La tasa de ganancia mundial: nuevas evidencias importantes

0
38

 

  • Los escépticos de la ley de la rentabilidad de Marx se parecen cada vez más a los escépticos del cambio climático.

Michael Roberts

La ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia (LTDTG) de Marx ha sido muy criticada o ignorada como una explicación irrelevante de las crisis en el capitalismo, tanto teórica como empíricamente. Las críticas no proceden de la corriente principal de la teoría económica, que suele ignorar por completo el papel de los beneficios en las crisis. Proceden en parte de los economistas postkeynesianos que consideran la «demanda agregada» como el motor de las economías capitalistas, no el beneficio. Pero los mayores escépticos están en las filas de los economistas marxistas.
Aunque Marx consideraba la LTDTG como «la ley más importante de la economía política» (Grundrisse) y la causa subyacente de los ciclos recurrentes de crisis (El Capital, volumen 3, capítulo 13), los escépticos argumentan que la LTDTG de Marx es ilógica e «indeterminada» como teoría (Michael Heinrich). Y el apoyo empírico de la ley es inexistente o imposible de establecer. En su lugar, debemos buscar una teoría de la crisis en otra parte, ya sea recurriendo a Keynes o amalgamando diversas teorías eclécticas como la «sobreproducción» o el «subconsumo» o la «financiarización», o simplemente aceptar que no existe una teoría marxista de las crisis. En mi opinión, estas críticas han sido contestadas eficazmente por varios autores, entre ellos yo mismo.Pero dejemos a un lado la validez lógica de la ley y consideremos aquí sólo la evidencia empírica que apoya la fórmula de Marx para la tasa de ganancia del capital en una economía, que es s/C+v, cuando s = plusvalía; C= stock de medios de producción fijos y circulantes y v = valor de la fuerza de trabajo (costes salariales). Los dos puntos clave de Marx sobre la LTDTG son: 1) habrá una disminución secular a largo plazo de la tasa media de ganancia del capital a medida que se desarrolla el capitalismo y 2) el equilibrio de los factores tendenciales y contratendenciales de la ley explica los auges y las caídas regulares de la producción capitalista.Gracias a la mejora de los datos y también al trabajo decidido de varios economistas marxistas -demasiado numerosos para nombrarlos a todos aquí, quizás empezando por Shane Mage en 1963-, ahora hay pruebas empíricas abrumadoras que respaldan la ley de Marx. Al principio, estas pruebas se limitaban exclusivamente a los datos estadounidenses, que eran los más completos. Sin embargo, en la primera década del siglo XXI algunos economistas marxistas empezaron a recopilar pruebas para calcular una tasa de ganancia mundial. Como argumenté en mi primer intento de calcular una tasa de ganancia mundial, esto era necesario porque el capitalismo es una «economía cerrada» a nivel global y el capitalismo había extendido sus tentáculos a todas las partes del mundo a lo largo del siglo XX. Así que para encontrar un mejor apoyo empírico a la ley era necesario calcular una tasa mundial.

Ya en 2007, Minqi et al hicieron el primer intento que conozco de calcular la tasa mundial de ganancia, seguido por David Zachariah en 2010. Mi primer intento burdo fue en 2012 (que revisé en 2017). Luego vino un cálculo mucho más completo que se remonta hasta 1855 para 14 países de Esteban Maito (2014). Algunos economistas marxistas fueron vehementes en su escepticismo en el cálculo de una tasa de ganancia mundial (Gerard Dumenil). Pero otros no desistieron. Gracias a los nuevos datos de la base de datos Penn World Tables 10.0 disponibles para los componentes de la ley (s/C+v), que se remontan hasta 1950 para las economías, hice un cálculo mucho mejor en 2020.

Pero ahora los economistas marxistas de la Universidad de Massachusetts Amherst, dirigidos por Deepankur Basu, han aportado nuevas pruebas utilizando datos recopilados por el economista marxista brasileño Adalmir Marquetti. Marquetti ha ampliado y modificado las Penn World Tables desarrolladas por el Centro de Crecimiento y Desarrollo de Groningen en lo que él llama las Extended Penn World Tables (EPWT). Las EPWT fueron desarrolladas por primera vez por Marquetti en 2004 y desde entonces he utilizado esa base de datos para mis cálculos de la tasa de ganancia mundial. Pero ahora Marquetti ha publicado una serie actualizada EPWT 7.0. Y esta serie puede utilizarse para calcular una tasa de ganancia mundial basada en un gran número de países, remontándose hasta 1960.

Basu et al utilizan los nuevos datos de la EPWT para construir una tasa de ganancia mundial como media ponderada de las tasas de ganancia nacionales, en la que se utiliza como ponderación la participación de un país en el stock de capital mundial. Por supuesto, esta tasa mundial es sólo una media mundial aproximada. Una media mundial más ajustada implicaría la suma de todas las s, C y v del mundo. Basu et al señalan que es incorrecto agregar las tasas de ganancia nacionales utilizando el producto interior bruto (PIB) como ponderación. Por lo tanto, los estudios anteriores, como el de Maito y el mío, han utilizado un esquema de ponderación incorrecto cuando debería utilizarse el stock de capital del país. Estoy de acuerdo y en mi última versión de la tasa mundial de beneficios he ido más allá y he agregado la s, la C y la v de los países del G20 utilizando las Penn World Tables 10.0 que se remontan a 1950. Así que no fue necesario ponderar los países.

Así pues, la ley de Marx se reivindica empíricamente a nivel mundial. Según las cifras de Amherst, se ha producido un descenso secular de la tasa de ganancia mundial en los últimos 80 años del -25%, empezando por la enorme crisis de rentabilidad de 1966, que condujo a la gran caída mundial de 1980-82. A esto le siguió la llamada recuperación «neoliberal» de la rentabilidad hasta 1996 (+11%). Después de eso, la economía mundial entró en lo que he llamado una «Larga Depresión» en la que la rentabilidad retrocedió, volviendo a subir brevemente en el boom crediticio de la década de 2000 hasta 2004, antes de caer de nuevo en la Gran Recesión de 2008-9. Desde entonces, la tasa mundial de beneficios se ha estancado y estuvo cerca de su mínimo histórico en 2019, antes de la caída global de 2020. Cada desplome mundial de la posguerra ha reavivado la rentabilidad, pero no por mucho tiempo.

¿Cómo se equipara el cálculo de Basu con el mío realizado en 2020? Teniendo en cuenta que mi último cálculo fue sólo para las 19 principales economías del mundo (la UE es un miembro independiente del G20) y que mi método de cálculo es algo diferente, mis resultados muestran una sorprendente similitud. Existe el mismo declive secular y los mismos puntos de inflexión. Tal vez esto no sea demasiado sorprendente, ya que tanto Basu et al como yo utilizamos la misma base de datos subyacente.

 

La LTDTG de Marx sostiene que la tasa de ganancia caerá si la composición orgánica del capital (COC) aumenta más rápido que la tasa de plusvalía o explotación del trabajo. Esa es la razón subyacente de la caída. Basu et al han descompuesto los componentes de la tasa de ganancia mundial para determinar si esto es correcto. Descubren que la tasa de ganancia mundial disminuyó a un ritmo de alrededor del 0,5% anual entre 1960 y 2019, mientras que la relación producción-capital se redujo en un 0,8% anual (esto es una aproximación recíproca a la COC), y la cuota de ganancia (una aproximación indirecta a la tasa de plusvalía) aumentó alrededor del 0,25% anual. Por lo tanto, esto apoya la ley de Marx de que la COC superará la tasa de explotación del trabajo la mayor parte del tiempo y, por lo tanto, conducirá a una caída de la tasa de ganancia. Alcancé un resultado similar en mi ensayo de 2020.

Ahmet Tonak, el mayor experto marxista del mundo en contabilidad nacional, tenía algunas dudas sobre el uso de las Penn Tables como fuente de datos brutos para el cálculo, porque no distinguen entre el trabajo productivo (que crea valor) y el improductivo (que utiliza valor) en una economía. Y eso puede dar lugar a resultados divergentes sobre la tasa de ganancia en las economías nacionales, como encontró que sucede en el caso de Turquía.

Podemos abordar de alguna manera esta posible divergencia considerando la tasa de ganancia en los sectores inmobiliarios no financieros y no residenciales de una economía. Esto no resuelve el problema de la delimitación del trabajo improductivo y productivo dentro de un sector, pero proporciona algo más de precisión. Para más información sobre esta cuestión, véase el excelente trabajo de Tsoulifis y Paitaridis.

Basu y Wasner también han elaborado un cuadro de rentabilidad para la tasa de ganancia en EEUU, que distingue la rentabilidad empresarial no financiera de la rentabilidad empresarial. He comparado los resultados de Basu et al (global) para la tasa de ganancia de EEUU con sus resultados para la tasa de ganancia de las empresas no financieras de EEUU. Ambas series siguen la misma tendencia y puntos de inflexión, por lo que la divergencia a este nivel no supone un problema significativo.

Sin embargo, durante el periodo neoliberal, la tasa de ganancia de EEUU basada en los datos globales (que no distinguen entre sectores productivos e improductivos) aumenta mucho más que la tasa de ganancia sólo del sector no financiero utilizando los cálculos de Basu-Wasner. Esto sugiere que la recuperación neoliberal de la rentabilidad se basó principalmente en un desplazamiento hacia el sector financiero del capital – otra explicación para la caída de la inversión productiva experimentada en los EEUU en ese período.

 

En resumen, el estudio de Basu et al ha aportado más pruebas empíricas en apoyo a la ley de Marx a nivel mundial. Las pruebas son abrumadoras y, sin embargo, los escépticos siguen ignorándolas y negando su relevancia. Los escépticos de la ley de la rentabilidad de Marx se parecen cada vez más a los escépticos del cambio climático.

El cuadro de la rentabilidad de la economía estadounidense se puede encontrar aquí y el cuadro de la tasa de ganancia mundial y de varios países se puede encontrar aquí.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí