Las tareas revolucionarias bajo la bota nazi

37 años de la muerte de Jean van Heijenoort.

0
15

Articulo de marxists

Escrito: En 1942.
Publicado por primera vez: “Revolutionary Tasks Under the Nazi Boot”, en Fourth International, vol. III, num. 11 (nov. 1942), págs. 333-338. Firmado con el seudónimo “Marc Loris”.
Fuente digital de la versión al español: Emiliano Monge, noviembre 2015, para marxists.org.
Traducción al castellano: Emiliano Monge, noviembre 2015, para marxists.org.
HTML para marxists.org: Juan Fajardo, enero 2016.
Nota del traductor: El siguiente texto del dirigente (y ex-secretario personal de Trotsky) Jean Van Heijenoort se encuadra dentro de las dos discusiones más importantes y estratégicas en relación a la Segunda Guerra Mundial y la IV Internacional. El primer debate versa sobre el problema nacional y la guerra: ¿Se habían convertido los países ocupados por los nazis en países que sufrían una opresión nacional, en países semicoloniales? ¿También aquellos países imperialistas con colonias como Francia? Para todo un sector de la IV Internacional, la ocupación no modificaba el carácter imperialista de Francia, y la resistencia al ocupante no podía hacerse de manera conjunta con la burguesía. Otro sector, encabezado por Jean Van Heijenoort (alias Marc Loris), reafirmaba el problema nacional y la consigna de liberación nacional.
La segunda discusión partía de la primera: ¿Se utilizaron correctamente las consignas democráticas por parte de los trotskistas? Para Van Heijenoort, había que retomar consignas democráticas para avanzar con la conciencia de las masas y procesar con su experiencia, a través de los medios revolucionarios, las aspiraciones de éstas. Quería supeditar las consignas propagandistas (Estados Unidos Socialistas de Europa) a las primeras, para evitar caer en un propagandismo abstracto. Van Heijenoort no descartaba la posibilidad de que existiera una fase de parlamentarismo burgués entre la caída de los regímenes fascistas, como una situación transitoria. Como tampoco la necesidad de utilizar la consigna de Asamblea Constituyente.
Este es el segundo de dos textos inéditos en castellano, “El Problema Nacional en Europa”, y “Las Tareas Revolucionarias Bajo la Bota Nazi” que Van Heijenoort publicó en dos números de la revista Fourth International a fines de 1942.


 

 

NOTA DEL EDITOR: Fourth International ha abierto sus páginas a un debate sobre la cuestión nacional en Europa. El primer artículo de discusión, “La cuestión nacional en Europa”, por Marc Loris, fue publicado en nuestra edición de septiembre. El hecho de que era un artículo de discusión fue inadvertidamente omitida. Este artículo Marc Loris es una continuación de la primera. Otros artículos de discusión por diversos contribuyentes serán publicados en las sucesivas ediciones.

La posición oficial del Partido Socialista de los Trabajadores[1] sobre la cuestión nacional en Europa, ha sido aprobada por unanimidad en su décima Convención en octubre, y apareció en nuestra edición de octubre bajo el título “La cuestión nacional en Europa”.

_________________________

La opresión nazi pasó sobre Europa como una aplastadora. En todo el continente, entre el poder nazi y la población, no existe ninguna organización legal en el que las masas pueden refugiarse y reagruparse. Después de los partidos políticos y los sindicatos, el trabajo de destrucción se ha extendido incluso a las organizaciones más neutrales e insignificantes, porque los nazis temían, y con razón, que la más mínima de ellas podría convertirse en un punto de cristalización de la resistencia. En los grupos más pequeños, los nazis introdujeron sus propios hombres, que propusieron la adhesión al “Nuevo Orden”; organizaciones de coleccionadores de estampillas eran gleichgeschaltet.

Lo que quedó de las organizaciones de trabajadores tuvo que pasar por encima de la ilegalidad y de los nuevos métodos. Las organizaciones burguesas y pequeño burguesas tradicionales han creado grupos clandestinos, de un nuevo tipo, no ligados directamente a los viejos partidos. Pequeños grupos ilegales que a menudo no se extienden más allá de los límites de una ciudad o de una región, están apareciendo por todas partes, sólo unos pocos pueden mantener contactos –e incluso de muy irregular– en una escala nacional. Innumerables pequeños periódicos surgen y desaparecen. Los vínculos se establecen y rompen de nuevo. En general, hay que observar, con el paso de los meses, se vio un cierto progreso hacia la centralización, pero muy lentamente, ya que a menudo era interrumpido como consecuencia de las severas condiciones de ilegalidad. Incluso ese movimiento político que se adapta mejor a los trabajos subterráneos, el estalinismo está sufriendo mucho: a pesar de un aparato potente y recursos abundantes, las relaciones entre el centro y las organizaciones regionales a menudo se rompen, una situación que no puede dejar de crear ocasiones favorables para discusión y acción conjunta entre los miembros del Partido Comunista y los trotskistas.

De todas las organizaciones de la clase trabajadora, sin embargo, los partidos estalinistas siguen siendo los más potentes y activos, por un amplio margen. La propaganda estalinista es, por supuesto, completamente chovinista en su carácter, y es muy cuidadoso de no hablar de socialismo. Aparte de los estalinistas, los dos centros más destacados de la resistencia del movimiento obrero están formados por los grupos socialistas de izquierda en Polonia (algunos de ellos cercanos al trotskismo y todos hostiles al Gobierno en el exilio), y por lo que queda de el movimiento sindical noruego, que los nazis no pudieron eliminar por completo. De la Segunda Internacional, poco queda. Últimamente podría señalar una cierta renovación de la actividad de los grupos oficiales socialistas en Bélgica y en el norte de Francia; pero conservan un carácter extremadamente fragmentario.

Las capas amplias de los movimientos pequeñoburgueses han perdido su equilibrio económico y social. La ocupación alemana ha causado, en su conjunto, un enorme empobrecimiento e incluso, hasta cierto punto, la proletarización de la pequeña burguesía. Esta crisis social encuentra su expresión política en la formación de los innumerables grupos y movimientos que reflejan todos los colores del arcoíris de la pequeña burguesía.

En el fondo reaccionario de este espectro se encuentran los grupos chovinistas tradicionales, tales como la organización Gaullista en Francia. Hay que distinguir cuidadosamente entre simpatías muy generalizadas, más bien vagas, de las masas por el campo “democrático”, incluyendo De Gaulle, y la organización gaullista sí. Este último se compone sobre todo de los antiguos hombres y funcionarios militares. No tienen ningún sentimiento por la actividad de las masas a las que, por lo demás, son incapaces de interpelar. La mayoría de ellos están tan aterrorizados del movimiento de masas como la ocupación alemana. Su actividad principal en el campo militar es el espionaje a favor de Inglaterra y, en el campo político, esperando un desembarco angloamericano.

En el otro extremo de este arcoíris se encuentran algunas organizaciones que están sinceramente buscando una manera de salir de la situación intolerable de los niveles inferiores de la pequeña burguesía. Los elementos más adecuados para convertirse en los portavoces de estos, son los jóvenes y los intelectuales. Así, entre sus líderes a menudo que se encuentran los estudiantes, profesores y escritores. Violentamente repelidos por el fascismo, estos estratos sociales están girando hacia el socialismo en busca de una solución para sus desgracias. Ellos voluntariamente admiten que el sistema burgués está llegando a su fin, y aceptan el programa de la federación de los pueblos, pero aún no han superado toda su desconfianza sobre los trabajadores. Sus líderes, a menudo, se mantienen a la espera de un camino más optimista que el de la “dictadura del proletariado”, y acusa al marxismo de ser “estrecho”. Entre estos extremos, diferentes agrupaciones se pueden encontrar, por supuesto, de todas las formas intermedias.

En las terribles condiciones de ilegalidad, hay inevitablemente, entre los diversos grupos clandestinos, acuerdos prácticos frecuentes: para la impresión de periódicos, para el transporte de la literatura y de las personas, etc., –incluso la búsqueda de papel es un problema grave. Sin este tipo de contactos, sería simplemente imposible existir; e implican ningún tipo de compromiso con el programa.

Incluso ahora, en los países ocupados, especialmente en Europa occidental, las ocasiones para manifestaciones públicas no son infrecuentes: las manifestaciones de amas de casa contra la falta de alimentos, las manifestaciones contra los restaurantes que sirven comida a los ricos sin tarjetas de racionamiento, las manifestaciones contra los “colaboracionistas”, las manifestaciones públicas en diversas fiestas nacionales (día de la Bastilla, etc.). Estas manifestaciones son organizadas por grupos ilegales de todo tipo, y la cuestión de nuestra participación se plantea. Es difícil dar una respuesta general. El punto importante para determinar si participamos no es tanto la naturaleza de la ocasión o de los iniciadores de la manifestación, sino de la situación política y las posibilidades del momento. Si se llevan a cabo varias veces ciertas manifestaciones, movilizando a un creciente número de manifestantes, es el deber del partido revolucionario llamar a los trabajadores a participar en ellas, a pesar de que sean organizadas por grupos de la pequeña burguesía nacional. Por supuesto, también es la tarea del partido aparecer en ellas con sus propias consignas. Después del aplastamiento de todas las organizaciones, la desaparición de toda vida política organizada, toda manifestación que restaura la sensación de la acción colectiva (por modesto o confundido sus objetivos pueden ser), es muy progresiva, y la tarea del partido revolucionario es ayudar, y si posible, ampliarla.

Obviamente, mientras aprovechamos todo posible paso adelante, no podemos limitar nuestra libertad para criticar los programas reaccionarios y utópicos. Ahora, como siempre, los marxistas continuamos nuestro trabajo de explicación y clarificación. Deben, sobre todo, denunciar la falsedad y la hipocresía de todos los grupos chovinistas que desean nada más que la venganza y que, aunque exigiendo la libertad de su propia nación, no dudan ahora y no dudarán después, en participar en la opresión de otras naciones. Por lo tanto, todos los movimientos que encuentran su inspiración en Londres y Washington (los gobiernos en el exilio, el general De Gaulle, etc.) deben caracterizarse no como movimientos nacionales, sino como movimientos imperialistas por sus objetivos así como por sus métodos (la alianza con el imperialismo anglo-estadounidense, la explotación de las colonias belgas, de una parte de las colonias francesas, holandesas, etc.). Estos grupos tratan de encadenar la revuelta popular nacional a uno de los campos imperialistas. En las nuevas circunstancias que llenan el papel tradicional de los partidos burgueses que tienen su base en la pequeña burguesía. Uno de estos fue el difunto partido Radical de Francia, que se basaba en las aspiraciones democráticas del campesino francés para sumirlo a las grandes empresas. Ahora el movimiento gaullista explota para las metas imperialistas el despertado sentimiento nacional. Su programa y aquél de grupos similares sólo pueden traer nuevas catástrofes a Europa.

En cuanto a las diversas agrupaciones de la pequeña burguesía que están dando vuelta en dirección del socialismo, debemos tener una actitud mucho más paciente y pedagógica hacia ellos. Estos grupos, rebelándose contra la actual opresión, van tan lejos como para culpar al sistema de trusts imperialistas y de monopolios, pero siempre conservan, como hemos indicado, cierta aprensión hacia el programa de los trabajadores. Su programa general, vagamente hablando, es la democracia formal. En las conversaciones con estos grupos la tarea principal es mostrar la realidad detrás de las formas de democracia pura, y con paciencia pero con firmeza, señalar que hay que elegir, porque no hay “tercera vía”.

En la situación actual, todas las reivindicaciones democráticas están cargadas de una enorme potencialidad revolucionaria; en la época de la desintegración del régimen capitalista sólo la revolución proletaria puede hacer realidad a los principios democráticos. Por lo tanto, los partidos marxistas deben ser los campeones más resueltos de estas demandas, sabiendo bien que su cumplimiento conduce la sociedad, al umbral del socialismo. Pero ésta es también la razón por la que las demandas democráticas se convierten en una mentira cuando se separan del programa socialista, ya que sin este programa no pueden materializarse. La democracia burguesa no es sólo una democracia formal que encubre la verdadera desigualdad entre capitalistas y proletarios; sino que en nuestra época esta democracia formal solamente puede existir por breves intervalos, en forma anémica, y pronto dará paso a dictaduras bonapartistas y fascistas, o al socialismo. Hablar de la libertad ahora, y guardar silencio sobre el único medio de lograrlo, la revolución proletaria, es repetir una frase vacía, para engañar a las masas. La acción conjunta con grupos pequeñoburgueses democráticos, a menudo inevitable y, además, deseable, no nos puede hacer dejar de criticar a sus programas ante las masas y tratar de ganar a la mejor parte de su organización.

Los programas de casi todos los grupos clandestinos, estalinistas incluidos, contienen la demanda de una Asamblea Nacional unitaria, elegida por sufragio universal. Para algunos de estos grupos, es su único programa para el día que sigue a la caída del imperio hitleriano. En la sección francesa de la Cuarta Internacional, especialmente en la zona ocupada, una discusión ha tenido lugar sobre la consigna de Asamblea Nacional (o Constituyente).

Los argumentos a favor de su adopción se reducen, en general, a esto: Si estamos dispuestos a luchar por las libertades democráticas, ¿cómo podemos dejar de poner en nuestro programa la demanda que corona todas estas libertades, la Asamblea Nacional? Este razonamiento es incorrecto. Luchamos con las masas, incluso por las libertades democráticas más pequeños, precisamente porque esta lucha abre el camino a la revolución proletaria; al mismo tiempo, le explicamos que esta revolución es la única garantía contra la vuelta de la opresión, de la dictadura, del fascismo. La Asamblea Nacional no es de ninguna manera la coronación de las reivindicaciones democráticas. El sentido real de estas demandas puede llegar a existir sólo a partir del desarrollo de los comités de trabajadores y campesinos. Cuando se separa de la cuestión del poder –burgués o proletario– la consigna de la Asamblea Nacional, en el momento actual en Europa, queda como una cáscara vacía, una cáscara sin contenido revolucionario. Bajo las condiciones actuales de la ilegalidad, la consigna no se corresponde con ninguna experiencia real de las masas, mientras que cada grupo cubre diferentes programas políticos con esta fórmula; así la consigna adquiere un carácter ritual y se convierte en una pieza de charlatanería democrática.

¿Vamos a pasar por una etapa “democrática” tras el colapso del poder nazi? Esto es muy probable. Pero también es muy probable que en este período ya estaremos viendo la formación de comités de trabajadores, embriones de soviets, la transformación de la “etapa democrática” en una más o menos larga etapa de doble poder. Es posible que en ese momento la consigna de la Asamblea Nacional pueda llenarse de un determinado contenido revolucionario. El movimiento del general De Gaulle declaró oficialmente, hace algunos meses, que tras a la caída del nazismo, el poder quedará en manos de una sola Asamblea elegida por todos los franceses de la manera más democrática; pero en artículos y conversaciones, los representantes gaullistas ya están explicando que entre el colapso de la tiranía nazi y la convocatoria de la Asamblea Nacional, habrá de transcurrir un interregno necesario para salvar al país del caos y restablecer el orden, y que durante este tiempo la democracia será muy limitada. Es fácil imaginar lo que esto significa. Es posible que en ese momento el grito de convocatoria inmediata de la Asamblea corresponderá a la experiencia real de las masas y tendrá un carácter ofensivo contra el gobierno provisional. Sin embargo, esta es la música del mañana.

Terrorismo y Sabotaje

La crítica de la pequeña burguesía y de los programas estalinistas debe continuarse, por supuesto, por una crítica de sus métodos. La opresión nazi ya ha despertado en Europa múltiples formas de resistencia: manifestaciones pasivas de todo tipo, atentados contra la vida de los oficiales alemanes, limpiando “colaboracionistas”, explosiones, accidentes ferroviarios, incendios, frenando la producción en las fábricas, dañando las máquinas, huelgas, manifestaciones callejeras, revueltas del hambre, actividad de la guerrilla –la última de estas se convierte en guerra casi plena en los Balcanes. La misma variedad de estas actividades revela la diversidad de los estratos sociales que han sido atraídos por el movimiento. Las dificultades del momento presente, la participación de las capas de la pequeña burguesía en el mismo, y la política deliberada del estalinismo, han despertado una ola de aventurerismo.

El terrorismo individual se ha vuelto común en todo el continente. Los estalinistas, en particular, han combinado en su programa, el oportunismo con el chovinismo vulgar, y con un aventurerismo estúpido, muchas veces criminal. El partido revolucionario sólo puede repetir todos los argumentos clásicos del marxismo contra el terrorismo individual; todavía conservan hoy toda su vigencia original. En las conversaciones con los trabajadores bajo la influencia estalinista, debemos, en particular, puntualizar la conexión entre el terrorismo y el burocratismo. El héroe terrorista y el burócrata quieren actuar para las masas, pero al margen de ellos. Tanto el terrorismo y el burocratismo reflejan el desprecio por las masas incompetentes, que debe ser retiradas por los individuo. Repetimos: nada puede ser ganado por los intentos individuales; ellos simplemente sacrifican preciosa devoción de forma inútil y retrasan la acción de las masas. Por supuesto, nuestra crítica del terrorismo no surge de ninguna indignación moral. Debemos enfatizar constantemente que estamos del lado de los terroristas en su lucha contra los opresores, pero que contra el terrorismo, estamos a favor de métodos más eficaces.

Ciertas formas de sabotaje que son la acción de individuos o de pequeños grupos aislados, apenas se distinguen de terrorismo y con frecuencia son nada más que las explosiones de rabia y desesperación, sin ninguna eficacia real. Pero, desde la ocupación de Checoslovaquia en 1939, los trabajadores checos se han comprometido a sabotear la producción dentro de las fábricas. Su ejemplo es ahora seguido por toda Europa.

El sabotaje fue un medio de lucha del origen del movimiento obrero, en momentos en que el capitalismo tuvo que imponer la disciplina de la fábrica moderna sobre los artesanos y campesinos. Fue entonces cuando aparecieron los “ca’canny” escoceses, el anarcosindicalismo en Francia, el IWW En América. Estos movimientos representaban sólo una breve tendencia hacia la lucha de clases. Los trabajadores encontraron en la huelga un arma que era a la vez más eficaz y menos costosa.

Opresión nazi ha hecho que las huelgas sean extremadamente difíciles en la Europa de hoy. Por ello, los trabajadores se han visto obligados a recurrir al sabotaje, que tiene la misma relación con la huelga que la guerra de guerrillas con la guerra regular. No hay duda de que a lo largo de todo el continente los trabajadores, a menudo, se han comprometido a reducir la velocidad de producción y disminuir su calidad bajo su propia iniciativa, sin esperar a la convocatoria de las organizaciones ilegales, lo que demuestra que este método tiene en la actualidad nada de artificial y que su carácter “anormal”, simplemente corresponde a las condiciones “anormales”.

El partido revolucionario debe trabajar para extender el sabotaje dentro de las fábricas en los países ocupados. La tarea es, sobre todo, del interés de la mayor parte de los trabajadores de la fábrica y no debe considerarse como un trabajo técnico reservado a unos pocos “expertos” aislados. Esto es igualmente importante desde el punto de vista político y práctico. La represión se vuelve infinitamente más difícil, y el carácter colectivo de la lucha ayuda a superar la atomización de la clase obrera provocada por el aplastamiento de sus organizaciones. Los primeros meses de la ocupación alemana fueron, en general, caracterizadas por una desaparición de la conciencia colectiva, cada uno pensando sólo en salvarse a sí mismo, a su manera. Este estado de ánimo ya ha sido superado, al menos parcialmente, precisamente por el movimiento de resistencia nacional. Los revolucionarios siempre deben esforzarse por restaurar la conciencia de su poder colectivo a los trabajadores. Las formas colectivas de sabotaje dentro de las fábricas son: el freno de la producción, la disminución de su calidad, el rápido desgaste de las máquinas. En todos los lugares donde puedan, los revolucionarios deben llevar a cabo la formación de un comité dentro de la fábrica –obviamente ilegal– que permita organizar y supervisar el trabajo de sabotaje y la protección contra soplones. Es este sabotaje colectivo, que agrupa a los trabajadores en torno a un objetivo común, frente a la cual la represión puede operar sólo con dificultad, lo que representa el mayor peligro para Hitler. Sabotaje, cuando se concibe como una ayuda directa a la Unión Soviética, no excluye actos aislados contra puntos particularmente sensibles del aparato económico y militar (centrales eléctricas, túneles y puentes de ferrocarril, etc.). Pero todo lo que se puede hacer en este campo siempre seguirá siendo relativamente limitado. Sólo mediante la adopción de un carácter de masas, el sabotaje puede realmente poner en peligro la maquinaria militar alemana, y puede adquirir este carácter sólo en el centro de la fuerza colectiva de los trabajadores, en sus lugares de trabajo.

“Pero”, un estalinista podría decir, “¿los intereses de la defensa de la URSS no justifican el terrorismo individual? ¿No están ustedes mismos por la defensa de la Unión Soviética? Las masas europeas están en una guerra contra los nazis en el frente – ¡y en la guerra todos los métodos son buenos! Por supuesto, los marxistas tienen razón en oponerse al terrorismo como un medio de arrastrar a las masas a luchar, pero ahora el asesinato de oficiales alemanes con revólveres o bombas es una simple medida de guerra”. Este razonamiento, que refleja la política actual de los estalinistas en los países ocupados, traiciona el arte militar así como la política revolucionaria. En una lucha seria, no todos los métodos son buenos. La tarea del jefe militar o del militante revolucionario consiste en la elección de los medios que conducen hasta el fin y dejando a un lado los que son estériles o incluso perjudiciales.

El terrorismo, por su propia naturaleza, siempre conserva un carácter individual. El “terrorismo de masas” sería la revolución. El terrorismo es hoy, cuando todo está dicho y hecho, apenas un pinchazo para Hitler. Pero, en el otro lado de la balanza, las pérdidas son enormes. La sangre de la mejor parte de la clase obrera se derrama sin cesar. La desproporción entre los sacrificios y los resultados obtenidos no puede engendrar más que el desánimo y la pasividad. No es fácil juzgar desde lejos, pero parece que el movimiento de resistencia sufrió un serio revés en Checoslovaquia después del asesinato de Heydrich.

Siempre hemos sostenido que la defensa de la URSS está indisolublemente ligada a la lucha de clases del proletariado internacional. Este principio tiene consecuencias directas para la defensa del Estado obrero. Stalin sacrificó los intereses revolucionarios del proletariado internacional por alianzas con las burguesías imperialistas. Después de las derrotas sucesivas del proletariado europeo, engendradas por el estalinismo, la catástrofe era inevitable. Hoy en día, Stalin intenta saltar sobre las consecuencias de su fatal política lanzando a los trabajadores de la Europa ocupada, a la aventura de terrorismo. Él, por lo tanto, no sólo bloquea su futuro revolucionario, sino también le hace un flaco favor a los intereses militares de la URSS.

El sabotaje de la producción dentro de las fábricas puede producir infinitamente mayores resultados que el asesinato de unos pocos cientos o incluso unos pocos miles de funcionarios o colaboracionistas alemanes. Al despertar la iniciativa colectiva de la clase obrera en vez de paralizarla, el sabotaje de la producción puede alcanzar un alcance que la ola de terrorismo jamás podrá alcanzar. Al mismo tiempo que se acelera el reagrupamiento de la clase obrera, recrea su conciencia colectiva, y lo prepara para entrar en su futuro revolucionario. Los últimos meses han revelado que Hitler está luchando desesperadamente para mantener su producción de armamento. El sabotaje en las fábricas representa para él un peligro mortal. Pero una de las condiciones más importantes para su propagación es dar la espalda a terrorismo individual y a todas las formas de aventurerismo. Incluso en la Europa de hoy las necesidades militares inmediatas de la URSS y los intereses del futuro revolucionario del proletariado europeo coinciden completamente.

Debemos tener en cuenta, además, que el terrorismo individual es un obstáculo para la confraternización con los soldados alemanes. Aprieta los lazos entre soldados y los oficiales en vez de romperlos. Las autoridades militares alemanas toman las mayores precauciones para evitar el contacto entre las tropas y los habitantes. Cada intento de difundir propaganda entre los soldados alemanes se castiga con severidad extrema, porque esto es un peligro mortal para los generales nazis. Esta es también la razón por la tarea de confraternización nunca puede ser abandonada por los revolucionarios.

Las Guerrillas

Las condiciones geográficas y sociales del centro y del sudeste de Europa han permitido la aparición de las guerrillas. Han surgido sobre todo en las regiones donde la población se encuentra diseminada, donde los ferrocarriles son escasos, donde la comunicación es difícil. Son movimientos principalmente campesinos. Pero no del todo. Cada vez que fueron capaces, grupos de trabajadores se unieron a las bandas. Incluso es conocido que en Checoslovaquia las bandas guerrilleras se han formado directamente trabajadores. Se ha informado de que “las zonas densamente arboladas se convierten en un lugar seguro para los cientos de saboteadores de las minas y las plantas siderúrgicas de Kladno, para los organizadores de la resistencia pasiva, y los líderes de los huelguistas. Después de un enfrentamiento reciente, que se produjo entre la policía nazi y mineros checos que fueron encontrados en posesión de la dinamita, los alemanes se comprometieron a expulsar los refugiados de este territorio; pero los fugitivos, que tiene todo el apoyo de la población, eludieron exitosamente a los miembros de la Gestapo”. En varias partes de Polonia, los campesinos han formado bandas guerrilleras, que ahora son ayudadas por los partisanos soviéticos que tuvieron éxito en filtrarse a través de las líneas nazis. Las bandas guerrillas son también muy activas en Rutenia.

Pero es en los Balcanes que el movimiento ha tomado las mayores proporciones, y especialmente en lo que hasta ayer fue Yugoslavia. Yugoslavia era un producto de Versalles, financiado por Francia como un bastión de su hegemonía en Europa. El hecho de que el gobierno de Belgrado gobernó sobre al menos cinco nacionalidades diferentes fue una de las razones de la veloz victoria alemana. El país fue ocupado por alemanes e italianos. El Estado yugoslavo fue destruido. Bajo el peso de una opresión sin precedentes, los campesinos comenzaron a reunirse en las montañas a resistir. La guerra imperialista fue seguida por una lucha nacional, mitad revuelta, mitad guerra, contra los opresores alemanes e italianos, así como contra los gobiernos que ellos establecieron en Belgrado y Zagreb. Esta lucha está pasando por muchas vicisitudes. Las bandas son totalmente dispersadas, únicamente para volver a formarse más tarde. Las aldeas que se rebelan prematuramente son aplastadas. Oficialmente, varios cientos de aldeas ya han sido reportadas como arrasadas por los alemanes e italianos.

Por otra parte, el movimiento está ampliamente dividido. La información es escasa y a menudo bastante dudosa, sin embargo, está claro que varias bandas operan por separado. Están separados por las diferencias nacionales: serbios, eslovenos, bosnios, montenegrinos, etc.; también se separan política y socialmente. Los Chetniks, una organización serbia bajo el control directo de Mikhailovich, parece ser el más reaccionario. Se opone a cualquier cambio social y sólo piensa en volver a establecer el régimen anterior. Otras bandas han establecido regímenes “comunistas” o “soviéticos”. ¿Cuál es la realidad detrás de estas palabras? Es más bien difícil de decir. Estas bandas están compuestas, al parecer, de campesinos; los trabajadores mineros se han unido a muchas de ellas y ahora forman una parte sustancial de algunas bandas. En cualquier caso, las diferencias son lo suficientemente grandes como para haber provocado conflictos armados entre las diferentes direcciones, y Mikhailovich ha tomado medidas represivas contra los “comunistas”.

Por lo tanto, tan pronto como el peso de la opresión se aligera un poco, la lucha nacional plantea inmediatamente la cuestión social. El ejemplo de Yugoslavia muestra, aunque en una escala limitada, el carácter extremadamente inestable del movimiento de resistencia nacional en la Europa de hoy, y cómo éste lleva inmediatamente a la lucha de clases. Por supuesto, estamos totalmente en el lado de las bandas de campesinos pobres y trabajadores en sus conflictos con los elementos reaccionarios. Pero eso no significa que abandonemos el terreno de la independencia nacional. La crítica de Mikhailovich y otros grupos conservadores debe proceder sobre la base de la liberación del país: las represiones de Mikhailovich sabotean la resistencia; con el fin de despertar a los campesinos tenemos que abrir una perspectiva social para ellos, etc. Sin embargo, los acuerdos militares temporales entre los grupos revolucionarios y Mikhailovich siguen siendo perfectamente posibles en el futuro.

¿Puede el movimiento de Resistencia fusionarse completamente con la guerra imperialista? Esto es posible y no sería nada nuevo. Muchas guerras nacionales han terminado como guerras imperialistas. Si el campo angloamericano abriese un nuevo frente en los Balcanes, el carácter nacional de la lucha desaparecería inmediatamente. Pero esto es la posibilidad de mañana, no la realidad de hoy. En la actualidad, la lucha en los Balcanes es un eslabón de todo el movimiento de la resistencia de los pueblos europeos al Nazismo, y por lo tanto adquiere gran importancia. Los guerrilleros, siendo principalmente un movimiento campesino, crean el mayor peligro para los estados donde las relaciones cuasi feudales aún prevalecen en el campo (especialmente Hungría, pero también Rumania, Bulgaria y Eslovaquia). La revolución en el centro y el sudeste de Europa, donde el problema agrario no se ha resuelto aún en la forma burguesa, generará grandes revueltas campesinas, y el actual movimiento de resistencia es su preparación directa.

Hace cuatro meses, el gobierno húngaro anunció oficialmente la detención de tres centenares de oficiales y suboficiales del ejército húngaro por haber ayudado a los grupos guerrilleros en Yugoslavia, Polonia y la URSS, mediante armas e información. Podemos medir la importancia de este incidente si recordamos que Hungría es uno de los países donde el poder de los terratenientes sobre los campesinos es más brutal. La resistencia en Yugoslavia ha provocado revueltas en todos los países vecinos. Las guerrillas han aparecido en Grecia, Macedonia, Rumania y Bulgaria. Incluso en Croacia, a la que Hitler dio la independencia formal, los campesinos están comenzando a formar bandas guerrilleras contra los italianos. Sería imprudente exagerar la presente conciencia política de estos movimientos o construir esperanzas demasiado grandes en ellos, siempre y cuando no hayan encontrado un liderazgo en el proletariado urbano. Pero negar su importancia para la revolución y permanecer indiferentes a ellas sería ciega pasividad.

De la Resistencia Nacional de la Revolución Proletaria

¿Exactamente qué papel va a jugar la demanda de la liberación nacional desempeñar en la preparación y desarrollo de la revolución europea? Sólo el historiador del futuro será capaz de responder a esta pregunta con precisión y le va a tocar la suerte de medir el lugar ocupado por la revuelta nacional en medio del gran torrente de odio, de ira, de desesperación y de esperanza, que lleva a los pueblos de la Europa ocupada hacia la revolución. Para nosotros cae la suerte de dar una respuesta para la acción. Esta respuesta es: La consigna de liberación nacional ha jugado, hasta el presente, y seguirá desempeñando por algún tiempo, un papel importante en el reagrupamiento de las masas, superando de su atomización e impulsándolos a la lucha política. Esto es más que suficiente para que aparezca como nuestra bandera.

¿A través de qué formas concretas de lucha podrá pasar el movimiento de resistencia en los distintos países europeos? ¿Cómo va a conectarse con la revolución proletaria? La respuesta a estas preguntas depende de la relación de fuerzas contendientes, en particular, del desarrollo de la guerra imperialista. Si Alemania logra mantener un firme control sobre el continente europeo durante muchos años, sería difícil para el movimiento para elevarse por encima de su nivel político actual, que sigue siendo primitivo, y amenazaría tomar un carácter nacional cada vez más estrecho. Pero la perspectiva de una larga dominación alemana sobre Europa parece cada vez más ilusoria, incluso para el mismo Hitler.

La resistencia de los trabajadores soviéticos y kolkhozniki muestra cada vez más claramente los límites de la maquinaria militar alemana. El progresivo debilitamiento del imperialismo alemán traerá consigo no sólo una multiplicación cuantitativa de acciones revolucionarias en todo el continente, sino que le dará un nuevo carácter a la lucha. Intentos terroristas serán sobrepasados por la acción de las masas.

Durante las últimas semanas han aparecido los primeros signos de esta transformación. Atenas ha visto una huelga general de los trabajadores del transporte que duró varios días. Los trabajadores de las fábricas de Renault, corazón del proletariado de París, han amenazado con ir a la huelga en varias ocasiones. Los mineros belgas del Borinage han desatado recientemente varios movimientos de huelga, e incluso, se informa, que han obtenido la liberación de rehenes por parte de las autoridades alemanas con la amenaza de una huelga general de los mineros. Sobre todo, el actual movimiento de los trabajadores franceses de la zona no ocupada ha despertado a grandes masas.

Estos son los primeros signos de profundos cambios en la situación. Sus causas principales son el debilitamiento del opresor alemán y el renacimiento de la conciencia colectiva de las masas. La renovación de la actividad de las masas hará que retroceda la ola de terrorismo individual al dar más realidad, un día tras otro, a la perspectiva de la revolución… Los motines ya han estallado, al parecer, entre los soldados alemanes en Noruega y entre las tropas italianas. Es difícil determinar la cantidad de verdad en esta información. Sin embargo, es al menos plausible y, si es prematuro, el futuro dará verdad. Los motines conducirán directamente a la confraternización de los soldados alemanes con los pueblos oprimidos. La lucha común contra la opresión común unirá a las masas en torno al programa de los Estados Unidos Socialistas de Europa.

La demanda por la liberación nacional y la participación en el actual movimiento de resistencia no implica en modo alguno que debemos esperar nuevas revoluciones nacionales burguesas o alguna revolución de carácter especial que no sería ni burguesa ni proletaria, sino “nacional”, “popular” o “democrática”. Cualquier gran revolución es “nacional” en el sentido de que se realiza a lo largo de la nación, y el carácter “popular” y “democrático” de cualquier revolución digna de ese nombre es evidente a primera vista. Pero no podemos transformar esta descripción sociológica, esencialmente superficial, en un programa político sin dar la espalda a la realidad de las clases sociales, es decir, el abandono del sustrato marxista. Tanto la revolución francesa de 1789 y la revolución rusa de 1917 eran nacionales, populares y democráticas, pero la primera consolidó el reino de la propiedad privada y la otra terminó ella. Es por eso que una era burguesa y la otra, proletaria. En cuanto a la revolución europea que viene, su carácter proletario apareerá desde sus primeros pasos.

¿Pero vamos a no pasar por un período de transición tras la caída del imperio hitleriano? Para aquellos que plantean esta pregunta, debemos responder con otra pregunta: ¿De qué transición están hablando? Una transición de qué a qué? ¿Una transición de la revolución burguesa a la revolución proletaria? ¿O una transición entre la dictadura nazi y la dictadura del proletariado? Estas son dos cosas muy diferentes. Naturalmente, la revolución proletaria pasará por muchas vicisitudes; pausas, incluso retiros temporales. Pero lo primero que debe entender, si no se quiere cometer error tras error, es que va a ser una revolución proletaria que lucha con la contrarrevolución burguesa.

¿Es una etapa “democrática” posible, esto es, una renovación del parlamentarismo burgués, después de la caída del nazismo? Tal eventualidad no está excluida. Sin embargo, un régimen de este tipo no sería en absoluto el fruto de una revolución burguesa o de una “revolución democrática” no-clasista, sino que sería el producto temporal e inestable de una revolución proletaria que aún no se ha completado y todavía tiene que ajustar cuentas con la contrarrevolución burguesa. El que no ha penetrado por completo en esta dialéctica no tiene nada que ofrecer a las masas europeas.

La situación actual en los países ocupados sigue siendo profundamente reaccionaria. La tarea de los socialistas revolucionarios sigue siendo el trabajo de propaganda, el reagrupamiento y la formación de cuadros. Es nuestro deber mostrar, en todas partes y siempre, la necesidad de la acción organizada de las masas. Frente a todas las formas florecientes de aventurerismo en la actualidad, hay que contraponer la organización de la violencia revolucionaria. En el rostro de cada acción cuidadosamente organizada, a gran o pequeña escala, los nazis estarán desconcertados. No tienen ninguna “arma secreta” contra la revolución. Ellos salieron victoriosos en Alemania sólo gracias a la incapacidad de los dirigentes obreros y nunca han tenido que enfrentarse a acciones reales de las masas. Cuando éstas se multiplican, los nazis sabrán cómo responder a ellas solamente con esa combinación de violencia e imbecilidad que caracteriza a todos los regímenes condenados por la historia.

________________________

[1] El Socialist Workers Party estadounidense. (Nota de marxists.org)

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí