el sector público, sin reconocer, siquiera, la división de poderes y las autonomías, so excusa de “regular el salario del sector público”. Todo esto concentrado en el Ministerio de Planificación (Mideplan).

Este proyecto se perfila como la cereza en el pastel de toda la avanzada de las élites burguesas contra la clase trabajadora y las conquistas históricas. “Esta propuesta va en la línea de cargarle el ajuste a la clase trabajadora bajo el discurso reaccionario de que los salarios son la causa del desequilibrio fiscal. Esta responsabilidad queda patente en la introducción de una de las versiones (el expediente 19.431, que no es el que está en trámite) cuando señala “la especial relevancia de la situación salarial del sector público en un contexto fiscal donde dicha masa salarial aparece como uno de los disparadores del gasto público”.” (1)

Este proyecto contiene una objeción de conciencia que garantiza la libre discriminación en el sector público, la nula obligatoriedad por asistir a capacitaciones entre otras. “La objeción de conciencia ha sido uno de los caballos de batallas de los diputados conservadores, para evitar que los funcionarios públicos se vean obligados a prestar servicios públicos como la fecundación in vitro o procesos legales para parejas del mismo sexo.

Con lo aprobado, dan un paso, pequeño pero importante, en sus planes de limitar la acción del Estado para sensibilizar a su personal en temas de derechos humanos que van en contra de sus posiciones religiosas.” (2)

Sobre la autonomía universitaria

El 08 de abril se aprobó en el Plenario Legislativo una moción (274) de la liberacionista Yorleny León en la cuál se retrotraen todos los intentos de “salvaguardas” a las autonomías que se habían aprobado. Demostrando, una vez más, que no se puede confiar en la cueva de ladrones que es el Legislativo.

Está moción fue apoyada, también, por Carlos Alvarado quién se manifestó a favor de la moción de la liberacionista. “En este punto, la moción más importante es la que tuvo el numeral 80. Esa moción debe ser aprobada. Sin esa moción, el proyecto pierde su contenido”, aseguró Alvarado.” (3). Con lo cual, básicamente, está a favor de desmantelar las autonomías institucionales.

Con la eventual aprobación de este proyecto de ley no sólo habría un empeoramiento de los salarios en el sector público, también se convertiría al Mideplan en un súper ministerio con la capacidad de intervenir en materia salarial, de contrataciones, evaluaciones y despidos en todo el sector público… lo cuál abre las puertas a los despidos por afinidades políticas.

Las universidades públicas también se ven implicadas en todo esto; “pierde [la universidad. S.Z] la potestad de administrarse, organizarse y auto-estructurarse, definir sus políticas, regular todas sus competencias y decidir libremente sobre su propio personal, en ejercicio de su potestad de autogobierno” (4).

Esto representa un peligro para el funcionamiento de las universidades, las cuales quedarían completamente supeditadas a los mandatos del Ejecutivo. Además atenta contra la investigación y la educación crítica, pues ¿qué pasaría si un o una docente resulta ser una “incomodidad” para los intereses del Ejecutivo? Este tendrá la potestad tanto de decidir que se juzga, hacer el juicio y dar la sentencia.

Cabe rescatar que, incluso, la universidad perdería la capacidad de tramitar y juzgar los casos de acoso y hostigamiento (5), garantizando aún más la impunidad y la violencia contra las mujeres.

Ante lo anterior, desde el Nuevo Partido Socialista, Las Rojas y ¡Ya Basta! le hacemos un llamado a los distintos movimientos sociales para articular la lucha contra el Proyecto de Empleo Público -que se votará en primer debate entre la última semana de este mes y la primera de mayo. Es necesario organizarnos para frenar la avanzada neoliberal del la Asamblea Legislativa y el Ejecutivo.

Además, le hacemos un llamado particular al movimiento estudiantil para organizarnos y defender la autonomía universitaria y la libertad de cátedra, ya que de aprobarse este proyecto, sería la mayor derrota de las universidades. Les invitamos a unirse a ¡Ya Basta! para organizar la lucha contra el gobierno.


Notas:

1 IzquierdaWeb. https://izquierdaweb.cr/nacional/ley-de-empleo-publico-que-dice-y-por-que-hay-que-enfrentarlo/

2 CulturaCR. https://www.culturacr.net/26-legisladores-mantienen-objecion-de-conciencia-fabricista-en-proyecto-de-empleo-publico/amp/

3 Semanario Universidad. https://semanariouniversidad.com/pais/presidente-alvarado-diputados-deben-mantener-universidades-municipalidades-y-autonomas-en-empleo-publico/

4 CONARE. https://www.facebook.com/133420526731180/posts/5225006450905870/?app=fbl

5 Semanario Universidad. https://semanariouniversidad.com/pais/mideplan-resolvera-casos-de-profesores-destituidos-por-acoso-sexual-en-universidades-publicas/

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre