Reforma o Revolución: las fortalezas y debilidades del Movimiento pro-democracia de 1989

Tiananmen dejó sentadas las bases para un más amplio movimiento de lucha democrática en el futuro.

0
23

Traducción del chino al inglés de LAUSAN. Traducido al español por Izquierda Web. Debemos agregar a este artículo que opinamos que una debilidad de las manifestaciones de 1989, no señalada por el autor, es la falta de perspectiva propia anticapitalista. 

Construyendo un espíritu de lucha independiente

Hasta 1976, mucha gente defendía y creía genuinamente en el maoísmo, la ortodoxia del Partido que abarcaba a toda China. El Incidente de Tiananmen de 1976 marcó el comienzo del despertar del pueblo, representando su desilusión con Mao Zedong. No obstante, aunque la vieja ilusión se había disipado, se crearon nuevos mitos en torno a Zhou Enlai y luego a Deng Xiaoping. En lugar de depender de su propia fuerza para luchar de forma independiente, muchas personas continuaron contando con la capacidad de del partido de “mejorar”. Esta fue la razón por la cual el movimiento a favor de la democracia de 1976 no tuvo mucho apoyo de estudiantes y trabajadores, y permaneció de alcance limitado. Sin embargo, la autoridad de Deng era incomparable a la de Mao. Si la autoridad de Mao derivó de liderar la revolución, la de Deng se basó en una “revitalización” temporal (“中興”, reactivación) en medio de múltiples crisis políticas. Si se podía destruir la autoridad de Mao, no debía ser difícil destruir la de Deng. De hecho, fue destruida muy rápidamente. El movimiento estudiantil de 1986 ya había demostrado tener una fuerte impronta independiente. Aunque los estudiantes continuaron presentando sus respetos a Deng, sus demandas se estaban volviendo cada vez más subversivas. Exigieron la libertad de prensa y la divulgación de documentos personales de los funcionarios; algunos de ellos incluso exigían un sistema multipartidista. En lugar de confiar únicamente en Deng, los estudiantes se manifestaron por estas demandas a través de acciones concretas.

En cuanto al movimiento pro- democracia de 1989, encarnó un espíritu de lucha independiente desde el principio. Si bien había abandonado hacía mucho tiempo las ilusiones sobre Deng e incluso había comenzado a atacarlo extraoficialmente, tampoco había aparente ilusión sobre los llamados «reformistas» de Zhao Ziyang. Los manifestantes enfatizaron repetidamente que no confiarían en ninguna facción del Partido y tomaron medidas concretas para obligar al Partido a comprometerse. Este era un fenómeno nuevo. Mao, Zhou y Deng eran íconos del pueblo, y el Partido se había apoyado en estos íconos para engañar a su pueblo. Ahora el Partido ya no tenía esos íconos y la gente ya no creía en el Partido. Que un movimiento pro-democracia tuviera verdadero éxito solo era posible destruyendo todas las viejas ortodoxias e íconos para hacer añicos las ilusiones de la gente. El Partido declaró la ley marcial el 20 de mayo y los manifestantes exigieron que la APN destituyera al primer ministro Li Peng.

Luego de la masacre del 4 de junio, el movimiento llamó al pueblo a derrocar al gobierno. Claramente, sus ilusiones acerca del Partido se habían hecho añicos aún más. Podemos proclamar que el movimiento a favor de la democracia de 1989 ha dado paso a una nueva era para China: las mentes de las personas se habían liberado del control del Partido y, de ahora en adelante, la gente solo creería en su propio poder. Por supuesto, no es suficiente confiar únicamente en el despertar político: también se requería una ruta correcta de lucha. Sin embargo, esto ya era un sustancial paso adelante.

Crece la conciencia democrática

Las principales demandas de los estudiantes en las manifestaciones del 27 de abril no incluían directamente reformas democráticas. A pesar de que eventualmente se intensificaron para exigir la destitución de Li Peng después del 20 de mayo, todavía pedían la destitución de líderes individuales y no de todo el gobierno, lo que solo sucedió luego del 4 de junio. Sin embargo, para entonces ya estaban a punto de ser reprimidos.

Sin embargo, este movimiento sin duda demostró que la conciencia democrática del pueblo ya se había elevado significativamente. Los estudiantes anunciaron públicamente que había pasado el tiempo de contar con Bao Zheng[1] y enfatizaron repetidamente que no solo exigían la renuncia de líderes individuales, sino que querían un sistema democrático. Constantemente afirmaron que la democracia y la libertad eran sus derechos inherentes, no los privilegios otorgados por las autoridades. Se opusieron constantemente a la prohibición estatal de las movilizaciones, diciendo que estas medidas eran fundamentalmente ilegales.

Si bien los lemas anti-Deng no se convirtieron en los lemas oficiales de la Federación Autónoma de Estudiantes de Beijing (SAF) y la Federación Autónoma de Trabajadores de Beijing (WAF), fueron comunes en todas las protestas. El declive político de China ha sido muy severo durante los últimos cuarenta años y, como resultado, el gobierno autoritario ha continuado afianzándose. Dadas las circunstancias, oponerse directamente al líder supremo era el mayor tabú. Sin embargo, desde el principio, el movimiento se opuso informalmente a Deng y pidió su retiro. Fue un gran avance para la conciencia republicana. También fue innovador que los estudiantes tuvieran el coraje de exigir un diálogo directo con el líder. Si bien todavía sabían poco sobre todo el trasfondo histórico, el marco político y los detalles esenciales de un sistema genuinamente democrático, su conciencia de la democracia política maduró y creció en la práctica.

Más importante fue la práctica de la autonomía democrática de los estudiantes. Tanto estudiantes como trabajadores habían organizado asociaciones autónomas. Mientras el gobierno estaba temporalmente paralizado, tales asociaciones ya actuaban de manera autónoma; organizaron las entregas de alimentos y agua y dirigieron el transporte por su cuenta. Debido a las circunstancias caóticas, estas asociaciones inevitablemente tenían muchos inconvenientes; sin embargo, el hecho de que las personas establecieran sus propias organizaciones de forma independiente fue un paso innovador.

Ganándose a los trabajadores

Antes del 24 de abril, los principales impulsores del movimiento eran los estudiantes universitarios. El Editorial[2] [de los medios estatales] del 26 de abril enardeció no sólo a los estudiantes, sino también a los trabajadores y otros ciudadanos que hasta ahora habían simpatizado silenciosamente con los estudiantes. Millones de ciudadanos se reunieron para recibir a los estudiantes y ayudarlos a romper el bloqueo. Al hacerlo, los trabajadores entraron en la escena histórica, aunque temporalmente en un papel de apoyo. En 1978, ni los estudiantes ni los trabajadores apoyaron el movimiento a favor de la democracia; en 1986, sólo los estudiantes participaron en las manifestaciones estudiantiles; en cambio, la manifestación del 27 de abril de 1989 fue un verdadero punto de inflexión. Los estudiantes iniciaron una huelga de hambre el 13 de mayo y al quinto día sus vidas corrían peligro; sin embargo, el Partido permaneció impasible, lo que resultó en la manifestación más grande el 17 de mayo, a la que asistieron tres millones de personas. Y esta vez, los trabajadores también se involucraron en una acción de masas. Pasaron de desempeñar un papel secundario al protagonista.

Dada la importancia de los trabajadores en la producción industrial, el Partido estaba más que aterrorizado de que estudiantes y trabajadores actuaran en tándem -lo que más temía que sucediera se estaba volviendo realidad. No se puede olvidar que la conciencia política de los trabajadores chinos, especialmente su conciencia democrática, fue suprimida durante mucho tiempo. Si bien durante mucho tiempo habían estado insatisfechos con la dominación del Partido, siempre habían recurrido a la resistencia pasiva individual, lo que, aunque irrita al Partido, erosiona el sentido de lucha colectiva ya muy débil de los trabajadores. De manera gratificante, la movilización de los estudiantes en Tiananmen creó con éxito un espacio para que los trabajadores se organizaran desde su pasividad. Los trabajadores reconocieron su papel crucial como productores en la economía y tuvieron un impacto masivo en el movimiento.

La huelga de facto empujó a todo Beijing a una parálisis parcial, profundizando la crisis del Partido; los trabajadores del transporte conducían autobuses para bloquear vehículos militares; los obreros acondicionaron sus fábricas para producir armas defensivas para los manifestantes; y los ferroviarios se negaron a transportar personal militar. En particular, los panfletos de la WAF acusaron al Partido de apropiarse de la autoridad del pueblo para administrar sus propios recursos económicos, exigieron que el Partido ceda el poder a los trabajadores para determinar el curso de las industrias productivas del país y declararon su intención de expulsar a los burócratas parásitos. En otras palabras, expuso directamente la base de la dominación del Partido.

La revolución comienza

Se puede decir que la revolución comenzó en China el 17 de mayo, con la declaración de la ley marcial el 20 de mayo empujando a la revolución a dar un paso adelante. En términos de los objetivos establecidos por los líderes del movimiento, éste todavía era reformista en ese momento. No pidió el derrocamiento del Partido, sino que exigió la destitución de Li Peng por parte del Comité Permanente de la APN. Todas las demandas fueron presentadas dentro del marco legal existente. Dada la intensidad del conflicto entre el Partido y el movimiento prodemocracia, no cabía duda de que la revolución ya había comenzado.

Los trabajadores y estudiantes ya estaban unidos en su objetivo de formar organizaciones independientes, decididos a obligar a las autoridades a hacer concesiones, y habían tomado acciones extraordinarias como interceptar vehículos militares después del 20 de mayo. En cambio, el Partido se había dividido bajo la presión de las masas. movimiento, con fisuras desde abajo hasta los niveles más altos de liderazgo En ese momento, Zhao Ziyang ya había desobedecido a Deng. La crisis de gobierno del Partido nunca había sido mayor, y la pacificación e intimidación de los manifestantes ya no era efectiva.

Aunque el movimiento todavía reconocía la legitimidad del gobierno en este momento, ya no respetaba su autoridad. Si bien es posible que un movimiento naciente no se haya convertido necesariamente en una revolución completa, los gobernantes sintieron que ya no podían gobernar como estaban, y los gobernados también sintieron que ya no podían soportarlo. Incluso si el pueblo no abogara por la revolución en este momento, una confrontación entre los dos partidos pondría la revolución en la agenda tarde o temprano: o el pueblo se rebelaría de inmediato o sufriría una represión brutal.

La caída del movimiento

A pesar de sus muchas debilidades, el movimiento pro-democracia de 1989 se convirtió en un movimiento democrático notable. Aún así, nadie puede escapar al veredicto de la historia. Al final del día, las debilidades siguen siendo debilidades. Aunque no acabaron con el movimiento de inmediato, resultaron en su eventual fracaso. Cuanto más rápida sea la escalada del movimiento, más desastrosos serán sus fracasos.

Los objetivos de la manifestación del 27 de abril fueron reformistas desde el principio. El movimiento adoptó el pacifismo y el gandhismo, que iban de la mano del reformismo en su estrategia. Los estudiantes afirmaron en repetidas ocasiones que nunca utilizarían la fuerza e incluso se opusieron rotundamente al uso de la fuerza en defensa propia. Todos los participantes debían abstenerse de contraatacar. Según la explicación de los líderes estudiantiles, insistirían en la paz, que tenía el sacrificio como principio supremo. De esta manera, el sacrificio fue tratado como la meta más alta en lugar de un método. Su gandhismo era tan dogmático que incluso cuando el Partido no solo los reprendió y golpeó, sino que también envió tanques el 3 de junio, un número considerable de estudiantes aún se oponía al uso de la fuerza por parte de trabajadores y ciudadanos para detener la masacre. Algunos estudiantes recuperaron armas pero simplemente las quemaron. Otros estudiantes incluso estaban decididos a proteger a los soldados que conducían los tanques que ya habían atropellado a muchos. Por supuesto, también hubo muchos estudiantes y trabajadores que se levantaron en armas contra los militares. Por lo tanto, desde el comienzo de la masacre, hubo una división abierta y encubierta sobre la estrategia de lucha del movimiento. Algunos insistieron en el gandhismo, mientras que otros ya lo habían abandonado.

El 23 de mayo, [nosotros en Sun Miu] publicamos un artículo que señala que este gandhismo era incorrecto. Sin duda ganaría la simpatía de la gente, pero también resultaría en el fracaso del movimiento. Por un lado estaban los gobernantes viciosos y totalmente armados, y por el otro estaban los ciudadanos indefensos. Si bien los ciudadanos afirmaron que querían obligar a los gobernantes a comprometerse, declararon que nunca recurrirían a la fuerza, ni siquiera en defensa propia; en este contexto, ¿cómo era posible que ganara el pueblo? ¿Cómo obligarían a los gobernantes a hacer concesiones? Al final resultó que, no sólo el pueblo fracasó, sino que lo hizo en circunstancias desastrosas.

Incluso si los estudiantes hubieran adoptado las estrategias correctas y hecho los mejores preparativos posibles para usar la fuerza necesaria en defensa propia, es posible que el fracaso fuera inevitable. Sin embargo, es mejor luchar y perder que perder sin luchar. Lo primero no conduce necesariamente a la victoria, pero al menos la probabilidad de éxito no es nula; sin embargo, este último casi no tiene posibilidades de éxito y casi un 100% de posibilidades de fracaso. Ambos pueden implicar muchos sacrificios, pero el último es en vano porque no produce resultados reales.

De hecho , el 4 de junio, cuando la masacre estaba llegando a su fin, la Federación Autónoma de Estudiantes de Beijing estaba a punto de abandonar el gandhismo y pedir formalmente el derrocamiento del gobierno de Li Peng. En otras palabras, el movimiento había comenzado a adoptar una ruta revolucionaria. Pero ya era demasiado tarde: derrocar a un gobierno requiere una preparación a largo plazo. Sin embargo, los preparativos de la Federación durante los últimos meses han sido diametralmente opuestos a tal objetivo. Sus ilusiones pacifistas bajaron las defensas de las personas y paralizaron sus mentes. Cuando la Federación se dio cuenta de que el gobierno necesitaba ser derrocado por la fuerza, no tenía ni los preparativos materiales ni intelectuales necesarios.

Aunque el movimiento a favor de la democracia de 1989 fracasó temporalmente, hizo añicos varias ilusiones reformistas e hizo que la gente se determinara a ser su propia dueña. Aquellos que experimentaron este movimiento definitivamente continuarán luchando y aprenderán y abordarán las debilidades del movimiento. Con cada contratiempo, se fortalecerán y continuarán con el buen trabajo.


[1] Bao Zheng (包拯), un oficial de la dinastía Song, es un símbolo cultural de la justicia.

[2]  Publicado en El Diario del Pueblo el 26 de abril de 1989, el editorial alegaba que el movimiento y sus participantes intentaban crear «disenso entre el pueblo y llevar a todo el país al caos». El editorial llamó a la mayoría de la población a oponerse al movimiento. http://www.tsquare.tv/chronology/April26ed.html

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí