Mussolini: “En materia económica somos liberales”

¿Cuáles eran las opiniones económicas del dictador fascista? La ignorancia "libertaria" intenta confundir los hechos históricos. Son múltiples las coincidencias políticas entre el "liberalismo" y el fascismo italiano.

0
12

El “argumento” de los «libertarios» sería el siguiente: Mussolini era fascista y antes era socialista. Por lo tanto, -como si la historia no importara, los hechos fueran una cosa insignificante y la mutilación de los acontecimientos para acomodarlos a una narrativa delirante algo loable- el fascismo habría sido «de izquierda». 

La bajeza de sus «argumentos» no resiste ni el más mínimo análisis: primero, Mussolini abandonó sus posiciones y en consecuencia fue expulsado del Partido Socialista: fundó el fascismo como fuerza de choque contra el avance obrero y socialista después de la Primera Guerra Mundial. Segundo, el socialismo no es sinónimo de la intervención del estado en la economía. El estado bajo el capitalismo es un estado burgués, ningún marxista va a entender que la intervención del Estado del enemigo de clase como proyecto de sociedad.  Cuando los partidos marxistas plantean que debe estatizarse toda empresa que despida o cierre, siempre plantea “el control obrero” porque jamás dejaría en manos de la herramienta de opresión de clase de la burguesía, las cuentas de una empresa. Tercero: Mussolini, ya como líder fascista, no era «estatista».

Suele citarse como «prueba» la famosa frase: «Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado». Pero esa consigna no es un programa económico, es una defensa del Estado totalitario. Pero: ¿para qué debía servir ese Estado totalitario?

Leamos la siguiente sentencia:

“Creo que es necesario reducir el Estado a su expresión puramente jurídica y política.

El Estado nos dará una policía, salvará al señor de los villanos, una justicia bien organizada, un ejército preparado para todas las eventualidades, una política exterior sujeta a las necesidades nacionales. Por lo demás, y no excluyo ni siquiera las escuelas secundarias, debería dejarse al individuo privado. Si se quiere salvar al Estado, hay que abolir el Estado colectivista, que fue una necesidad provocada por la guerra, y volver al Estado manchesteriano”.

¿Qué eminente liberal dijo esto? ¿Mises? ¿Hayek? No, Benito Mussolini en su discurso ante el parlamento italiano en junio de 1921, el fascista supuestamente “socialista y estatista”.

Por si te queda alguna duda del desprecio de Mussolini al socialismo y su cercanía a las ideas liberales, lee el siguiente fragmento: “En cuanto a la economía somos anti socialistas, devolveré el ferrocarril y la telegrafía a manos privadas porque el estado actual de las cosas es inaceptable”. Eso dijo Benito Mussolini en el Teatro Augusteo el 7 de noviembre de 1921 y agregó: “En materia económica somos liberales”.

Fascismo y liberalismo están lejos, muy lejos, de ser una misma cosa. Pero en momentos extremos, en su defensa del capitalismo y su Estado, motivados por su enemistad con el socialismo, las fronteras entre uno y otro son al menos difusas… cuando no desaparecen completamente.

No solamente los referentes «libertarios» austríacos elogiaron y hasta formaron parte de gobiernos fascistas y dictaduras militares, ni solo se trata de que los integrantes de las listas de los «libertarios» como Villarroel reivindiquen la dictadura de Videla, ni siquiera estamos trayendo a debate el hecho de que Milei mismo trabajó para un genocida como Bussi… el único argumento que esgrimían para defenderse, el de “Mussolini era socialista y estatista” es completamente absurdo. Es un dogma reñido con los hechos.

Por supuesto que algunos discursos no bastan para probar nada. En otro artículo de este portal se explicó que las medidas económicas tomadas por Mussolini fueron perfectamente «liberales», que los economistas de esa corriente se aliaron gustosamente a él y que tuvieron en común nada más y nada menos que su afán obsesivo por aplastar al socialismo. Leer Fascistas y «libertarios»: una historia de amor correspondido.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí