¿Qué esconde el superávit primario de setiembre por 0,19% del PIB?

0
6

 

  • Las “buenas noticias” del gobierno significan un gran golpe para los sectores populares sobre los que ha recaído pagar el déficit.

Johan Madriz

El Ministerio de Hacienda anunció que durante este año se ha logrado un superávit primario acumulado (sin contar intereses) equivalente a 0,26% del PIB y solo en setiembre se alcanzó el 0,19% del PIB (₵73.032 millones) colocándose como el segundo mejor mes del año. De esta forma continua una racha de cuatro meses consecutivos superavitarios.

Esta es una buena noticia… para el empresariado. Lo cierto es que la consecución de estos resultados (en medio de una pandemia) se explican únicamente de una forma: un gran ajuste sobre la clase trabajadora y los sectores populares.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el gobierno se ha comprometido con el FMI a alcanzar ciertas “metas cuantitativas”, es decir, resultados macroeconómicos relativos al crecimiento, la deuda, inflación y reservas internacionales. Este compromiso esta respaldado con un plan de ajuste sobre ingresos y gastos para asegurar bajar el nivel de endeudamiento público. De esta forma, todas las acciones del gobierno están encaminadas a cumplir el acuerdo. Por ejemplo, el Marco Fiscal de Mediano Plazo 2021-2026 establece como meta lograr un superávit primario de 1% en el 2023.

Lo siguiente a considerar es el ¿cómo? Para encaminarse hacia esos objetivos se han impuesto varios instrumentos. Uno es la regla fiscal, que sirve como una guillotina que despiadadamente recorta el presupuesto sin entrar en consideraciones de ningún tipo. Esta es una medida sumamente arbitraria ya que lo único intocable es el pago de la deuda, todo lo demás (gasto corriente y de capital) puede ser limitado. En cuanto a los ingresos se plantea un paquete de medidas que tiene como su corolario el IVA, pero que incluye otros nuevos impuestos que en su mayoría afectan el consumo, siendo mayormente perjudiciales para las personas de menores ingresos.

Según Hacienda, el gasto primario (sin intereses) a setiembre fue de un 11,67% del PIB, siendo menor al del 2020 que alcanzó un 11,88% del PIB. Esta reducción se da a pesar del aumento de gastos producto de la atención de la pandemia y de que, por primera vez, se incorporaron los presupuestos de todos los órganos desconcentrados al presupuesto nacional. En cuanto a los ingresos han incrementado en un 35,22% con respecto a 2020, llegando a los ₵3,9 billones (10,41% del PIB). De esta cifra el 30,78% corresponde al IVA, el 24,67% a contribuciones sociales y solo el 28,97% a renta.

Por último, el superávit anunciado corresponde a uno primario, es decir, sin contemplar el gasto por intereses. Esta categoría esconde el principal disparador del gasto y el rubro mas importante del presupuesto. Entonces, el gasto total a setiembre alcanza los ₵6 billones (15,82% del PIB), registrando un aumento interanual de 0,96%, pero este se explica por el incremento en el pago de intereses que corresponde a 0,52 p.p. de la diferencia. De esta forma en realidad el gobierno registra un déficit de 0,43% del PIB debido al pago de la deuda que llega a ₵27,2 billones (71,27% del PIB).

Es así como las “buenas noticias” del gobierno significan un gran golpe para los sectores populares sobre los que ha recaído pagar el déficit que no han generado y que enriquece a empresarios y banqueros. La “senda del bienestar” en realidad es el camino a la miseria de la clase trabajadora. Hay que luchar contra las medidas del gobierno para que sean las grandes empresas y fortunas las que paguen.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí