• Marxismo, dialéctica y ecología.

Paul Blackledge

Entre los académicos angloparlantes, la valoración usual de los escritos filosóficos de Frederick Engels ha sido hasta hace poco casi totalmente negativa. Los críticos de Engels han tendido a juzgarlo como un fracaso filosófico: un aficionado cuyo diletantismo cargó a la izquierda marxista del siglo XX con una ontología reduccionista, una epistemología positivista y una política fatalista. De acuerdo con sus críticos, el problema nodal de su  pensamiento fue su aceptación del concepto de GWF Hegel de una dialéctica de la naturaleza, que aparentemente habría llevado a Engels a atribuir características humanas de intencionalidad a la naturaleza mientras adjudicaba las (supuestas) características mecánicas de la naturaleza a los asuntos humanos.

Estas críticas al pensamiento de Engels están fundamentalmente mal juzgadas. Si bien es cierto que la discusión de Engels sobre la dialéctica de la naturaleza se basa en gran medida en Hegel, esta es una fortaleza de su trabajo, no una debilidad. Engels no era ni reduccionista ni positivista y, lejos de ser un fatalista político, abrazó una forma de política intervencionista que se sustentaba en una ética históricamente emergente. Fue esta perspectiva la que pretendía fundamentar filosóficamente en Dialéctica de la naturaleza. Esto no quiere decir que los escritos filosóficos de Engels no sean problemáticos; lo son. Pero los problemas asociados con estas obras son, como Kaan Kangal detalla en su nuevo y bienvenido estudio de la Dialéctica de la naturaleza de Engels, de un orden muy diferente de los que se les atribuyen habitualmente.

Lamentablemente, debido a que Engels no completó Dialéctica de la naturaleza, y debido a que la mayor parte de los manuscritos a partir de los cuales se forjó es un estudio a partir de la ciencia de los siglos XVIII y XIX, la dimensión política de su argumento es más sugerente que exhaustiva. No obstante, como argumenta Kangal, esta colección de textos tan difamada es significativamente más impresionante de lo que a menudo indicarían sus críticas casuales. En él, Engels extiende la crítica de Hegel al dualismo para inmunizar su propio materialismo contra las trampas del reduccionismo y articula efectivamente una poderosa concepción emergentista de la relación entre la historia natural y la humana.

Según Engels, mientras que la agencia/acción humana no puede entenderse adecuadamente excepto en y a través de nuestra relación con la naturaleza, la historia humana no puede reducirse a un mero epifenómeno de la historia natural. Desde esta perspectiva, nuestra relación emergente con la naturaleza implica una superación de las coordenadas naturales de acción más que una simple trascendencia de esas coordenadas.4 En consecuencia, Engels acepta el núcleo racional del dualismo sin sucumbir a la tentación de cosificar la distinción entre el mundo natural y mundo social. Por tanto, Engels insiste, opuestamente a otras formas reduccionistas del materialismo, en que la lógica de la política no puede reducirse ni a la fisiología ni a la biología 5.

No obstante, Engels sostiene que la libertad humana tiene una base material. Contra la estéril oposición entre autonomía y heteronomía, vuelve a la famosa definición de libertad de Hegel como la apreciación de la necesidad.6 Andrew Collier observa que, así concebida, la comprensión de la necesidad por la libertad no implica, como suelen sugerir los críticos de Engels, que los humanos estén condenados a adscribir a la libertad nominal del preso que se inclina ante la necesidad accediendo a “venir en silencio” a su celda. Más bien, es más análoga a la libertad de la navegante que usa su habilidad y conocimiento del mar para navegar cerca del viento en lugar de simplemente ser golpeada y posiblemente abatida por él.7

La explicación emergente de Engels de la agencia humana le permite comprender las relaciones internas entre los opuestos de una manera que es imposible para el dualismo, al mismo tiempo que evita el error de reducir uno de estos opuestos al otro. Su enfoque de la teoría social posiciona a Engels, como ha demostrado recientemente John Bellamy Foster, no sólo como un padre fundador del movimiento ecológico moderno, sino también como un precursor cuyas ideas son ahora más pertinentes que nunca.8

Si Foster tiene razón al enfatizar el significado político contemporáneo de Dialéctica de la naturaleza de Engels, Kangal ayuda a desentrañar los fragmentos de los argumentos de Engels para proporcionar las herramientas a través de los cuales se podría realizar una poderosa reconstrucción de sus ideas. Dadas las limitaciones de espacio, el libro de Kangal se centra en la cuestión de la dialéctica más que en la discusión de Engels sobre las ciencias naturales, y su objetivo es iluminar las fortalezas y debilidades de los aportes de Engels sobre este concepto fundamental. Ésta es una tarea particularmente difícil porque, como enfatiza Kangal, las notas de Engels sobre la dialéctica en Dialéctica de la naturaleza son fragmentarias y atomizadas. No obstante, Kangal contribuye efectivamente al proyecto de disociar la concepción de la dialéctica de Engels tanto del reduccionismo como del dualismo.9

En oposición al dualismo, la Dialéctica de la naturaleza de Engels apunta hacia una crítica ecológica éticamente fundamentada de la alienación, mediante su defensa de la afirmación de que el pensamiento dialéctico y la acción humana están anclados en una dialéctica de la naturaleza. La dialéctica de la naturaleza se hace, según Engels, más evidente a través del proceso de evolución por selección natural. Charles Darwin, insiste, superó las oposiciones características del pensamiento metafísico.10 Mientras que los metafísicos asumen una concepción estática de la naturaleza congruente con la visión religiosa de que Dios crea cada especie distinta de forma sui generis, la evolución por selección natural evidencia la fluidez esencial del mundo natural . Entonces, en contraste con la visión metafísica de las esencias como propiedades estáticas, el «esencialismo» crítico de Engels es dinámico. Él cree que debido a que las esencias se componen de la unión de opuestos, «todo es relativo». Si la historia natural es, pues, una consecuencia de esencias dinámicas, la historia humana emerge de esta base dinámica para desarrollar sus propias propiedades irreductibles. A diferencia del dualismo, estas propiedades no están divorciadas de la naturaleza, sino que operan en y a través de leyes básicas de la física, la química y la biología, entre otras. Lejos de ser una forma de reduccionismo, esta perspectiva sustenta un modelo de autonomía relativa de la historia humana que, en contraste con la aversión del posmodernismo por el carácter supuestamente apologético de cualquier tipo de pensamiento esencialista, se basa en una consideración histórica de la ética de la liberación.11

En términos de nuestro conocimiento de la naturaleza, Engels adhiere a la distinción de Hegel entre comprensión y razón. Mientras que la comprensión – las actividades de «inducción, deducción y, por tanto, también abstracción … análisis de objetos desconocidos … síntesis … y … experimentación (en caso de enfrentar nuevos obstáculos y situaciones desconocidas)» – es una cualidad general de todos los animales en un nivel más o menos sofisticado; la razón implica el «pensamiento dialéctico«, que es exclusivo de la humanidad y sólo en una «etapa de desarrollo comparativamente alta (budistas y griegos)«, encontrando su expresión más alta y «pleno desarrollo mucho más tarde a través de la filosofía moderna». Si la comprensión de Engels de la dialéctica evidencia su ruptura con el determinismo mecánico, su adopción del concepto de razón evidencia una ruptura similar y relacionada con el empirismo y el positivismo.12

Engels sostiene que el escepticismo es la otra cara del empirismo, pero que los intentos de resolver este problema no conducen necesariamente a antinomias intratables como suponía Immanuel Kant. Más bien, la práctica social es la base del conocimiento: “El escepticismo de [David] Hume era correcto al decir que un post hoc regular nunca puede establecer un propter hoc. Pero la actividad de los seres humanos constituye la prueba de causalidad «. De hecho, «es precisamente la alteración de la naturaleza por los hombres, no únicamente la naturaleza como tal, la base más esencial e inmediata del pensamiento humano». De modo que es a través de la interacción dinámica de la humanidad con la naturaleza que evoluciona nuestra comprensión tanto de la naturaleza como de nuestra propia posición dentro de ella. Y si la comprensión cambiante de la naturaleza por parte de la humanidad a través de diferentes concepciones del mundo es el núcleo racional de la idea de que las esencias son incognoscibles, una hipótesis cuya máxima expresión es la noción esencialmente religiosa de Kant de la «cosa en sí», la crítica de Hegel a esta idea a través del concepto de práctica muestra que él era, a pesar de su idealismo autoproclamado, “un materialista mucho más resuelto que los científicos naturales modernos” 13.

Engels resumió celebremente su método de análisis haciendo referencia a tres leyes de la dialéctica. Sostuvo que estas «leyes» (o principios ontológicos) no deberían, al contrario de Hegel, imponerse a la historia, sino más bien abstraerse de ella.14 Según Engels, las tres leyes de la dialéctica consisten en: «La ley de la transformación de cantidad en calidad y viceversa; La ley de la interpenetración de los opuestos; La ley de la negación de la negación. ”15 Numerosos comentaristas, incluido ahora Kangal, han criticado el uso que hace Engels del término ley para describir estos conceptos.16 En un nivel, estas críticas son suficientemente razonables, especialmente porque Engels no explica lo que él entiende por ley y sus notas sobre dialéctica son esquemáticas en extremo. Sin embargo, como han argumentado Richard Levins y Richard Lewontin, aunque las leyes dialécticas de Engels claramente no pretenden describir las leyes científicas de causalidad, pueden entenderse como leyes en un nivel superior de abstracción, «análogas a [los] principios anteriores» que “Crean los términos de referencia a partir de los cuales se pueden derivar cuantificaciones y predicciones”. 17

Si Levins y Lewontin se encuentran entre los escritores que proporcionan los recursos necesarios para superar las debilidades con la discusión de Engels sobre las leyes de la dialéctica, otros sugieren una solución a la afirmación de Kangal, bastante cierta en la medida en que la defensa de Engels de la distinción de Hegel entre la razón y la comprensión es «débil» porque «la dialéctica no es una condición previa para investigar ‘la naturaleza de los conceptos». 18 El problema con esta crítica de Engels es que no explora la cuestión del poder relativo de estos intentos contrapuestos de conceptualización . Si poner a prueba el postre (teórico) se da, como le gustaba repetir a Engels, en el acto de comer, la pregunta que debería hacerse de sus conceptos es: ¿Han sido implementados con éxito por científicos activos, y este despliegue reveló verdades novedosas? 19

A pesar de los intentos de la Guerra Fría de culpar a Engels (y a Karl Marx) por el desastre del lysenkismo, la influencia de Engels en la ciencia soviética se sintió más claramente en la controversia sobre la mecánica cuántica, donde los soviéticos estaban a la vanguardia del debate científico.20 Loren Graham sostiene que el materialismo dialéctico en su forma engelsiana tendió a influir en «áreas sutiles de interpretación» que, de habérsele permitido desarrollarse libre de la interferencia política del Estado autoritario, «sin duda hubiese evolucionado en una dirección consistente con los supuestos comunes de un amplio materialismo no mecanicista ni reduccionista «. 21

La influencia positiva de este tipo de interpretación del pensamiento de Engels es quizás más evidente en la famosa intervención soviética en el Congreso Internacional de Historia de la Ciencia y la Tecnología en Londres en 1931. 22 A pesar de las sugerencias de que los científicos influenciados por este evento adoptaron una forma de prometeísmo baconiano, críticas más matizadas han señalado que este defecto estaba más presente en sus trabajos anteriores pre y proto-marxistas, mientras que su posterior recepción de Engels ayudó a orientar su trabajo en una dirección ecológica no reduccionista.23

Este punto no implica que el legado de Engels no sea problemático, sino que las voces dominantes entre sus críticos han malinterpretado las debilidades de su obra. A través de una lectura atenta de los diversos manuscritos que los editores de Engels reconstruyeron póstumamente como Dialéctica de la naturaleza, Kangal apunta más allá de las limitaciones de estos trabajos previos a través de una exploración del contexto político, teórico y filosófico en el que Engels escribió, para iluminar las fortalezas y limitaciones de sus contribuciones al pensamiento dialéctico. En relación con la famosa crítica de Georg Lukács (en la nota 6 al pie del capítulo inicial de Historia y conciencia de clase) a la concepción de Engels de la dialéctica de la naturaleza, Kangal muestra que esta misma crítica tiene raíces que se remontan tanto a los contemporáneos de Hegel como a los primeros críticos de Marx y Engels. La principal debilidad que se encuentra en los argumentos de estos críticos en contra de la idea de una dialéctica de la naturaleza es que tienden a una visión estática y cosificada del mundo natural.24 Contra esta concepción del mundo, Engels argumentó que el movimiento y la historia de la naturaleza demostraron ser una «prueba de dialéctica». 25

A pesar del valor de esta idea, Kangal destaca importantes debilidades en Dialéctica de la naturaleza. Mientras Engels postula una tradición aristotélico-hegeliana de pensamiento dialéctico a la que proclama su lealtad y contra la cual postula una tradición metafísica que culmina en Kant, falla en especificar adecuadamente las coordenadas intelectuales de estas tradiciones en competencia. Por ejemplo, mientras que Engels sugiere que la lógica objetiva de Hegel podría actuar como un «modelo provisional para ser revisado y ajustado», lamentablemente «no nos muestra dónde Hegel se equivocó exáctamente, y qué propone él mismo en su lugar». Del mismo modo, a pesar de sus comentarios positivos sobre Aristóteles, Engels «no ofrece pistas sobre qué es exactamente lo que se confirma o niega en Aristóteles». Las críticas de Engels a Kant son incluso más problemáticas. Kangal señala que el concepto de cosa en sí se encuentra en el centro del desacuerdo de Engels con Kant, y que el disgusto de Engels por este concepto es bastante razonable, debido a su creencia de que Hegel había desafiado con éxito a Kant sobre este tema. Sin embargo, esta crítica no agota los problemas planteados por Kant al marco de Engels. Porque, mientras que Engels postula una oposición entre el (buen) pensamiento dialéctico y el (mal) pensamiento metafísico, Kant fue un pensador metafísico autoproclamado que «de ninguna manera fue un detractor malintencionado de la dialéctica» 26.

Aunque la crítica de Engels a la metafísica va en concordancia con las críticas de Hegel y Kant a la «vieja metafísica» y con la «crítica de Hegel a las deficiencias de Kant» en relación con esta tradición, la crítica de Engels a la metafísica es, en el mejor de los casos, incompleta porque elude los aspectos más sofisticados de la nueva teoría metafísica tanto de Hegel como de Kant. Kangal sostiene que una consecuencia de este déficit en el argumento de Engels es que algunos aspectos de su crítica del idealismo en realidad «refuerzan algunos argumentos que son compatibles con los mismos postulados que pretende destruir». De manera similar, Engels asume demasiado rápidamente que las críticas poderosas a escritores individuales de las tradiciones metafísica e idealista pueden generalizarse a críticas de estas tradiciones como un todo. Todo esto significa que, si bien la dialéctica «puede decirse que es lo opuesto a la ‘vieja metafísica’», «no contradice la nueva ‘metafísica’ en el sentido que Hegel da a estos términos». En consecuencia, aunque Kangal acepta el poder de la “interrelación del materialismo y la dialéctica” de Engels a través de su despliegue de ideas de (principalmente) Hegel y Aristóteles, ve a Hegel como un aliado potencial en la batalla por esta cosmovisión en lugar de un precursor simplemente superado por la(s) cosmovision(es) de Engels (y Marx).27

Dicho esto, con respecto a los debates sobre la relación entre Marx y Engels, Kangal insiste en que no hay evidencia de una ruptura entre ambos, y que si hubiera tal división «Marx hubiera estado equivocado». Según Kangal, Engels estaba «en el camino correcto porque avanza en el punto de vista de que la naturaleza tiene una historia propia y que es una totalidad basada en sí misma». En efecto, el hecho de que la esencia de la naturaleza sea histórica y pueda entenderse mejor a través de la interdependencia mutua de sus partes, sugiere que la dialéctica, contra los críticos de Engels, «sí se aplica a la naturaleza» 28.

Todo esto implica que, si bien las obras filosóficas de Engels permanecen incompletas, no obstante son poderosas y sugerentes. Y si queremos realizar su objetivo de conceptualizar lo que Foster llama la unidad ecológica entre la humanidad y nuestro entorno natural, deberíamos intentar llenar los vacíos en el trabajo de Engels en la línea sugerida por escritores como Collier, Sean Creaven, Foster y Sean Sayers. Kangal ha hecho una importante contribución a este proyecto y nos corresponde leer su trabajo para ayudar a superar las lagunas que quedan en el pensamiento de Engels como parte de la lucha por una alternativa ecológica coherente a la destrucción de nuestro medio ambiente por parte del capitalismo.


Notas

  1. ↩ I survey this literature in Paul Blackledge, Friedrich Engels’s Contribution to Social and Political Theory (New York: SUNY Press, 2019), 1–20. See also Paul Blackledge, “Engels vs. Marx?,” Monthly Review 72, no. 1 (May 2020).
  2. ↩ Kaan Kangal, Friedrich Engels and the Dialectics of Nature (London: Palgrave Macmillan, 2020), 97, 204.
  3. ↩ Antonio Gramsci, Selections from the Prison Notebooks (London: Lawrence and Wishart, 1971), 448; Sean Sayers, “Engels and the Dialectics of Nature” (lecture, University of Nanjing, China, November 6, 2020); Sean Sayers, “Engels’s Materialism,” in Engels Today, ed. Chris Arthur (London: Macmillan, 1996); Sean Sayers, “Dualism, Materialism and Dialectics,” in Hegel, Marx and Dialectic: A Debate, by Richard Norman and Sean Sayers (Brighton: Harvester, 1980), 76–77; Sean Creaven, Emergentist Marxism (London: Routledge, 2007), 70–142; Roy Bhaskar, Dialectic: The Pulse of Freedom (London: Verso, 1993), 150–52; John Bellamy Foster, The Return of Nature (New York: Monthly Review, 2020), 244.
  4. ↩ Sayers, “Engels and the Dialectics of Nature.”
  5. ↩ Engels, Dialectics of Nature, in Collected Works, vol. 25, by Karl Marx and Frederick Engels (New York: International Publishers, 1987), 330.
  6. ↩ Frederick Engels, Anti-Dühring, in Collected Works, vol. 25, by Karl Marx and Frederick Engels (New York: International Publishers, 1987), 105–6.
  7. ↩ Andrew Collier, Critical Realism (London: Verso, 1994), 193.
  8. ↩ Foster, The Return of Nature,171–298.
  9. ↩ Kangal, Friedrich Engels and the Dialectics of Nature, 4, 121.
  10. ↩ Engels, Dialectics of Nature, 492–93.
  11. ↩ Paul Blackledge, Marxism and Ethics (New York: SUNY Press, 2012), 53.
  12. ↩ Engels, Dialectics of Nature, 503, 509.
  13. ↩ Engels, Dialectics of Nature, 510–11, 521. See, more generally, Sean Sayers, Reality and Reason (Oxford: Blackwell, 1985).
  14. ↩ On Engels’s laws as ontological; principles see John Bellamy Foster, “Engels’s Dialectics of Nature in the Anthropocene,” Monthly Review 72, no. 6 (November 2020): 7.
  15. ↩ Engels, Dialectics of Nature, 356.
  16. ↩ Kangal, Friedrich Engels and the Dialectics of Nature, 165–76.
  17. ↩ Richard Levins and Richard Lewontin, The Dialectical Biologist (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1985), 268.
  18. ↩ Kangal, Friedrich Engels and the Dialectics of Nature, 135.
  19. ↩ Frederick Engels, introduction to Socialism: Utopian and Scientific, in Collected Works, vol. 27, by Karl Marx and Frederick Engels (New York: International Publishers, 1990).
  20. ↩ Loren Graham, Science, Philosophy and Human Behaviour in the Soviet Union (New York: Columbia University Press, 1987), 4; Ethan Pollock, Stalin and the Soviet Science Wars (Princeton: Princeton University Press, 2006), 41–71. See, by way of comparison, Ilya Prigogine and Isabelle Stengers, Order out of Chaos: Man’s New Dialogue with Nature (Toronto: Bantam, 1984), 252–55.
  21. ↩ Graham, Science, Philosophy and Human Behaviour in the Soviet Union, 6.
  22. ↩ Gary Wersky, The Visible College (London: Free Association, 1987), 138–49; Helena Sheehan, Marxism and the Philosophy of Science (Atlantic Highlands, NJ: Humanities Press, 1993), 304–36; Paul Blackledge, Reflections on the Marxist Theory of History (Manchester: Manchester University Press, 2006), 78–81.
  23. ↩ Neal Wood, Communism and British Intellectuals (New York: Columbia University Press, 1959), 145; Jonathan Rée, Proletarian Philosophers (Oxford: Oxford University Press, 1984), 92–95; Edwin Roberts, The Anglo Marxists (Oxford: Rowman & Littlefield, 1997), 167–69, 175–79; Andrew Brown, D. Bernal: The Sage of Science (Oxford: Oxford University Press, 2005), 108; Hilary Rose and Steven Rose, “Red Scientist,” in J. D. Bernal, ed. Brenda Swann and Francis Aprahamian (London: Verso, 1999), 132; Foster, The Return of Nature, 376, 515–16, 524.
  24. ↩ Kangal, Friedrich Engels and the Dialectics of Nature, 202.
  25. ↩ Engels, Anti-Dühring, 23.
  26. ↩ Kangal, Friedrich Engels and the Dialectics of Nature, 129, 141, 145–46, 153.
  27. ↩ Kangal, Friedrich Engels and the Dialectics of Nature, 157, 165.
  28. ↩ Kangal, Friedrich Engels and the Dialectics of Nature, 185, 202.

 

Artículo: Monthly Review. Traducción por Delfina Castellú

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre