No se ha hecho honor a la vida de Jairo Mora, la impunidad continúa

9 años del asesinato de Jairo Mora.

Tomado del libro Una memoria que se transforma en lucha: 30 años de criminalización del movimiento ecologista en Costa Rica de Mauricio Álvarez Mora, Alicia Casas Mora y Fabiola Pomareda García.

En la madrugada del 31 de mayo de 2013 fue asesinado el biólogo Jairo Mora, de 26 años, un joven activista defensor de las tortugas en las costas de Limón. Jairo patrullaba la playa de Moín, donde trabajaba con la organización ambientalista Widecast en la lucha contra el saqueo de los huevos de las tortugas. Fue secuestrado y asesinado frente a la playa de Moín (97).

Casi tres años después, el Tribunal Penal de Limón emitió su sentencia contra cuatro de los siete sospechosos de matar al joven. Según la sentencia, Jairo murió víctima de la asfixia por tragar agua y arena al ser arrastrado por la playa, atado al jeep en que patrullaba con tres voluntarias extranjeras (98). Entre esas cooperantes iba una veterinaria española de nombre Almudena, que compareció por videollamada desde Madrid y relató los acontecimientos. Contó que fueron retenidas y abusadas por los captores mientras otros se llevaron a Mora a la playa.

Un mes antes de morir, él escribió en su perfil de Facebook: “Podrían enviar mensajes a la Policía para que vengan a la playa de Moín. Que no tengan miedo, solo que vengan armados, no más tortugas perdidas, ni un solo nido. Ocupamos ayuda y pronto” (99).

Jairo Mora nació el 22 de marzo de 1987. Creció en Gandoca, en el Caribe Sur, y desde pequeño su madre lo llevó a la playa, que es parte del Refugio de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo, para que viera a las tortugas baula. En la escuela empezó a escuchar por primera vez charlas sobre la importancia de la conservación de las tortugas y de proteger sus huevos. De niño pasaba sus vacaciones con grupos de niños menores que iban a la playa a cuidar de los nidos y a liberar a las tortugas recién nacidas. Ya en su época de colegio se hizo voluntario y trabajó en Gandoca y también en el Refugio Nacional de Fauna Silvestre Ostional.

Conforme fueron pasando los años Jairo Mora trabajó en todos los sitios de anidación de tortugas del país: Ostional, Playa Grande, Pacuare, Tortuguero, Cahuita. Posteriormente se unió a la organización ambientalista internacional Widecast. Jairo trabajó de manera sistemática desde 2012 y logró identificar alrededor de 1.474 nidos de tortugas baula en Moín, lo que demostró que esa playa era uno de los sitios de mayor anidación en el país, más que una zona protegida como el Parque Nacional Marino Las Baulas en Guanacaste, donde se encontraron algo más de 200 nidos.

“Jairo (Mora) fue golpeado brutalmente. No se tienen testigos presenciales, pero la autopsia establece que tiene varias heridas contusas, es decir, fue golpeado con un objeto que no tiene filo, tiene equimosis (moretones), excoriaciones, hematomas, con eso, el Tribunal tiene claro que Jairo fue sometido a una brutal golpiza…” (100). Así dijo el juez Carlos Álvarez Arrieta, del Tribunal Penal de Limón, al condenar a 50 años de cárcel a cuatro hombres de Moín, que se dedicaban a robar huevos de tortugas, por matar a Jairo. Sus nombres son Brayan Quesada Cubillo, Donald Salmon Meléndez, Héctor Cash López y Enrique Centeno Rivas.

El joven murió por sofocación, al aspirar arena y agua. “Tenía arena en nariz, boca, esófago y estómago, fue arrastrado (600 metros) por dos personas que lo jalaron de los pies, bocabajo por la playa (…) a los lados de la huella de arrastre se observan huellas de pies descalzos” (101), dijo el juez.

Para el Tribunal, la intención del crimen era alejar a los ambientalistas de Moín.

Cuando Jairo fue asesinado en el 2013, de inmediato, el 5 de junio se realizó una vigilia y marcha desde el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) hasta los tribunales de justicia, como forma de solidaridad, luto y recuerdo. Tras el asesinato, centenares de personas y de organizaciones ambientalistas se sumaron a las condolencias, preocupación e indignación por la suerte que corren quienes denuncian atrocidades contra el ambiente y la vida.

Para el abogado ambientalista Álvaro Sagot, “el asesinato de Jairo Mora agrega otro nombre a una nefasta lista; lo lamentamos profundamente”. Sagot también señaló que “el Poder Ejecutivo es el principal generador de conflictos ambientales, y resulta ser promotor de estos atentados también por su pésima fiscalización de la biodiversidad” (102).

Por su parte, Mauricio Álvarez, docente universitario y expresidente de la junta directiva de la FECON, expresó su indignación diciendo: “Desgraciadamente hay antecedente desde hace muchos años de intolerancia, intimidación, amenazas y violencia contra ambientalistas y luchadores sociales”. El ecologista recordó las palabras de la entonces presidenta de la República, Laura Chinchilla, quien a inicios de su mandato pidió “colaboración” para enfrentar a los “grupos radicales” que “no quieren desarrollo” defensores del ambiente. “Esos grupos los vamos a tener que enfrentar juntos”, dijo Chinchilla el 30 de octubre del 2010 ante la cámara de ganaderos (103). Para Álvarez ese fue un llamado a la intolerancia, que tuvo efectos inmediatos y duraderos.

Después de la sentencia, y cinco años después del asesinato de Jairo, Álvarez y varias organizaciones ambientalistas aseguran que la impunidad continúa.

“Si bien algunos de los que se ensuciaron con sangre las manos hoy están en la cárcel, no se hace honor a la vida de Jairo. La impunidad continúa porque la playa sigue desprotegida, el crimen se perpetúa una tras otra vez porque hoy Playa Moín no está siendo conservada si no destruida, industrializada; el humedal de Moín ya fue partido en dos para hacer una calle y un puerto, cuya necesidad de existir es cuestionable” (104).

“El pasado 19 de marzo pasado (2018) una tortuga baula apareció en media pista del aeropuerto de Limón. No nos queda duda que venía huyendo del desastre de playa Moín, donde se han perdido al menos 5 hectáreas de playa por la construcción del megamuelle de APM Terminals. Recién comenzaba la temporada de anidación de la baula y las miles de tortugas que registró Jairo Mora y mucha otras podrían estar corriendo la misma suerte del ecologista”, según Álvarez (105).


  1. Francia, F. (1 de junio, 2013). Costa Rica: Ambientalista asesinado renueva lista de atentados a ecologistas. Recuperado de: https://carlosagaton.blogspot.com/2013/06/ambientalista-asesinado-renueva-lista.html
  2. Murillo, A. (30 de marzo, 2016). Condenados en Costa Rica los asesinos del ecologista Jairo Mora. Recuperado de: https://elpais.com/internacional/2016/03/30/actualidad/1459293883_672442.html
  3. Ídem.
  4. Arguedas, C. (3 de abril, 2016). Jairo Mora sufrió brutal tortura antes de morir. Recuperado de: https://www.nacion.com/sucesos/judiciales/jairo-mora-sufrio-brutal-tortura-antes-de-morir/ SZX74TUYMFCHXFIYVUTP7677KA/story/
  5. Ídem
  6. Francia, F. (1 de junio, 2013). Costa Rica: Ambientalista asesinado renueva lista de atentados a ecologistas. Recuperado de: https://carlosagaton.blogspot.com/2013/06/ambientalista-asesinado-renueva-lista.html
  7. Ídem
  8. Álvarez Mora, M. (1 de junio, 2018) 5 años Jairo Mora ¿cómo destruir su legado? Recuperado de: https://www.elpais.cr/2018/06/01/5- anos-jairo-mora-como-destruir-su-legado/
  9. Ídem.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí