Es necesario un SINDEU más democrático que impulse la unidad de toda la clase trabajadora para la lucha

0
8

 

  • Nuestro sindicato requiere discutir de forma democrática como abordar esta crisis y qué tipo de sindicato queremos construir.

Graciela Mora Padilla, docente interina de la UCR

La clase trabajadora y los diferentes sectores vulnerabilizados del país enfrentan una serie de ataques por parte del gobierno y la Asamblea Legislativa, como lo es con la aprobación en primer debate el proyecto de Ley de Empleo Público y también con el posible préstamo con el FMI.

Por otro lado, en lo interno de la Universidad de Costa Rica se está realizando una serie de ajustes que afectan directamente sectores más vulnerables, como las personas trabajadoras interinas y el estudiantado.

Todo lo anterior, evidencia la necesidad de la organización como clase trabajadora para contratacar todos estos ataques. Sin embargo, en el caso particular del Sindicato de Empleadas y Empleados de la Universidad de Costa Rica (SINDEU), desde la anterior junta directiva se ha reproducido una serie de acciones antidemocráticas y desmovilizadoras que debilita el sindicato.

Con la expulsión del Secretario General, César Parral, de la junta directiva y del SINDEU en el año 2019, debido a pugnas internas y por el apoyo de éste último a la creación de una seccional de personas interinas, sentó un precedente anti-democrático muy peligroso. Posteriormente, no se da un proceso democrático para elegir a la persona que le sustituyera, sino que el cargo de la secretaría general la asume Bercy Silva, la secretaria adjunta. Quien desde que asume su gestión se le ve involucrada en una serie de acciones cuestionadas por la misma junta directiva, seguidamente, en el mismo año, informaron la suspensión de Silva de su cargo como Secretaria General. Asumiendo arbitrariamente Trino Barrantes, secretario de pensionados, como decisión de dicha junta directiva.

Todas estas acciones evidenciaban una pugna de poder interna, que tuvieron como resultado que la junta directiva, o los restos de la misma, perdieran toda legitimidad y profundizara una crisis en el sindicato.

Esto conlleva a una dirigencia plegada totalmente a la Rectoría, tanto que sus convocatorias, en un contexto de una lucha necesaria, se limitaron a las realizadas por la misma administración universitaria ante el proyecto de Ley de Empleo Público.

Para evidenciar la profundización de esta crisis, recientemente se dio la votación de la nueva junta directiva para 2021-2023, para la cual se presentó una tendencia, Resistencia Sindical Unida, la cual obtuvo 280 votos de un total de 285 votos emitidos, siendo un número de votación muy bajo con respecto a la cantidad de personas afiliadas.

Dicho proceso, se dio en un contexto convulso de la Universidad, dado que se ha asumido la virtualidad desde el inicio de la pandemia y durante el periodo de votación se tenía como prioridad el trabajo remoto ante los altos casos de Covid-19. Aunado a esto, se dio una poca divulgación desde el proceso de inscripción de tendencias hasta el proceso mismo de votación, pues se informó limitadamente por correo institucional y páginas oficiales, se hace evidente un proceso antidemocrático por la poca participación.

La dirigencia sindical actual recoge a los diferentes sectores que se opusieron a que uno de los sectores más vulnerables de la universidad formara una seccional, como lo es la Seccional de Personas Interinas. Además, es la misma dirigencia burocrática que han reproducido vicios que entorpecen el funcionamiento de la organización.

La falta de acción y movilización ante los diferentes ataques a las y los de abajo y las evidentes dinámicas antidemocráticas estas dirigencias fomenta la división interna y no suma fuerzas para la organización y lucha ante la patronal y el gobierno. Nuestro sindicato requiere discutir de forma democrática como abordar esta crisis y qué tipo de sindicato queremos construir. Consideramos necesario que las dirigencias sindicales impulsen la unidad de toda la clase trabajadora para la lucha.

Además, siendo la población interina más afectada con los recortes en la UCR, es necesario que continuemos organizándonos con mayor fuerza para defender nuestros derechos laborales, y construir una organización que esté dirigido por personas luchadoras.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí