Proyecto de jornada de 12 horas: gobierno propone rebajar dos horas semanales

Esta propuesta no modifica en nada lo regresivo del proyecto de ley y no soluciona los temas de cuido, trasporte, salud, etc.

0
13

El gobierno anunció que presentó una moción al proyecto de jornadas extraordinarias que se tramita en la Asamblea Legislativa para modificar los tiempos de las jornadas de 12 horas. El cambio no afecta nada sustancial del proyecto, es una rebaja de dos horas semanales en la jornada. En el horario diurno cada día de trabajo pasaría de 12 horas a 11 horas y 30 minutos (46 horas semanales) y en el nocturno a 11 horas y 20 minutos (34 horas semanales).

Esta propuesta no modifica en nada lo regresivo de su contenido como pretende hacerlo ver Marta Esquivel Rodriguez, ministra de Trabajo, al argumentar que así se atienden “temas de traslado, temas de cuido y otros aspectos relacionados con los tiempos”. Ninguno de esos aspectos se cubre con treinta minutos más al día. Este plan es un golpe a las condiciones de trabajo de los sectores trabajadores en beneficios exclusivamente de los empresarios. Al respecto, José Jenkins Rodriguez, presidente Uccaep, expresó que “tenemos que actualizarnos porque hay empresas que no están viniendo a Costa Rica porque no tenemos una jornada flexible bajo un marco jurídico legal”.

Este proyecto crea dos nuevos tipos de jornadas. La primera es la anualizada cuya intención es “distribuir las horas anuales contratadas a lo largo del año y en función de la demanda requerida por el empleador”, es decir, que durante las temporadas altas las personas trabajadoras laboren jornadas más largas y durante las temporadas bajas menos tiempo. El segundo elemento es el de “jornadas excepcionales ampliadas” que consisten en que se trabaje por 12 horas consecutivas durante una menor cantidad de días.

De excepcionales no tienen nada, ya que, se incluyen prácticamente todas las áreas. El proyecto las autoriza para el turismo, comercio, construcción, agricultura, agroindustria, manufactura tecnificada, industria de implementos médicos en ciencias de la vida humana y animal y servicios corporativos. Para que no se quede nadie por fuera también se introducen las empresas que brinden servicios de apoyo para estas actividades. Solo excluye al sector público… a menos que existan “regulaciones especiales”.

En definitiva, este ataque es parte de la agenda de contrarreformas del gobierno que se alinea con las políticas impulsadas por el FMI para someter a mayores niveles de explotación a los sectores trabajadores. Para las empresas todo: liberalización, desregulación, amnistías, etc. Para las y los de abajo nada: salarios de miseria, pobreza, trabajos precarizados. Una vida de trabajo simplemente para enriquecer a los grandes empresarios. Hay que salir a luchar contra este proyecto y contra toda la agenda ajustadora del gobierno.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí